El abandono de Ventarrón y aún sin Salvador

Fue el 13 de noviembre del 2017 cuando sucedió un incendio de proporciones espectaculares  en lo que fuera el complejo arqueológico Ventarrón, ubicado en la región Lambayeque, en el norte peruano. Este importante complejo arqueológico albergaba los murales más antiguos de América. La noticia de la desgracia fue compartida por todos los medios periodísticos del mundo y los titulares y fotografías gratificaban esta lamentable pérdida.

Ventarrón, de 4,500 años de antigüedad, es un sitio prehispánico donde se encuentran todas las formas arquitectónicas como muros circulares, muros curvos, estructuras rectangulares curvas, altares de culto al fuego y plazas en forma de cruz media chakana, entre otros. Ventarrón identifica lo que es la tradición más antigua de los pueblos de América del culto al fuego. Hoy,  todo ese vestigio que significo muchas horas y esfuerzo para rescatarlo y hacerlo conocer a la humanidad parece finalmente perdido; el incendio arrasó con vasijas de cerámicas, murales de más de dos mil años de antigüedad e información documentaria valiosísima.

Ventarrón, la población de Lambayeque y la comunidad científica claman por responsables. Pero los personajes que originaron esta desgracia cultural hoy están durmiendo tranquilos. Atrás quedaron los lamentos llegados de todo el mundo clamando por señalar de donde vino el descuido.

El ministro de cultura peruano Salvador del Solar, declaraba ese día de la desgracia y en su ignorancia retrasmitia:  “…los daños son recuperables..” y proyectaba una recuperación asombrosa: “...parece que el grado de recuperación es alto al igual que con la estructuras que cubren el sitio. (…) Va a ser un trabajo largo y de mucho cuidado, como es el de la arqueología”. Lo que no mencionaba era que tan larga iba a ser la espera hasta que el ministerio que dirige tome acciones ante tan lamentable desgracia.

Han pasado 23 días desde aquel hecho fatídico, y como en la mayoría de cosas donde el estado debe participar, la recuperación de Ventarrón sufre el desamparo, los riesgos aumentan y la esperanza de esa recuperación milagrosa anunciada, simplemente se diluye en la desidia y la ausencia de los elegidos para defender nuestro patrimonio.

Vestigios en desgracia sin protección las de Ventarron, falta de personal que debía estar actuando en tiempos de urgente rescate, una temeraria posición de algún salvador que se perdió en la incompetencia. La realidad es que Ventarron sigue abandonado a su suerte y la naturaleza, que ya aviso muchas veces, podría darnos una nueva leccion y el puntillazo final. Para entonces y cuando las lluvias se den, seguramente nuevamente no habrán culpables, aunque desde ya, el ministro Salvador, que definitivamente no hace honor a su nombre, habrá sido un personaje mas a quien no querramos recordar.

Ante este panorama tan sombrío solo queda clamar: ” Ciudadanos, vamos en defensa de Ventarrón y del patrimonio de Lambayeque, del Perú y del mundo

Fotos: Facebook de Ignacio Alva Meneses (https://web.facebook.com/ignacio.a.meneses)




Incendio afectó gravemente el Centro Arqueológico Ventarrón

Un incendio afectó hoy el complejo arqueológico Ventarrón, ubicado en la región Lambayeque, en el norte peruano, el cual albergaba los murales más antiguos de América. Ignacio Alva, director del Proyecto Arqueológico Cerro Ventarrón, advirtió que se ha causado un daño irremediable, debido a que plástico derretido cayó sobre los murales. Dijo que no solo se afectó dicho legado sino también los almacenes que guardaban colecciones de huesos encontrados en las excavaciones y cerámica recuperada. El arqueólogo atribuyó esta situación a la quema de caña de azúcar de zonas aledañas, y mencionó que el fuego ocurrió cuando había visitantes.

El fuego originado por la negligencia en la quema de campos de caña alcanzó los techos inflamables que protegían el templo, el plástico derretido se impregnó en los murales y relieves que datan de 4500 años de antigüedad.(Ignacio Alva Meneses)

Ventarrón, de 4,500 años de antigüedad, es un sitio prehispánico donde se encuentran todas las formas arquitectónicas como muros circulares, muros curvos, estructuras rectangulares curvas, altares de culto al fuego y plazas en forma de cruz media chakana, entre otros. Ventarrón identifica lo que es la tradición más antigua de los pueblos de América del culto al fuego.

Incendio arrasó con vasijas y murales de Complejo Arqueológico Ventarrón

El incendio arrasó con vasijas de cerámicas, murales de más de dos mil años de antigüedad e información documentaria del Complejo Arqueológico Ventarrón en Pomalca (Lambayeque).

La Fiscalía se traslada a la zona y evalúa responsabilizar a los administradores de la empresa Pomalca, porque cerca del recinto había un terreno donde se quemaba caña de azúcar.

Según el arqueólogo, Walter Alva, el complejo tenía 4,500 años de historia y quizá es uno de los más antiguos de América Latina. Según el arqueólogo, Ventarrón es considerado la expresión arquitectónica primigenia del norte del Perú, que albergaba “la pintura mural más antigua de América” . Estamos perdiendo un monumento excepcional y único en su género. Ojalá se investigue y se establezcan responsabilidades. Solo puedo expresar mi indignación y tristeza por esta irreparable pérdida”, señaló Alva.

Un patrullero que se dirigía a atender la emergencia se despistó en el trayecto y los dos policías que viajaban resultaron con lesiones leves.

Se han afectado totalmente los hallazgos que nos identificaban como cuna de la civilización norperuana (Ignacio Alva Meneses)

Ignacio Alva Meneses manifestó su indignación a través de las redes sociales: “Un incendio originado por la quema de caña de la empresa Pomalca que se hizo de manera negligente alcanzó los hechos de material sintético inflamable que cubrían Huaca Ventarrón, en pocas horas las llamas consumieron totalmente las coberturas y el plástico derretido afectó considerablemente la arquitectura y los murales más antiguos de las Américas, las pérdidas son irreparables y los culpables directos son la empresa Pomalca y la Unidad Ejecutora por el estado de abandono del sitio, pues la falta de mantenimiento permitió la acumulación hojas secas en techos inflamables que favorecieron el incendio”.

Ministerio de Cultura exige investigación por incendio en Ventarrón

El Ministerio de Cultura emitió un pronunciamiento a través de su cuenta de Twitter solicitando a la Fiscalía iniciar las investigaciones sobre el incendio que afectó el complejo arqueológico Ventarrón, en Chiclayo (Lambayeque). Esto con la finalidad de determinar las responsabilidades correspondientes e identificar a quienes habrían atentado contra dicha herencia histórica.

En el documento indicaron que condenan todo acto que atente contra el Patrimonio Cultural de la Nación y reafirmaron su compromiso con la protección y defensa de la riqueza cultural. Además, informaron que luego que se reportó el incendio, personal del sector de la Unidad Ejecutora Naylamp se dirigió al lugar junto a la fiscal provincial penal de turno, Hayde Bravo.

Cerámica afectada por el incendio en Huaca Ventarrón. Este material se encontraba en cajas de carton que terminaron quemadas. (Foto: RPP/Henry Uperque)

Manifestaron también que personal técnico especializado en conservación de monumentos, se encuentra en Ventarrón evaluando los daños ocasionados por el siniestro. “Conservadores especializados de Cultura viajarán a Chiclayo para apoyar en la evaluación de los trabajos de identificación de daños”, precisaron.

Cabe recordar que un incendio dañó parte de la estructura principal del recinto. Según las primeras informaciones, el fuego se habría originado debido a que un grupo de trabajadores de la agroindustrial Pomalca quemó campos de caña de azúcar, perdiendo el control de la situación.

Los Murales mas antiguos de América, irremediablemente perdidos:

Fotos y Videos: Ignacio Alva
Fuente: Medios de Perú




huaca-ventarron-abierta-turismo-1

Huaca Ventarrón fue abierta al turismo

Con una ceremonia simbólica de ofrenda al monumento arqueológico Huaca Ventarrón, ubicado en el distrito de Pomalca, provincia de Chiclayo, región Lambayeque, fue abierto al turismo nacional e internacional este nuevo espacio turístico cultural de esta norteña localidad.

Una ceremonia ritual, escenificada en el lugar por un grupo de jóvenes lugareños que nos trasladó por un instante hacia la época de nuestros antepasados milenarios, marcó la apertura formal del monumento arqueológico de Ventarrón al turismo nacional e internacional, que estará a la par de otros atractivos como los complejos museográficos que oferta Lambayeque.
Ignacio Alva Meneses, director del Proyecto Arqueológico Ventarrón, manifestó que a partir de hoy se incorpora Huaca Ventarrón al circuito oficial del turismo de Lambayeque con el cobro de boletaje que tendrá una tarifa de 4.00 nuevos soles adultos, 2.00 estudiantes del nivel superior y 0.50 céntimos para los escolares y niños.
“Esta incorporación permitirá a Ventarrón ser reconocido como un destino turístico establecido y con la formalización de la tarifa por su ingreso, la Unidad Ejecutora Naylamp y el Estado podrán ejecutar labores de mantenimiento permanente en este sitio arqueológico”, aseguró Alva en diálogo con la Agencia Andina.
El joven investigador refirió que anualmente este sitio arqueológico recibe un promedio de 5,000 turistas que corresponden a esta etapa de puesta en valor considerando que se ha avanzado una primera etapa de investigación en la zona.
Precisó que la apertura del monumento arqueológico al turismo, conjuntamente con la presentación de la publicación del libro titulado: ‘Ventarrón y Collud; Origen y auge de la civilización en la costa norte del Perú’, consolidan los logros de la primera etapa de esta intervención en esa zona, a través del primer proyecto de inversión pública.
Se ejecutará segundo proyecto
Adelantó, asimismo, que en el segundo proyecto de inversión pública, que ya está aprobado por el Ministerio de economía y Finanzas (MEF), se contempla la construcción del Museo de Sitio de Ventarrón que le dará el marco formal al monumento que se considera el origen de la civilización en la costa norte del Perú.
“Este es el primer paso para lo que será en adelante la elaboración del expediente técnico para consolidar la puesta en valor que con este acto simbólico se inicia. Estamos en un primer punto de partida para lo que sería la puesta en valor y esperamos que se dinamice la ejecución de los expedientes para contar con el próximo proyecto de inversión pública que permita a Ventarrón contar con un Museo de Sitio que ponga en relieve y de un adecuado tratamiento e información al visitante sobre el hallazgo del templo más antiguo de toda la región del Norte del país y el origen del arte mural y la civilización de Lambayeque”, subrayó.
Ignacio Alva, remarcó que en este segundo proyecto de inversión se contempla también la ampliación de las excavaciones que van a permitir obtener mayor información y material musealizable para el recinto cultural que se proyecta construir en la zona.
“Este proyecto  ya está aprobado por 6 millones de nuevos soles donde más de la mitad será desembolsado para hacer realidad el museo de Sitio y el resto es ampliación de la investigación, protección, mantenimiento, elaboración de coberturas para los hallazgos que se han hecho en este sitio”, indicó.
Desde agosto del 2007 a la fecha, el Estado invirtió más de 2 millones de nuevos soles en el financiamiento de iniciativas y trabajos de investigación arqueológica realizados en este monumento de Lambayeque.
En este acto público de apertura participaron el director del museo Huaca Rajada-Sipán, arquéologo Luis Chero; el administrador de la Unidad Ejecutora Naylamp 005-Lambayeque, Juan Carlos García Mimbela; representantes de Promperú, Agencias de Turismo, escolares y la comunidad local.



ventarron-vista-parcial

Huaca Ventarrón y la arqueología del paisaje

Es uno de los valles más generosos del mundo. Desde el lugar donde estamos se ve amplio, luminoso y soleado. Las montañas que lo rodean son semiáridas y, entre todas ellas, destaca uno, Ventarrón. Está orientada hacia el norte y en sus faldas se aprecian tres colores, gris azulado en la base, amarillo en el centro, y rojo en la cumbre. También se observan fallas geológicas que parecen formar una red o tela de araña, el animal mítico, presagio de lluvias en muchas culturas.

El valle está surcado por dos ríos, y el mar se encuentra a unos 20 kilómetros. Junto a la montaña de colores se encuentra un apacible pueblo en el que vive con su familia y trabaja desde hace cinco años el arqueólogo Nacho Alva, dirigiendo las investigaciones y los trabajos de campo que han cambiado el conocimiento del origen cultural del norte. Estamos en la huaca Ventarrón, dentro de un valle de 12 km2 en los que también abundan otros centros ceremoniales y templos del precerámico.

EL DISEÑO NACE DE LA MONTAÑA
Los trabajos de arqueología han permitido entender qué ocurría en Lambayeque antes de Moche y Sicán. Ventarrón, con más de cuatro mil años de antigüedad, contemporáneo a Caral, es el origen cultural de este departamento. La enorme huaca, que tiene tres fases claramente marcadas, guarda en su interior los primeros murales policromados de América, pinturas que, imitando a la montaña sagrada, están hechas de azul, amarillo y rojo. Además, su construcción también es novedosa en la costa del Perú, por las técnicas y materiales utilizados, originarios del mismo valle y sus ríos. El paisaje se mimetiza en el trabajo arquitectónico. Es quizá la primera construcción cuyo diseño nace de este entorno natural que la rodea. Estas sociedades vivían de la pesca y la agricultura, sus campos acogieron algodón, maíz, tubérculos y raíces comestibles que hicieron de Ventarrón el gran centro comercial, administrativo y ceremonial del arcaico superior, el lugar donde también se domesticaron plantas y animales.

Como consecuencia de un colapso climático se trasladaron, hacia el 1600 A.C. a un lugar cercano, Collud Zarpán. En él se mantiene la arquitectura monumental y los grabados. En uno de ellos se ve una figura que recuerda a la araña, el dios creador de las redes y que, después, sería el Aia Apaec de los moche. Por ello, Nacho considera que este lugar funcionó como centro religioso, en el que se han encontrado ofrendas, con animales provenientes de la selva. Este año Ventarrón va a tener un museo de sitio donde se exhibirán los restos arqueológicos encontrados. Además, los pobladores locales, con apoyo del Fondo Contravalor Perú-Francia, trabajan como guías de sitio y ofrecen una gastronomía hecha con los productos del valle. Todo para ofrecer una experiencia de viaje, donde se integran naturaleza y cultura, el valle y los primeros pobladores del norte.