Ocupaciones prehispánicas en las cuencas de Paucartambo y Quiparacra – Huachon y la Región de Pasco, Perú

Comentarios arqueológicos sobre las ocupaciones prehispánicas en las cuencas de Paucartambo y Quiparacra – Huachon y la Región de Pasco

Resumen
Estos comentarios arqueológicos tratan de especificar en síntesis sobre la problemática de ocupación y evolución cultural en las áreas prospectadas en las Cuencas de Paucartambo – Quiparacra realizado en los años de 2003 hasta el 2006 (dónde se integró a partir del año 2005 – 2006 todas las zonas arqueológicas al Proyecto Arqueológico Nacional de Qhapap Ñan) con el propósito de definir datos cronológicos e identificar grupos sociales que se asentaron en las zonas mencionadas con carácter permanente o temporal; y sobre todo dar un nuevo enfoque arqueológico a la región de Pasco.

Abstract
These comments archaeological try to specify in brief on the issue of occupation and cultural developments in the areas in the prospective basins of Paucartambo – Quiparacra done in the years 2003 to 2006 (where it was integrated from the year 2005 – 2006 all areas Archaeological Project at the National Archaeological Qhapap NAN) in order to define time-series data and identify social groups that settled in the areas mentioned on a permanent or temporary, and above all give a new approach to the archaeological area of Pasco.

Autor: Jeffry Jonatthan Vera Roca (*)

Introducción
Gran parte de los sitios arqueológicos registrados se encuentran totalmente abandonados y destruidos por el avance rural. Un claro ejemplo es el hallazgo de criaderos de porcinos y vacunos en los sitios arqueológicos de Cunsha y Sondormarka o de campos de cultivo en terrazas prehispánicas, afectando directamente en el deterioro y por ende al colapso de la estructuras.

Cultivo de granadillas en el sitio arqueológico de Ayancocha (Quiparacra – Huachon)

Las culturas se transforman para adaptarse a su medio ambiente y no por invasiones o por cercanías a otras culturas; esto quiere decir que no fue necesario que vengan grupos lejanos (desde el altiplano conocidos como Yaros o Yarowillkas) para crear cultura sino que desde tiempos tempranos en esta zona existía contactos directos entre la ceja de selva, puna y quebradas adyacentes llevando con ello a la existencia de la Cultura Chinchaycocha. Las prospecciones arqueológicas en las cuencas de Paucartambo y Quiparacra – Huachon se inició a partir del año 2003 por invitación de las Municipalidades Distritales de Paucartambo y Huachon e iniciativa personal, iniciando todo un trabajo de reconocimiento arqueológico hasta la actualidad. Los sitios hallados en las quebradas de Paucartambo y Quiparacra – Huachon muestran características propias de la cultura Chinchaycocha similares a otras áreas como en: Simón Bolívar, Huayllay, Ninacaca, Tinyahuarco, Vicco (Puna de Pasco – Provincia de Pasco), Huariaca, Yanacancha, Ticlacayán, Pallanchacra, Yarusyacán (Cuenca del Huallaga – Provincia de Pasco), Goyllarriquizga (Puna – Prov. de Daniel Alcides Carrión). Los Chinchaycochas se desarrollaron en tres pisos ecológicos bien definidos: en la Puna manejaban pastizales, la sal (tenían control de la salinera de San Blas en Ondores y Yanacachi en Ticlacayán) y otros recursos y a la vez eran conocidos como “pastores”; mientras que en las quebradas adyacentes tenían una agricultura a gran escala (muestra de ello grandes terrazas en las laderas del cerro Sondor Marka – Paucartambo) y eran conocidos como “agricultores” ; mientras que en la ceja de selva recolectaban productos y variaban con la agricultura a menor escala, ya que en la zona existe poca evidencia de terrazas de cultivo o tierras para cultivo. Se ha podido diferenciar dos tipos de asentamientos: bases mayores que implica mayor cantidad de recintos y otros elementos arquitectónicos que estaban interconectados entre sí y bases menores con la presencia de estructuras en menor escala. Es importante manifestar que las evidencias halladas de zanjas ex profeso posiblemente eran un elemento arquitectónico de carácter diferencial entre grupos o familias en una misma área, es decir no tiene la connotación defensiva sino puede tener una perspectiva de diferenciar clases sociales (rangos) o cumple otro tipo de papel en el ámbito social de los Chinchaycochas.

Destrucción del sitio arqueológico de Huangor (Rancas)

Descripción del Medio Ambiente
En el aspecto geológico, la superficie de las cuencas están constituida por zonas de rocas básicas (granitoides) y metamórficas (gneises, pizarras, esquistos y cuarcitas); además están llenas de minerales en las laderas de los cerros. Los cursos fluviales se distribuyen en medio de quebradas y van a unirse en ciertos puntos como es el caso del río de Ranyac con el río Huachon para formar el Quiparacra. Las quebradas de Paucartambo y Huachon – Quiparacra se ubican en el lado oriental del nudo de Pasco. El río de Paucartambo nace de las lagunas de Aguascancha, Yanacocha, Esmunagasha y Huanín ubicadas a unos 4,200 metros sobre el nivel del mar, en el punto de Huapuco se une con el río de Bellavista, pasando el puente colonial de calicanto de Cutuchaca; teniendo 17 kilómetros desde su inicio hasta el Pueblo de Paucartambo. En el punto de Cacara el río Paucartambo se une con el río de Chupaca (que viene desde el caserío de Lirio Pampa, el cual limita con el caserío de Ranyac, Distrito de Ninacaca) tomando mayor cauce y profundidad el río, en el transcurso por ambas márgenes es alimentado por diferentes quebradas y riachuelos como: quebrada de Mancan, Rancas, Maycur, Chacan, Pumgrauca, Churarcag. En el caserío de Huallamayo se une con el río del mismo nombre (que viene por la margen derecha) en este punto la latitud es de 2 600 metros sobre el nivel del mar, hasta llegar a la ceja de selva de Tingo de Huallca donde se une con el río de Quiparacra a unos 2 kilómetros de distancia de la represa de Yungan.

Mapa del distrito de Paucartambo (Fuente INEI)

El río Huachon recibe aguas debajo de las quebradas de Tuclo, Naticocha (teniendo su origen en las laguna de Yanacocha y Ocsha Cruz las cuales son formadas por los deshielos del nevado de Huaguruncho), Millpo Grande, Chipa, Shacsatambo (se origina en la lagunas de Quimacocha), quebrada Puco, quebrada de Aguad con su magnífica catarata, las lagunas de Jaico y Altosmachay, las lagunas de Lecma, Cueva de León, Chilac, Buena Pata. En el punto de Tinshgo el río Huachon se une con el río Ranyac para formar el río Quiparacra. El río Ranyac se forma por los ríos de Tingo esquina (Ninacaca) y Tingo (Paucartambo), teniendo unos 10 kilómetros de recorrido forma ondulante, a la vez es alimentado en ambas márgenes por las pequeñas quebradas de Jonda, Chalhuash, Yarhuacancha, Condor Huain, Potrero donde discurren pequeños riachuelos. Según los estudios de Pulgar Vidal (1967) estos suelos ostentan variados pisos altitudinales como la janca, puna, suni, quechua, yunga fluvial y ceja de selva; además limita con la selva con sus bosques tropicales y húmedos tropicales.

Los asentamientos obedecen a su medio físico es decir tuvieron que adaptarse, con la importancia del medio ambiente a su cargo y el manejo responsable, con la ley de complementación de productos para poder subsistir con una inmensa variedad de alimentos. Eso conllevo al manejo directo de tres zonas definidas: puna, quebradas adyacentes y ceja de selva; por el momento no hay indicios de ocupación más adentro de ceja de selva, permitiendo tener flujos de circulación constantes para lo cual se crearon una serie de asentamientos de bases menores a lo largo y ancho de las áreas mencionadas. No es recurrente pensar que todos los sitios tuvieron ocupación permanente en su totalidad sino fue rotativo en ciertas épocas del año; como cosechas, recolección, siembra, etc., permitiendo tener una mayor productividad de mano de obra en ciertos lugares. Esto se explica que para mover, y crear un sin fin de tecnologías agrícolas se necesita mayor capacidad de hombres y eso lo consiguen trasladando mayor cantidad de población para lo cual debieron crear posibles estancias que servían como lugares de cobija temporal; y a la vez tuvieron que modificar parte del terreno para crear espacios planos utilizando como tecnología la creación de terrazas habitacionales.

Comentarios Arqueológicos

Vista panorámica de la quebrada del Huallaga (Vera 2007)Existen pocos trabajos arqueológicos en el área de Pasco y en relación a la zona de Quiparacra y Paucartambo; los trabajos escuetos de Marino Pacheco (1984) manifiestan que gente aymará invadieron esta zona para crear el segundo imperio andino (1100 – 1300 d.c.), imponiendo colonias de pastores y agricultores, pero por varios factores desapareció quedando remanentes en las quebradas de Chaupihuaranga, Ticlacayán, Huariaca, Yarusyacán y las cuencas del Huachon, Quiparacra, Paucartambo y parte de la zona de la Meseta del Bombón (Vicco, Huayllay, Ninacaca, Simón Bolívar, Tinyahuarco, etc).

El historiador local Gerónimo Cárdenas T. (Origen Costumbres y Tradiciones de San Juan de Yacán, 2004) manifiesta que “… por tanto eran nómadas, grupos humanos que se desplazaban continuamente, sin fijar residencia esto fue la característica fundamental del hombre prehistórico, en Pasco y sus provincias según informaciones de los cronistas, basadas en leyendas y tradiciones de los primeros pobladores de la región Pasco fueron los Pumpus (conocidos como Chinchaycochas) que se cree emigraron a la selva en busca de sal estableciéndose en Oidores y Patamarca llamado Chinchaycocha de donde se extinguieron al norte y sur conocido como la meseta del bombón la escasez de evidencias de los pumpus hace suponer no llegaron a constituir ni a desarrollar como una cultura y que más bien llevaron formas de vida primitiva…” Con esta premisa el historiador local José Gálvez Barrenechea (Estudio Socio, Económico, Cultural e Histórico del Centro Poblado de Quiparacra, 2004) asegura que todos los yacimientos arqueológicos ubicados en la cuenca de Quiparacra han sido ocupado por los Yaros en los sitios de Gagaran, Marca Marca, Cunsha, Pomapanga; además agrega datos interesantes al manifestar que con el gobierno de Túpac Inca Yupanqui la zona de Quiparacra se incorporó a dicha cultura y tuvo afluencia al camino central de los incas partía desde Gagaran a Jatun Pampa (Lirio Pampa – Paucartambo), de allí por Tagtagasha, Socorro (Ninacaca) y camino del Inca de la Meseta del Bombon, camino principal de la sierra de Cuzco a Cajamarca. Además dice “… esta zona de Pasco, habría tenido sus manifestaciones en zonas geográficas, tan accesibles por su clima favorable, para el establecimiento de las colectividades humanas, por los aportes de algunos estudiosos se tiene que las primeras oleadas humanas se habría producido aproximadamente hace 10,000 años a.C. llegaron a la sociedad primitiva en la etapa del Paleolítico Superior, por la presencia de pinturas rupestres como Gagaran (un felino) y en Pomapanga (un puma). Sus actividades fueron la caza, la recolección de frutos, según los restos fósiles encontrados en el espacio geográfico de Quiparacra. Por los estudios Pre – Cerámico encontrados en Gagaran, Cunsha, se nota la presencia de grupos humanos, además en esta zona se encuentran complejos arqueológicos, a base de piedra ,se puede notar que sus habitaciones son de forma circulares, se mi circulares, rectangulares, cementerios ubicados en pisos ecológicos a una altura de 3300 a 4500 m.s.n.m.”. Según el investigador manifiesta que los Yaros desarrollaron una tecnología adecuada para combatir los estragos naturales “… asimismo, la ubicación geográfica en las partes más altas eran con la finalidad de salvarse de algunos fenómenos meteorológicos, como huaycos y aluviones, por lo que se entiende que estas civilizaciones culturales se prevenían de los desastres naturales, característica de los Yarowillcas”. La gente local tiene un concepto propio sobre la evolución cultural en su zona, ya que dicen “(que) estas comarcas que habitaron se presume que fueron los Yarus por vivencia de cazadores, recolectores y pobladores en lugares más altos que emigraron de la gran cultura Kotosh de Huánuco, a fines del imperio INCA e inicio de la colonización Española es Ayllu de Gagaran habría descendido al pequeño valle” (Programa General de la Fiesta Patronal en honor a la Virgen de Natividad y San Cristóbal 2006). Se debe recalcar que los sitios arqueológicos en el Centro Poblado Menor de Quiparacra y Paucartambo pertenecen en su mayoría a la cultura Chinchaycocha (Periodo Intermedio Tardío 1250 – 1435 d.c.), donde además existe una explosión demográfica en la cuenca del Huallaga (Fernández, 1999, Vera, 2002), Paucartambo y Huachon (Vera, 2005, 2006, 2007), en las sub cuencas de Chinchan y Tingo (Fernández, 1999, Vera, 2005) y la Puna de Pasco – Junín (Vera, 2001 – 2006), con gran cantidad de cerámica san blas pintado con cuencos bien cocidos con oxidantes, decorados con líneas rojas curvas, horizontales y verticales sobre fondo claro o crema.

Mapa del distrito de Paucartambo (Fuente INEI)

Al visitar los sitios arqueológicos del Centro Poblado Menor de Quiparacra, Distrito de Huachon en especial Gagaran, Cunsha, Pomapanga (o Marca Marca) pude constatar que los sitios arqueológicos se hallan sobre pequeñas cumbres, laderas de los cerros, constituidos por concentraciones de recintos circulares con muros a base piedras canteadas y unidas con leve capas de argamasa; además están construidas sobre terrazas artificiales de carácter habitacional e incluso alrededor de espacios cerrados como pequeñas plazoletas o patios, pero de 3 a 4 recintos circulares y como dato interesante debo agregar que presentan pequeñas zanjas excavadas. La cerámica Chinchaycocha “(según Morales (1998) y Vera (2004 – 2006) este estilo de cerámica pintada se inicia a finales del Periodo Formativo (200 d.c .) y comienzos del Periodo Intermedio Temprano y está vinculada al surgimiento de una gran etnia en las Punas de Junín y Pasco, conocida como San Blas –Chinchaycocha, e incluso llegaron a tener territorios en la zona de Palcamayo, Tarma, la Merced, Tingo de Huallca, Mayan zona cálida con entrada a Oxapampa)” presenta cuencos con lados ligeramente convergentes, labio biselado y decoración pintada en el interior, líneas rojas en forma de cruz, espirales, círculos sobre fondo crema. También existe el estilo cursivo pintado en el interior, las líneas rojas en forma de “U”, líneas sinuosas, círculos sobre fondo claro, hay cuencos con lados divergentes y labios afilados. Además se debe informar que se puede encontrar cuerpos con formas de escudillas, con labios afilados y pequeños apéndices a manera de asas, la pintura roja se presenta como patrón, siendo utilizados en franjas bastante anchas y sobre fondo crema, hay líneas serpentiformes y puntos rasgados a manera de lluvia.

El antropólogo Richard Chase Smith (Conferencia dictada en la ciudad de Cerro de Pasco y publicado en un diario local, 2005) habla de Caciques Chinchaycochas en la zona de Huancabamba (“… Una hora debajo de Lúcuma y pasando el cuello formado por el cerro Mezapata, el valle de Huancabamba (1700 m.s.n.m) se abre revelando una amplia pampa aluvial está rodeada por los cerros de Punchau y Ancahuachanan en el sur, por la montaña masiava y completamente deforestada de Shayapeña (un nombre Amuesha) al sur este, en la cordillera de Yanachaga ahora Parque Nacional Yanachaga – Chemilln, al noreste, al fondo del valle, y cion las montañas de Santa Bárbara al norte…”) que estaría limitando sus territorios con los Amueshas. El investigador hace un hallazgo interesante (mediante datos etnográficos) “… según pobladores locales, Huancabamba toma su nombre de un adoratorio antiguo ubicado en el medio de la extensa pampa, consiste de dos montículos semi-destruídos que fueron en un momento base de por lo menos unas quince guanca, o piedras sagradas paradas en sus cimas…”. Los montículos tenían “…una diámetro de 12 metros, una altura de 3 metros, el más pequeño tenía 5 metros de diámetro y 1 metro de altura…” Además manifiestan que unos de los montículos tenía dos piedras en su cima y un círculo de piedras alrededor de sus bases; este patrón es similar al hallado por mi persona (Vera, 2004) en la comunidad Campesina de San Antonio de Rancas (Distrito de Simón Bolívar, Provincia de Pasco); en la cual pude registrar una posible pirámide escalonada, en su parte superior se encuentra toda una plataforma circundada por muros de piedras, teniendo como dato interesante el hallazgo de un monolito de piedra (tirada y partida en dos), y en las bases se puede observar un círculo de piedras canteadas; además se hallo en su superficie cerámica formativa (San Blas – Kotosh), San Blas Pintado (Periodo Intermedio Temprano – Horizonte Tardío).

Sitio arqueológico de Yarush Punta ubicado en la Cuenca del Huallaga (Vera 2007)

Mediante la recopilación de datos bibliográficos se ha podido encontrar noticias de estudios realizados en el año de 1999 por los investigadores Richard Chase Smith, Anne Marie Hocquenghem, Charles Hastings y Manuel Perales a los valles de Huachon y Paucartambo. En un artículo de Manuel Perales “Algunos comentarios sobre las ocupaciones prehispánicas tardías de los valles de Huachon y Paucartambo (Pasco, Perú) publicado en la gaceta municipal (2004) de Pasco, menciona datos interesantes y pocos conocidos sobre el problema Chinchaycocha; lo cual contribuyen al entendimiento científico de la no existencia del Imperio Yaro; a la vez dentro de sus datos bibliográficos menciona artículos de difícil acceso para la población y en general para el medio local como “East of Pumpu: new evidence of Inka control of the puna-valley connection” ponencia presentada en la 67th annual meeting of the society for American archaeology en Denver, Colorado. Se ha asumido que los valles de Paucartambo y Huachon (antes de esta publicación) fueron domino de los Yaros Yanamates; sin embargo las evidencias encontradas demuestran todo lo contrario y confirma la teoría de la ocupación permanente de los Chinchaycochas con entrada a la ceja de selva. Como antecedente debo mencionar que existe documentación colonial (Estete 1946 (1533), Pizarro 1965 (1971)) quienes manifiestan que existía en la sierra central varios grupos étnicos conformados por los yaros, Chinchaycocha, tarama, xauxa, huanca, chuncu y Ankara. Existe poca o ausente evidencia arqueológica en el período formativo en los valles interandinos de Huachon y Paucartambo (salvo de los hallazgos de la pintura rupestre de Gatomachay con motivos chavinoides y el Petroglifo de Tinshgo donde reflejan figuras Kotosh – San Blas) cosa contraria para la puna y la cuenca del Huallaga e incluso el hallazgo (Vera 2007) del sitio arqueológico de Chawin ubicado en la quebrada de Chaupihuaranga encontrando en ella monolitos de piedras y cerámica formativa.

La puna de Pasco desde periodos muy tempranos ha tenido influencia cultural de la tradición Lauricocha (precerámico y arcaico) y Kotosh (Período Formativo). La arqueóloga Gladys Nomland en el año de 1939 estudió una colección aproximada de 350 fragmentos de cerámica en la Universidad de California procedentes de la Salinera de San Blas (Ondores) sin contexto, luego publicó un informe en la Revista del Museo de la Nación, en donde diferencia 2 tipos de cerámica, la primera es del periodo formativo con presencia de cerámica monócroma y con decoración incisa, punteada y estampada, mientras que la segunda consta de cerámica pintada de rojo sobre crema, perteneciente al Periodo Intermedio Temprano. Los trabajos de Seichi Izumi (1963) en sus excavaciones en kotosh encuentra cerámica idéntica a San Blas Inciso (halladas en Junín y Pasco) lo cual no está aislable tipológica y estratigráficamente dentro de la alfarería kotosh; y evidencia un contacto directo entre los pobladores de la puna con habitantes de zona cálidas, en una especie de control de pisos ecológicos (Murra 1967) desde periodos tempranos. Este punto es aplicable para la quebrada del Huallaga y la puna de Pasco donde existe interacción y relaciones de verticalidad. Duviols (1973), Espinoza (1984), Amat (1977) manifiestan que los Chinchaycochas señoreaban el entorno de la laguna de Junín y que dominaron toda esta región por periodos muy largos.Dibujos de fragmentos de cerámica chinchaycocha encontrados en la Comunidad de San Agustín de Huaychao – Huayllay (Vera 2001) (Sitio Arqueológico de Huancowaranga)

Augusto Cardich (1975), Hernán Amat (1977), Espinoza (1975), Pacheco (1987) afirman que existió un “imperio de pastores de Puna” que eran conocidos por los Yarowillcas o Yaros que llegaron desde el altiplano, y bajaron a los valles interandinos debido a un desmejoramiento climático en pleno colapso del Imperio Wari; creando un nuevo imperio que abarco hasta Chachapoyas. W. Espinoza (1975), Marino Pacheco (1984 – 2002), Toribio Yantas (1984) afirman que los yaros estuvieron divididos en 3 parcialidades, como Yaros Chaupihuarangas, Yaros Yacanes y Yaros Yanamates; y estas tenían ambientes geográficos diferentes en el Periodo Intermedio Tardío, los cuales gobernaban la Puna de Pasco, la quebrada de Chaupihuaranga, Huachon, Paucartambo y parte de Huánuco. Uno de los trabajos pioneros en el estudio de los Chinchaycochas es de Daniel Morales (1974) quien excava en la salinera de San Blas encontrando estilos de cerámica propios y foráneos desde periodos tempranos. La provincia de Pasco tiene características culturales diferentes a la quebrada de Chaupihuaranga, ya que se creía que Pasco en general estuvo ocupada por dos de las parcialidades de los Yaros, pero con el hallazgo de los sitios arqueológicos de Hishancancha y Huancowaranga en la Comunidad Campesina de San Agustín de Huaychao en el Distrito de Huayllay (Vera, 2000 – 2001) con evidencia cultural de San Blas Pintado y cerámica tosca; que tiene relación cronológica con el Período Intermedio Temprano – Periodo Intermedio Tardío, con una filiación cultural Chinchaycocha; se cambia el panorama y se genera un replanteamiento sobre las ocupaciones prehispánicas en la región Pasco y evidencia que existe una sola unidad cultural entre en la meseta del Bom bom, el altiplano de Junín y los valles adyacentes.

Los Chinchaycochas tenían su núcleo geográfico en la meseta del Bom bom y el altiplano de Junín, con avanzadas hacia la parte de los cursos de los ríos Shaca – Palcamayo, Ulcumayo (Junín), además de tener presencia en las cuencas de Paucartambo y Huachon (Vera, 2003, M. Perales, 2004), Huallaga y otras con entrada hacia la ceja de selva de Oxapampa. Duviols (1974-76) habla de ritos y creencias de los Chinchaycochas, en donde habla del apu Tumayricapac, cerca del Huallaga, como Dios Tutelar, y a la vez plantea que la jurisdicción de los yaros estuvo en Huariaca, Pallanchacra, Chaupihuaranga, etc. La visita de Iñigo de Ortiz Zúñiga (1562) registra que los indios yaros cosechan y recogían coca, maíz y algodón, mientras que los yachas cosechaban e intercambiaban, mediante el trueque, pescados, ovejas, charqui, lana, sal y llevan maíz, coca y algodón. El pescado fue traído por los Chancay, se ha registrado en el sitio de Algomarca (Distrito de Ninacaca) cerámica típica Chancay, lo cual evidencia el contacto directo entre los pobladores de Puna con las zonas costeras (Pelayo, 2005 – comunicación personal). Las informaciones de Iñigo Ortiz Zúñiga hablan de los comarcanos yaros, Chinchaycochas, yachas, huamalies y cajatambos, los cuales intercambiaban entre sí productos, pero no dice en ningún momento que todas estas etnias pertenecieron al Imperio Yarowilca. Existe el sistema de complementariedad vertical de productos de pisos ecológicos, a la vez las partes altas por encima de los 4,000 m.s.n.m. tenían como recurso principal la extracción de sal y el pastoreo de camélidos, desde tiempos tempranos. En el distrito de Ticlacayán, provincia de Pasco, existe una salinera, la cual perteneció a los Yaros (según Espinosa, 1984) por mucho tiempo e incluso tuvieron fuertes peleas con otras etnias por el control directo. Las salineras fueron objeto de culto, en donde se ofrecía sacrificios de animales, pagos, etc. con la finalidad de mantener constante flujo de la aguas. A su vez es importante citar la información recuperada por Duviols de los archivos de la Compañía de Jesús en Roma, donde se mencionan los ritos y creencias de la Provincia de Chinchaycocha (Junín), escrita por Fabián de Ayala en 1613, donde el informante, al describir la fiesta de la llamas “la llamaya”, señala que entre cantos invocaban a tres lagunas: Urcucocha, Chocllococha y Chinchaycocha quienes eran las creadoras de las llamas (Duviols 1974-1976: 283). En la época Inka se llevo mitmas a la quebrada de Chaupihuaranga (mitmas cañar del Ecuador) para que ocuparan parte de las tierras de los yaros, conformando el ayllu Cañar (Espinosa Soriano 1975). Realmente existieron los Chinchaycochas, ya que en la actualidad se conoce casi nada arqueológicamente de ellos (Morales 1980, Vera 2002 – 2006, Perales 2004); es un reto importante definirlos como Cultura y sobre todo como sociedad netamente regional que evolucione desde épocas formativas con la inclusión de la cerámica San Blas, San Blas Pintado, San Blas Pintado (Tipo I, II y III); además de algunos estilos locales.

Hallazgo de un monolito de piedra en el sitio arqueológico de Huangor – Rancas (Vera 2004)

Enfoque arqueológico de la Región Pasco
Las Punas de Junín y Pasco están cubiertas por calizas blancas sobre una superficie llana e irregular cubierta de lava durante el Periodo Paleozoico, existe además acumulaciones de sales minerales como San Blas (Ondores – Junín), Yanacachi (Ticlacayán – Pasco); además de piedras de material volcánicas, areniscas y calizas con incrustaciones de fósiles, etc. El ecosistema de las punas de Junín y Pasco se extiende por encima de los 4 000 metros de altura, con una temperatura muy fría de 6º C, existe una fuerte insolación durante el día (al extremo de quemarte la cara), y mucho frío por la noche; el componente biótico consiste en pastos o ichus rígidos, arbustos resinosos llamados quishuales y plantas de almohadillas llamadas yaretas, además abundan camélidos y cérvidos en toda la región Puna. En los lagos y lagunas hay presencia de aves lacustres, peces, ranas, etc. Como dato negativo el avance de la extracción de minerales por parte de compañías mineras a cambiado el panorama sustancialmente y caóticamente al extremo de ver en la actualidad cerros de color marrón y grandes tajos abiertos. La Tradición Lauricocha domino gran parte de Pasco en busca de alimentos, ya que su fuente principal era la caza de animales que se encontraban en gran cantidad en las Punas de Pasco como la taruka o venado, vicuña y los camélidos, complementando con la recolección de alimentos que se ubicaban en los valles interandinos de Pasco. Además de buscar alimentos dejaron por toda la zona de Pasco diseminados restos arqueológicos con bastante material lítico y pinturas rupestres con tradición Ranracancha y Lauricocha. Existe una estrecha relación estilística entre las sociedades de San Blas (Junín y Pasco) y Kotosh (Huánuco) durante el período Formativo (250 a.C. – 1 a.C.). Teniendo como costumbre los Kotosh de destruir construcciones antiguas o enterrarlas (tradición más temprana), y levantan nuevos y grandes edificios cerca del sitio de Kotosh, coincidiendo con la producción de un nuevo estilo de cerámica (que viene del norte) muy parecido a los de Chavín que se distribuye por toda la zona andina. En este período en la puna va a existir una especialización en la domesticación de camélidos con la crianza a gran escala convirtiéndose en una de sus principales actividades económicas, complementando con una agricultura en menor escala, rudimentaria. Según las investigaciones de Ramiro Matos (1975), Jhon Rick (1983), Lavallée (1977) hacía el año de 1,600 a.C. se hizo presente en la puna de Junín una nueva tecnología que revolucionaría el comportamiento de los pobladores “la cerámica”, complementando aún con la utilización de material lítico como lascas y pedernales (en los sitios arqueológicos de Machaycancha, Loma Gasha, abrigo rocoso de La Florida). Los pobladores estuvieron instalados en las cavidades rocosas (abrigos, salientes rocosos) y en zonas descampadas cerca del litoral del lago de Chinchaycocha; teniendo toda una biomasa altiplánica complementada con el control de otros productos en zonas más cálidas. Los Kotosh durante el Periodo Formativo domino toda la Puna de Pasco y tuvo fuertes contactos con los Valles interandinos; los cuales llevaron su religión a todos los pueblos de pastores, y teniendo como actividad principal el pastoreo de camélidos y la extracción de sal. Además tuvo como manifestación cultural: la cerámica inciso que se encuentra diseminada por toda la región de Pasco. A la caída de los Kotosh nace el estilo San Blas Inciso con decoraciones en forma de S invertido llegando a cubrir gran parte de la Puna de Pasco, a la vez en la zona de Pasco nace nuevos estilos como el Panal de Abeja (Rancas), cerámica de transición (inciso con el panal de abeja y pintado), con una corta duración en el tiempo y espacio. Se ha localizado sitios Kotosh San Blas en la región de Pasco (Vera 2001, 2005) y Junín (Morales 1998), como es el caso del sitio ceremonial de Huangor (con presencia de fragmentos de cerámica de superficie producto de pozos de huaqueo en la zona) distrito de Simón Bolívar, el cementerio de Mishanjirca (casi destruida por la mano del hombre) en el distrito de Vicco, los campamentos de Machaycancha, Loma Gasha (distrito de Simón Bolívar), Guellayhuasin (distrito de Pallanchacra) en Pasco, y la salinera de San Blas en Junín, entre otros.

Vista de detalle de la pintura rupestre de Gato Machay – Quiparacra/Huachon (Vera 2005)

La cerámica encontrada se caracteriza por presentar triángulos incisos que encierran zonas punteadas, diseños estampados e impresos, círculos con punto en el centro, formas en “S” estampados, caparazones de tortuga, líneas incisos que terminan con punto y circulo impreso como ya se mencionó anteriormente se registró un sitio Kotosh en la quebrada de Caupihuaranga (Vera 2007) conocido como Chawin que consiste en un pequeño montículo con reocupación Wari durante el Horizonte Medio y Yacha durante el Periodo Intermedio. Existe una estrecha relación estilística entre las sociedades de San Blas (Junín y Pasco) y Kotosh (Huánuco) en el Período Formativo; en la cual se ha localizado sitios Kotosh en la región de Pasco (Vera, 2004) y Junín (Morales 1998), como es el caso del sitio ceremonial de Huangor, el cementerio de Mishanjirca, los campamentos de Machaycancha, Loma Gasha, Guellayhuasin (Pallanchacra) en Pasco, y la salinera de San Blas en Junín, entre otros como es el caso del Petroglifo de Tinshgo y Gatomachay ubicados en la cuenca de Quiparacra con formas y siluetas formativas (chavinoides y kotosh). La cerámica tiene un acabado de color marrón, negro bruñido o pulido y rojo pulido; y sus formas son cuencos aquillados y ollas sin cuello, con bordes convergentes, punteados entre líneas paralelas. En el sitio de San Blas (Junín) corresponde a una ocupación formativa de la salinera por parte de los Kotosh en el estrato de basural nivelado 13 – 4 (Morales, 1998) formando una superficie nivelada en el sitio. Con respecto de los sitios Kotosh en Pasco se sabe que Huangor es un centro ceremonial compuesto de 4 plataformas superpuestas (Vera, 2004) y en superficie se halla gran cantidad de cerámica Kotosh – San Blas producto de pozos de huaqueo, además de elementos aislados como Machaycancha y Loma Gasha con gran cantidad de dispersión de fragmentos de cerámica Kotosh – San Blas. En el año 2005 se registró el cementerio de Mishanjirca (actualmente disturbado por la extracción de arcilla con pala mecánica), donde se observa cistas funerarias subterráneas de forma cónica con gran cantidad de cerámica Kotosh – San Blas en superficie. Al parecer la presencia teocrática de los Kotosh San Blas declina lentamente en Pasco y Junín por causas aún desconocidas, quizás el nacimiento de nuevos estilos (productos de contactos con otras culturas como los Tarama, el estilo Mantaro, etc), declinación del aparato teocrático no previno un evento catastrófico en la zona, los cambios climáticos dentro de la zona afectando las quebradas adyacentes (Vera, 2004).

El nacimiento de la cerámica pintada es conocida como San Blas Pintado, el hallazgos de cerámica de “transición” en el Sitio de Shegui Shegui (incisiva con pintura de líneas horizontales y verticales – Vera 2004) comprueba que el cambio fue lento. Las nuevas formas de cerámica tienen lados divergentes y en algunos casos convergentes, en especial hay presencia de cuencos con pasta fina de engobe claro y existe decoración de paneles cuadrados, rectangulares, oblicuas, etc., en color rojo vino; además aparecen cuencos con paredes rectas, de pasta roja o marrón con líneas diagonales, horizontales y verticales. En la zona de Pasco hay presencia de cuencos con paredes rectas con pasta marrón alisada y debajo de los bordes presenta de decoración con líneas marrones, blancos. La alfarería del periodo intermedio temprano hay presencia de líneas entrecruzadas a manera de paneles de colores crema y marrón. Según Morales (1998) y Vera (2004) este estilo de cerámica pintada se inicia a finales del Periodo Formativo y comienzos del periodo intermedio temprano y está vinculada con el surgimiento de una gran etnia en las punas de Junín y Pasco, y es conocida como los chinchaycochas, e incluso llegaron a tener territorios en la zona de Palcamayo, Tarma y la Merced (zona calida).

Vista de detalle del Petróglifo de Tinshgo (Vera 2005)

Con respecto al siguiente Periodo (Horizonte Medio), no hay evidencias de ocupación Wari en la zona de Puna de Junín y Pasco. Los Waris dominaron la quebrada de Chaupiwaranga (Pasco) con asentamientos administrativos y militares como Astobamba, SO2 (Astuhuaman – 2000) en Chaupimarca, Puy Puy (Tangor – Distrito de Paucar); sitios ubicados a menos 3,600 metros de altura (punto máximo); pero hasta la fecha ningún investigador a registrado sitios Waris, por encima de los 4 000 metros de altura en la zona de Junín y Pasco, lo cual hace pensar que la etnia San Chinchaycocha tenía un control estricto sus linderos y soportando el avance militar del Estado o Imperio Wari.

Durante el Periodo Intermedio Tardío existe una explosión demográfica y abundan gran cantidad de cerámica en los yacimientos culturales San Blas – Chinchaycocha, manteniendo aun la cerámica San Blas Pintado, con cuencos bien cocidos con oxidantes, decorados con líneas rojas curvas, horizontales y verticales sobre fondo claro o crema. Hay presencia de cuencos con lados ligeramente convergentes, labio biselado y decoración pintada en el interior, líneas rojas en forma de cruz, espirales, círculos sobre fondo crema. También existe el estilo cursivo pintado en el interior, las líneas rojas en forma de “U”, líneas sinuosas, círculos sobre fondo claro, hay cuencos con lados divergentes y labios afilados. Además se debe informar que se encontrado cuerpos con formas de escudillas, con labios afilados y pequeños apéndices a manera de asas, la pintura roja se presenta como patrón, siendo utilizados en franjas bastante anchas y sobre fondo crema, hay líneas serpentiformes y puntos rasgados a manera de lluvia. Con respecto a los asentamientos va existir una explosión demográfica con el aumento de viviendas de pastores y elementos aislados por toda la Puna de Junín y Pasco.

Cerámica Formativa Kotosh San Blas hallada en el sitio arqueológico de Machaycancha, Distrito de Simón Bolívar, Provincia de Pasco, Región Pasco (Vera 2004)

Durante este período la mayoría de los sitios arqueológicos se van a diseminar en las partes altas especialmente en cumbres elevadas, poco extensos y dispersos, conformado por edificios circulares, construidas sobre terrazas artificiales.

El Período Intermedio Tardío (ca. AD 1000-1470 d.C.), según Parsons y Hastings (1988) manifiestan que “en la sierra de los Andes centrales ha sido generalmente caracterizado como un período de gobiernos fragmentados y de pequeños señoríos que sucedieron al colapso de los grandes estados del Horizonte Medio (ca.AD 600-1000). Este período de pequeñas formaciones políticas, sin embargo, fue el que precedió al desarrollo del imperio Inca”. Además el cronista Cieza de León indica claramente en sus descripciones que “Cuenta que muchas de estas naciones fueron valientes y robustas, que antes que los incas los señoreasen, se dieron unos y otros muchas crueles batallas y que en las más partes tenían los pueblos derramados, y tan desviados, que los unos no sabían por entero le los otros si no era cuando se juntaban a sus congregaciones y fiestas. Y en los altos edificaban sus fuerzas y fortalezas, de donde se daban guerras los unos a los otros por causas muy livianas”. La cerámica San Blas continúo un desarrollo regional hasta después del siglo X, pero en el Periodo Intermedio Tardío hubo nuevos atributos en la cerámica, en los emplazamientos de las vivienda, etc. Pero fue uniforme este período, es decir por qué no pensar que pudo haber diferentes líneas de evolución, por lo que no se puede comparar moralmente a todos los pueblos, ni menos decir que este período fue universal para todos los Andes Centrales en términos generales; la evolución no es la misma para todos (definitivamente), dependería de una serie de circunstancias culturales como su medio en el que se desarrolla, lo cual va a ser decisivo y fundamental, aceptar esta idea de conflictos sociales, culturales para todo los Andes Centrales no habría dinámica de los procesos culturales los cuales pueden ser analizados para determinar las causas del cambio cultural, es decir, no sólo cómo suceden los cambios, sino también por qué se producen, las culturas se transforman para adaptarse al medio y no por invasiones o por cercanía a otras culturas.

Dibujo de fragmentos de cerámica Chinchaycoha e Inka en el sitio arqueológico de Hishancancha (Huaychao – Huayllay/Vera 2001)

Los estudios de Ramiro (1994) en el sitio de Pumpu no encuentran evidencia Huari en la puna de Junín, ni mucho menos en los estudios realizados por mi persona desde el 2001en la puna de Pasco; además ni en las quebradas adyacentes de Quiparacra, Huallaga (parte alta y media) y Paucartambo, no existe influencia cultural y estilística de los Huaris entre los pastores altoandinos y agricultores de la zona. El Período Intermedio Tardío (ca.1000-1470 d.C.) está enmarcado en la región de Pasco (actualmente en la provincia de Pasco y Oxapampa) por dos grupos humanos como los pastores de la Puna y agricultores de las quebradas adyacentes (e incluso se ah registrado sitios arqueológicos Chinchaycocha en la ceja de selva de Oxapampa), los cuales han interactuado entre sí teniendo cambios socioculturales y económico en sí mismo; lo cual llevo a una fuerte especialización de conocimientos locales como el pastoril de ganado complementado con la extracción de sal y la agricultura a gran escala; además fue una etapa cultural donde se suscitaron cambios en la organización sociopolítica y socioeconómica teniendo nuevas expresiones locales manejados por pequeños clanes con base a una interacción económica regional entre pastores y agricultores. De acuerdo a los trabajos arqueológicos la meseta del Bom bom (parte del Altiplano de Junín, siendo una sola unidad ecológica) está ligada culturalmente con las quebradas o valles del Huallaga, Tingo (Distrito de Pallanchacra), Huachon, Quiparacra, Paucartambo hasta la entrada de la selva hacia Oxapampa como Tingo de Huallca, Mayan (distrito de Huachon y Paucartambo). Estas zonas estuvieron ocupadas por los Chinchaycohas (desde el Periodo Intermedio Temprano ca. 300-600 d.C. hasta la llegada de los Inkas) los cuales debieron tener una organización estatal que mantuvo el equilibrio y el dominio de diferentes grupos o clanes locales; está particularidad se puede notar claramente en pequeños elementos arquitectónicos, como la utilización de zanjas ex profeso en los sitios arqueológicos encontrados en Paucartambo, Tingo, Quiparacra, Huachon y ceja de selva de Pasco; más no en los sitios ubicados en la cuenca del Huallaga, y parte de la Puna; y posiblemente en la utilización de elementos culturales como cerámica, material lítico, etc. Los Chinchaycochas manejaron una diversidad ecológica, toda una biomasa que estuvo explotada de manera organizada que consistió en la interacción de grupos de pastores y agricultores. Su economía estaba basada en la agricultura especializada con la elaboración de andenes de pirca que se adaptaban a la morfología de laderas de cerros modificando su gradiente, utilizando piedras de todo tamaño, no hubo sofisticación técnica; cultivando tubérculos, cereales, legumbres y cucúrbitas; además utilizaban el estiércol para fertilizante y/o combustible producidos en grandes cantidades sólo por los pastores de la puna; lo cual sería intercambiado entre ambos grupos. Para poder determinar la antigüedad de los andenes encontrados en gran en la cuenca de Paucartambo (en ambas márgenes). Donkin (1979) señala “que la antigüedad de los andenes de pirca fue aproximadamente en el año 500 a.C. para los Andes Centrales” pero se puede aplicar para todos los Andes Centrales, ya que Julián Santillana (1999) propone que este tipo de andenes o terrazas surgió “en sociedades con arquitectura monumental ya que la terraza, como plataforma, existía hace 1000 años a.C.”; en especial creo que la datación de las terrazas es un problema aún no aclarado. Además se especializaron en el pastoreo con la crianza de camélidos, desde los 9,000 a 7,500 a.C. ya existe el consumo de estos animales en gran proporción (E. Pires-Perreira y J. Wheeler 1975) como animales domesticados: la alpaca (lama pacus) y la llama (Lama glama); y los no domesticados como la taruka (hippocamelus antisensis), venado de cola blanca (odocoileus virgineanus), la vicuña (vicugna vicugna), guanaco (Lama guanicoe). También tuvieron a su disposición animales menores como roedores: la vizcacha (Lagidium peruanum), cuyes silvestres y domésticos (Cavia cobaya y Cavia aperea), también aves como la huallatas o huashuas (Chloephaga melanoptera), perdices de puna (Nothoprecta ornata); además de manejar recursos ictiológicos como las ranas (Brtrachophyrynus macrostomus) y los bagres de laguna (Trichomyterns dispar). Según los datos etnohistóricos cuando los españoles llegaron a la llacta de Pumpu en el año de 1533 (Hernando Pizarro fue en busca de Chalcuchimac, pasando primero por Caxatambo, pernoctando en Oyon para proseguir rumbo a Pumpu) encontraron aproximadamente 40,000 mil cabezas de ganado (camélidos). Es indudable que los Chinchaycocha fueron una etnia que tenía el control de todo la región de la Puna en los Departamentos de Junín y Pasco, e incluso llegaron a dominar los valles interandinos de Palcamayo y las selvas de la Merced y Chanchamayo. Como actividad económica principal el pastoreo de camélidos, la extracción de la sal y complementaban con el trueque con zonas más cálidas, donde cambiaban lo coca, ají, maíz, etc. En conclusión, las fases tempranas en San Blas son caracterizadas por comunidades pequeñas y más ó menos aisladas, mostrando poca influencia de grupos al norte y sur, pero quizá con contacto fuerte con la tradición religiosa Kotosh. La economía de los moradores se basaba en el pastoreo hasta las épocas modernas, en ésta última se pueden apreciar un aumento en el intercambio y la institución de un sistema de diferenciación social.

Sitio Arqueológico de Huangor (Vera 2004)

Conclusiones
Durante la investigación sobre los patrones de asentamiento en la cuenca de Huachon – Quiparacra y Paucartambo se puede diferenciar los sitios con filiación Inka del Período Intermedio Tardío. Los sitios Inka son en menor escala en relación al Período Intermedio Tardío e incluso van reocupar y reutilizar asentamientos con ocupación más temprana; por ejemplo en la cuenca de Huachon – Quiparacra sólo se pudo hallar 4 sitios arqueológicos con simetría Inka que podrían ser posibles tambillos ya consisten sólo en uno o dos recintos cuadrangulares, 10 sitios con reocupación de sitios (vanos trapezoidales, lugares de religiosos, etc.) y posible mejoramiento de camino. La estrategia de asentamiento crece aún más con la incursión de los Chinchaycochas a la ceja de selva, enviando recolectores y agricultores en menor escala y manejan tres áreas definidas: puna (Vera, 2002 – 2005), quebradas (Vera, 2006) y ceja de selva (Vera, 2006). El patrón de asentamiento del Período Intermedio Tardío está definida como Chinchaycocha e incluso es lógico pensar que existe una jerarquía de asentamientos definida no por la cantidad de habitantes sino por un detalle que pasa desapercibido ciertos elementos arquitectónicos, como la utilización de una pequeña zanja ex profeso (que tendría una particularidad ceremonial o de diferenciación). Es importante manifestar que los Chinchaycochas tuvieron constantes movimientos en sus áreas, la existencia de asentamientos muy extensos en zonas poco propicias para la agricultura hace pensar que estuvieron en la zona por motivos de “necesidad” de unidades habitacionales; es decir ocuparon un sin fin de zonas escarpadas pero con la mentalidad de no afectar tierras propicias para el cultivo, un claro ejemplo son las terrazas ubicadas en las laderas de los cerros de Sondor Marka, además existen pequeñas islas localizadas en ceja de selva. Al igual que buena parte de los asentamientos locales del Período Intermedio Tardío, tres de los asentamientos Inka han sido erigidos sobre superficies previamente desocupadas como es el caso de Rosas Pata, Maraychacra y Puclutupi en Huachon; mientras que en la zona de Paucartambo ocurre lo contrario. Se trata de tres tambillos en Huachon – Quiparacra ubicados cerca a las orillas del río, en los pies de los cerros con posible asociación a caminos y un asentamiento ubicado en la naciente de un riachuelo como Quebrada Honda hallado en una pequeña lomada, cerca de la Base Mayor de Gagaran. Este artículo es parte del libro Arqueología de la Región Pasco y los datos son netamente preliminares ya que actualmente se viene procesando todos los datos desde el 2000 hasta el 2008.

Agradecimiento
En primer a mis padres por el apoyo dado a mi persona, luego a mis dos estrellas Q´ori Chaska y Luz Maribel, y en segundo lugar al Instituto Nacional de Cultura Pasco en especial al Lic. Huber Rosales Huamán y cuerpo de trabajadores; como tal a los arqueólogo Luis Guillermo Lumbreras y Alejandra Figueroa por su apoyo en el INC.
Por último hago un reconocimiento a todos los profesionales que apoyaron y apoyan el PROYECTO PASCO desde el 2000 hasta el 2008.

 

Cerámica Formativa Kotosh Mishanjirca hallada en el sitio arqueológico de Mishanjirca, Distrito de Vicco, Provincia de Pasco, Región Pasco (Vera 2005)
Cerámica Formativa Kotosh Mishanjirca hallada en el sitio arqueológico de Mishanjirca, Distrito de Vicco, Provincia de Pasco, Región Pasco (Vera 2005)
Cerámica Formativa Kotosh San Blas hallada en el sitio arqueológico de Huangor, Distrito de Simón Bolívar, Provincia de Pasco, Región Pasco (Vera 2004)
Cerámica Formativa Kotosh San Blas hallada en el sitio arqueológico de Huangor, Distrito de Simón Bolívar, Provincia de Pasco, Región Pasco (Vera 2004)
Cerámica San Blas Pintado hallado en el sitio arqueológico de Loma Gasha, Rancas (Vera 2004)
Cerámica San Blas Pintado hallado en el sitio arqueológico de Loma Gasha, Rancas (Vera 2004)
Sitio Arqueológico de Pumapanga – Quiparacra/Huachon (Vera 2005)
Sitio Arqueológico de Pumapanga – Quiparacra/Huachon (Vera 2005)
Sitio arqueológico de Yarush Punta (Yarusyacán Vera, 2007)
Sitio arqueológico de Yarush Punta (Yarusyacán Vera, 2007)
Monolito de piedra de Ocho Batanes Quiparacra/Huachon (Vera 2005)
Monolito de piedra de Ocho Batanes Quiparacra/Huachon (Vera 2005)

 

BIBLIOGRAFÍA

Amat Olazábal, H.
1997     Los Yaros, Destrucción del Imperio Wari, Actas del III Congreso Peruano del Hombre y la Cultura Andina, Lima.

Augusto Rojas, J.
1979     La Masacre de Rancas. Editorial Andeamericana, Pasco.

Bonavia, D.
1991     Perú, Hombre e Historia, Desde los orígenes al siglo XV, Tomo I, Ediciones EDUBANCO, Lima.

Bonnier, E.
1983     Piruru: nuevas evidencias de una ocupación temprana en Tantamayo, Perú. Gaceta Arqueológica Andina. Vol. 2, Nº 1, pp. 8 –9. INDEA. Lima.

Brack, A.
1988     Ecología de un país complejo. Gran Geografía del Perú. Naturaleza y hombre. (MANFER y JUAN MEJÍA BACA, eds). T.II, pp. 175 – 319. 3a.ed.México. p> Bustillos Osorio, A.
2004     Tangor una Comunidad Andina del Valle de Chaupihuaranga”, Comunidad de Santa Isabel de Tangor, Pasco.

Cardich, A.
1958     Los yacimientos Lauricocha, nuevas interpretaciones de la Prehistoria Peruana, Publicación del Centro Argentino de Estudios Prehistóricos, Buenos Aires.
1959     Ranracancha: Un sitio prehistórico en el Departamento de Pasco, Perú. Acta Pre Histórica. Vol, 3 / 4, pp 35 – 48. Buenos Aires.
1973     Exploración en la Caverna de Huargo, Perú Revista del Museo Nacional. Vol. 39, pp. 11 –47. Lima.

Casaverde Ríos, Guido
2001     Tras las huellas de Hernando Pizarro (Relato del Camino Inca Tramo Cajatambo Oyón). Revista Cultural y Turismo “Marka”.

Condor, E. y A. Ricra
1989     Quiulacocha en busca del desarrollo. Impresión el Astro. Pasco.

Dolfus, O.
1981     El reto del espacio andino. IEP. Lima.

Duviols, P.
1975     Huari y Llacuaz. Agricultores y Pastores. Un dualismo prehispánico de oposición y complementariedad. En: Revista del Museo Nacional, Tomo XXXIX. Lima.

Espinoza Soriano, W.
1976     Los mitmas cañar en el reino Yaro (Pasco). Siglos XV y XVI. En: Boletín del Instituto Riva _ Agüero 10. PUCP, pp. 63 – 82. Lima.
1987     Los Inkas, Editores Amaru, Lima 1987.
—–     Las mitmas salineras de Tarma, Chinchaycocha y Pasco. Siglo XX a.c. En: Allpanchis.

Hyslop J, B. Guerrero y L. E. Lumbreras
1992     El Camino Inka entre el río Yanahuanca (Chaupihuaranga) y la Ciudad Inka de Huanuco Pampa, Depart. Pasco y Huanuco. Perú. Gaceta Arqueológica Andina VI. Lima.

Hurtado de Mendoza, L.
1979     Reconocimiento y excavaciones arqueológicas en Piedras Gordas. INC Huancayo.
1987     Cazadores de las punas de Junin y Cerro de Pasco, En estudios atacameños,editor Lauta Nuñez y Betty Meggers, Chile. Izumi, S. y T, Sono
1963     Andes. Excavations at Kotosh, Perú. Tokyo

Izumi, S. y K. Terada
1972     Andes 4. Excavations at Kotosh, 1963 and 1966. Tokio.

Kaulicke, P.
1979     Algunas consideraciones acerca del material óseo de Uchkumachay Arqueología Peruana (Mato, R., ed.) pp. 103 –11. Lima.
1994     BRASA S.A. Perú

Lavalle, D., M., Julien y J. Wheeler
1982     Telarmachay, niveles precerámicos de ocupación. Revista del Museo de la Nación. Vol. 46, pp. 55 – 193. Lima.

Matos, R.
1972     Alfareros y agricultores. Pueblos y culturas de la sierra central del Perú (Bonavia, D. y R. Ravines, eds) pp. 34 – 43. Cerro de Pasco Corporation.Lima.
1978     Los recursos naturales y poblamiento a la punas de Junín. Revista del Museo Nacional. Vol. 41, pp. 37 – 80. Lima.
1992a     El preceramico en Junin: del lítico al Formativo, En Prehistoria sudamericana,nuevas perspectivas, Editores Betty J. Meggers, Chile.
1992b     El camino real Inca y la carretera moderna en Chinchaycoha, Junín. Estudios de Arqueología Peruana. FOMCIENCIAS. Lima.
1994     Pumpu. Centro Administrativo Inka de la puna de Junín. Editorial Horizonte. Perú.

Morales Chocano, D.
1997     Excavaciones en las salinas de San Blas. Seminario Arqueológico. Vol. 1, pp. 27 – 48. Seminario de Historia Rural Andina. UNMSM. Lima.
1998     Importancia de las salinas de San Blas durante el período formativo en la sierra central del Perú. Perspectivas regionales del período formativo del Perú. Boletín de Arqueología PUCP Nº 2. Perú.

Morris, C. y D. Thompson
1985     Huanuco Pampa. An Ica city and its hinterland. London, Thames and Hudson.

Murra, J.
1975     Formaciones económicas y políticas del mundo andino. IEP. Lima.

Nardin, D.
1993     Siempre hay un mañana. Pasco – Perú.

Nomland, G.
1939     New archaeological site at San Blas, Junín, Perú. Revista del Museo Nacional. Tomo VIII, Nº 1, pp. 61 – 66. Lima.

Pacheco Sandoval, Marino
1977     El Tambo Incaico de Huaru en el Departamento de Pasco III Congreso Peruano del Hombre y la Cultura Andina. Editor Ramiro Matos
1984     Los Yaros – estudio de la cultura Prehispánica de Pasco. Grafisa. Lima.

Parsons, J, CH, Hastings y R. Matos
2000     Prehispanic Settlement Patterns in the Upper Mantaro and Tarma Drainmages, Junín, Perú, Vol. I. The Tarama – Chinchaycocha Region Memoirs of the museum of anthropology. Nº 34, University of Michigan, Ann Arbor. Perales Munguía, M.
2004     Algunos comentarios sobre las ocupaciones Prehispánicas tardías de los valles de Huachón y Paucartambo (Pasco, Perú) Año 1. Nº 1 – Pasco.

Pulgar Vidal, J.
1972     El Paisaje. En el Libro pueblos y culturas de la Sierra Central del Perú. Pp. 8 – 24. Cerro de Pasco Corporation. Pasco.

Ravines, R.
1993     Excavaciones arqueológicas en Ambo, Huanuco. Boletín de Lima. Nº 88, pp 17 –28. Lima.

Rick, J.
1983     Cronología, clima y subsistencia en el precerámico Peruano. INDEA. Lima.

Rivera Atencio, H.
2002     Reseña histórica de la Comunidad Campesina de Rancas. Municipalidad Distrital de Simón Bolívar. Pasco.

Rosales Huaman, H.
1999     Reconocimiento e Inventario de las principales zonas arqueológicas del Distrito de Huayllay. INC Filial Huayllay.

Romualdo Solano, M.
2004     Exaltación (Rocco) Apuntes: Toponimia, Leyenda, Historia y Situación económica social y cultural. Comunidad de Rocco, Pasco

Rostworowski, M.
1975     La visita de Chinchaycocha de 1549. Anales científicos de la Universidad del Centro del Perú – Huancayo 4, pp. 71 – 88. Huancayo.

Santiago Atencio, J.
2002     Breves Anales estratégicos de la Provincia de Pasco. Pasco – Perú.

Thompson, D.
1972     Pueblos y culturas de la Sierra Central del Perú. Libro pueblos y culturas de la Sierra Central del Perú. Cerro de Pasco Corporation. Pasco.

Tosi, J
1960     Zonas de Vida natural en el Perú. IICA, Zona Andina. Boletín Técnico 5. Lima.

Troll, C.
1968     The Cordilleras of the Tropical Americas. Colloquium Geographicum. Vol. 9., pp 15 – 56. Bonn.

Tuffino Villanueva, R.
1988    Cacuan, Visión Histórica de Rancas. Rancas – Pasco.
2004    Juraupucru, Planta de Fundición. Fondo Editorial MDSM. Pasco. UNDAC 1996    El Santuario Nacional de Huayllay. Pasco – Perú. 1998    Paucartambo. Pasco – Perú.

Vera Roca, J.
2002a    Informe de Reconocimiento Arqueológico del Sitio de Marca Chueco, Apu – Rimac 1, 2 – 11. Pasco.
2002b    Informe de Inventario Arqueológico en la Comunidad de San Agustín de Huaychao, Apu – Rimac 2, 3 – 13. Pasco.
2002c    Por que visitar San Agustín de Huaychao, Apu – Rimac 2, 3 – 4. Pasco.
2004    Informe de Inventario Arqueológico de la Comunidad Campesina de San Antonio de Rancas, Apu – Rimac 4, 4 – 24. Pasco.
2005    Sitios Kotosh en la Puna de Pasco, En Apu_Rimac, Pasco 5, Pasco.
2008    Huangor: Ocupación Formativa en las Punas de Pasco. Diario La Columna Cerro de Pasco.

Yantas Hinostroza, T.
1984    El Imperio Yarowilca y la Formación de las Nacionalidades de la Sierra Central. Actas del Congreso Nacional de Investigación Histórica. Tomo III. Lima

 

(*) Expedito de Bachiller de Arqueología de la Universidad Nacional Federico Villareal.