Machu Picchu 100 años: Mausoleo o tumba real

El enorme bloque de piedra inclinado que soporta el templo del sol en su porción inferior, deja una gruta que está decorada y acondicionada con excepcional maestra, para luego ser utilizada como mausoleo. Fue además lugar de adoración y ofrenda a las momias de las principales autoridades; presenta en su punto de acceso una representación del signo escalonado de la diosa tierra.

Guillermo Lumbreras indica que Machu Picchu tuvo tres funciones: fue una ciudad, un santuario y el mausoleo real del Inca Pachacútec.

El cuerpo embalsamado del Inca habría estado en la zona que ahora se conoce como Tumba Real, debajo del torreón principal, que entonces se conoció como Patallaqta (al borde del abismo). “Ese debió ser el nombre que le otorgó Pachacútec –sostiene Lumbreras– y así debería llamarse y no Machu Picchu, que significa cerro viejo y que no tiene mucho sentido”. El cuerpo del Inca estaba ubicado de tal manera que durante el solsticio de invierno, del 21 al 24 de junio, los rayos del sol llegaban por las ventanas y se tomaban como anuncio de un nuevo ciclo agrícola. Además del cuerpo del Inca, hubo otras momias más en lo que ahora se conoce como Cripta del Cóndor.

Según la concepción andina, la muerte es el paso a otra existencia, de allí que el cuerpo haya sido tan cuidadosamente embalsamado. “No se podría hablar de entierros –sostiene Lumbreras– sino más bien de conservación de los cuerpos. De hecho, había de 300 o 400 personas que residían en la ciudadela y que tenían por función vigilar el culto al Inca muerto”, sentencia. La tesis de que Machu Picchu habría sido un mausoleo real se remonta desde 1970, a las investigaciones del arqueólogo Manuel Chávez Ballón. Pero Luis Guillermo Lumbreras también se basó en la crónica de Juan de Betanzos, Suma y narración de los Incas. “Juan de Betanzos era un soldado español que se casó con doña Angelina, de la dinastía de Pachacútec, así ella le habría dado los datos”, explica. El cuerpo embalsamado de Pachacútec habría estado ubicado en la parte hanan de Machu Picchu, junto a los templos, adoratorios y palacios. Mientras que en la parte hurin, la parte inferior, se hallaban los edificios, viviendas, senderos y las largas escalinatas que caracterizan a Machu Picchu.

EL CUERPO DEL CONQUISTADOR
Luis Guillermo Lumbreras asegura que el cuerpo embalsamado de los Incas, aun después de la llegada de los españoles, eran objeto de adoración. “De modo que los españoles emprendieron una búsqueda agresiva de las momias de los Incas -explica Lumbreras–. Polo de Ondegardo, quien también fue cronista, halló, a pedido del Virrey de Cañete, los cuerpos de Pachacútec, Huayna Cápac y de la esposa de este , Mama Ocllo en una casa del Cusco. Los cuerpos fueron enterrados, según dictamina la doctrina católica, en un hospital de Lima, San Andrés, que se hallaba en Barrios Altos. Durante el siglo XIX, José de la Riva Agüero y Toribio Polo desenterraron los cuerpos y hallaron un montón de huesos que probablemente pertenezcan a los Incas”.

Promperu/Agencias

image_pdfimage_print

2 Comments

  • · Edit

    Gracias por permitirme conocer unpoco mas de la cultura quechua y por dejarme incluirte en mi pàgina de amigos Jaime Briceños.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *