huaca-prieta-hallazgo-15000-anos-mayo-2017-4

Peru’s northern coast was a hospitable rest stop for early Americans

New excavations by a Vanderbilt-led archaeology team at two exceptionally well-preserved Ice Age sites on the northern coast of Peru provide a rich record of the lives of some of the earliest humans to populate the Western Hemisphere, and suggest a more leisurely pace of migration down some stretches of the Pacific coast of South America than originally believed.

The finds include stone tools, remains of plants and marine animals including fish and sea lions, and bits of woven rushes, and put together they indicate that Late-Ice Age and Early-Holocene humans, though typically very mobile at that time, were well established in the area for several thousand years.

“It may be that we’ve captured, archeologically, an instance where people just did not move quickly down the coastline but rather settled in for a good long while,” said lead author Tom Dillehay, Rebecca Webb Wilson University Distinguished Professor of Anthropology.

This research is supported by the National Science Foundation, the National Geographic Society and Vanderbilt University and is reported in a paper titled “Simple technologies and diverse food strategies of the Late Pleistocene and Early Holocene at Huaca Prieta, Coastal Peru,” published May 24, 2017, in Science Advances.

The excavated sites are sealed and covered by two ritual mounds called Huaca Prieta and Paredones and are located on the Sangamon Terrace, a raised flat, natural platform of land about 1.5 miles long and 15 kilometers west of the Andes.

The mounds are about 7,500 years old, but Dillehay’s team found that an earlier wave of humans had made the terrace their home long before the mound-builders did, arriving at least 15,000 years ago and occupying the area until about 9,000 years ago. This fits with the timeline of other sites being discovered along the Pacific coast of both North- and South-America, reinforcing the theory that one of the ways humans migrated into the Americas was to follow the coast.

Today the Sangamon Terrace sits right on the shoreline, but during the Ice Age, before the glaciers melted, the sea level was much lower and the shore further away–about 15 kilometers to the west.

Second author Steven Goodbred, professor of Earth and Environmental Sciences, used NOAA water depth data and historic sea level data to reconstruct the ancient shoreline.

“We wanted to see how far Huaca Prieta was from the shore 10,000 to 15,000 years ago to see if it made sense for these people to be using marine resources,” he said. “And it did.”

Huaca Prieta was located just at the point where the ancient shoreline was closest to the mountains, which would have been connected by a verdant river valley that led to shallow wetlands and coastal lagoons where people could hunt and fish.

Thanks to the region’s arid climate, organic remains were especially well preserved. Dillehay’s team discovered that they had a rich, varied diet of marine life from the shoreline and wetlands to the west and wild plants native to the foothills to the east. There were also a few remains of deer and birds from the mountain forests, also to the east, but these appear to have been eaten less frequently.

The marine life included fish, shellfish, sea birds and sea lions. No evidence was found of fishhooks, harpoons or bifacial stone tools, so they were unlikely to have been a seafaring people. Instead, they likely trapped or clubbed marine animals in the wetlands, where they would have washed in with the tide or a storm surge and become stranded.

The plants included avocados, chili peppers and beans, as well as the rushes used to weave the mats found at the site. The presence of food from both environments suggests the people who lived there traveled back and forth in both directions to hunt and gather and bring the food back home to eat.

Once they had collected their ingredients, they would use simple, unifacial stone tools, usually made to order on the spot, to scrape away scales and cut meat and plants.

It was the presence of the distant plants, as well as the presence of a few stone tools made from non-local materials, that tipped Dillehay off to the possibility that the campsites on the Sangamon Terrace endured longer than usual. Coastal migration is generally thought to have happened relatively quickly, Dillehay said, because the next beach is always easy to find and doesn’t require a lot of lifestyle adaptation.

But exploring that far into the interior and becoming familiar with such a wide variety of local marine and terrestrial resources wouldn’t have made a lot of sense if you weren’t planning to stay for very long.

“Our data is indicating that these people pretty intimately knew the different environments of the area, and that takes time, experimentation and knowledge,” he said. The north coast of Peru is incredibly rich in marine life, Dillehay said, which may have made it an appealing place to linger.

“What’s remarkable is that the lifestyle we describe still exists today,” he said. “There are still fisherfolk who work the seashore and wetlands, still using very similar technologies like knocking off a stone flake from a cobble to scrape the scales off fish. So there’s a continuity of this very rustic coastal adaptation.”

Though far too much time has passed to consider them descendants of those early inhabitants or even describe them as sharing a culture, Dillehay said, the persistence of these survival strategies over so many millennia offers a unique window into humanity’s very distant past.

Editor’s note: Based on information provided by Liz Entman at Vanderbilt University’s Research News Center. Photos by: Tom Dillehay




huaca-prieta-hallazgo-15000-anos-mayo-2017-4

Hallan utensilios de 15.000 años de antigüedad en la costa norte de Perú

Tejido de junco-
Trozo de tejido de junco de 10.500 años de antigüedad.

Algunos de los primeros pobladores del continente americano se establecieron tranquilamente en el norte de Perú en un período de frecuentes migraciones a lo largo de la costa.

Utensilios de piedra, restos de plantas y de animales marinos como el pescado o los leones marinos y trozos de tejido de junco que se han conservado durante miles de años gracias al clima árido de la costa norte de Perú. Las últimas excavaciones realizadas por un equipo arqueológico de la Universidad Vanderbilt (Estados Unidos) en Huaca Prieta y en Paredones, en la Terraza Sangamon, revelan las costumbres de algunos de los primeros humanos que poblaron el continente americano. Los hallazgos, de al menos 15.000 años de antigüedad, indican que los primeros pobladores de finales de la Edad de Hielo y comienzos del Holoceno se establecieron tranquilamente en la zona durante miles de años, a pesar de vivir en un período de frecuentes migraciones.

El equipo arqueológico de Tom Dillehay ha descubierto “un ejemplo de un grupo de gente que no se limitó a moverse rápidamente a lo largo de la costa, sino que se asentó durante un buen tiempo”. Y su dieta era rica y variada: pescado, marisco, aves marinas, leones marinos, aguacates, chiles, frijoles… “. La información que hemos recogido indica que estas personas conocían profundamente los diferentes entornos de la zona y eso lleva tiempo, experimentación y conocimiento”, dice Dillehay. “Lo sorprendente es que ese estilo de vida aún existe hoy en día. Todavía hay pescadores que trabajan en la orilla y en los humedales y que utilizan tecnologías muy similares como por ejemplo tallar un guijarro para raspar las escamas del pescado”, añade el arqueólogo y antropólogo norteamericano.




telas-indigo-huaca-prieta

Huaca Prieta, la evidencia más antigua del mundo en el uso de índigo

telas-indigo-huaca-prieta
Fragmentos de telas analizados en el estudio por el equipo de Jeffrey C. Splitstoser

El colorante de origen vegetal era usado por civilizaciones prehispánicas 1.500 años antes de lo que se pensaba. El estudio sobre el índigo en Perú derrumba las teorías sobre la fabricación pionera del índigo en Egipto. El color índigo se habría originado en los Andes de Perú hace 6.000 años.

El estudio señaló que el pigmento azul analizado en los restos de un tejido descubierto en el sitio arqueológico Huaca Prieta -un centro ceremonial prehispánico en la región La Libertad- corresponden a un colorante, en “el uso más antiguo conocido del índigo en el mundo”.

El hallazgo fue descrito por un equipo de arqueólogos liderado por Jeffrey C. Splitstoser, quienes resaltan que tras diversas pruebas se ha identificado el uso de indigotina en tejidos de color azul.

“La presencia de un colorante indigoide ha sido firmemente indicado en cinco de ocho muestras examinadas que representan dos tejidos lisos y tres textiles entrelazados”, señalan los investigadores.

La matriz original para elaborar esos textiles ha sido el algodón (Gossypium barbadense), que se cultivó en los Andes del Perú, en Huaca Prieta.

El punto de partida del experimento fue una muestra de hilo de color azul que decora una tela de rayas, a la que los investigadores sumaron otras siete telas de Huaca Prieta descubiertas en 2009, cuyas antigüedades fluctúan entre 6.200 a 1.500 años y donde se detectó la presencia de colorantes indigoides.

Los investigadores insisten en que no cabe duda de que en la decoración de los tejidos se utilizó añil que se había extraído de la savia de una planta conocida como Indigofera tinctoria.

“La evidencia de la edad temprana y la complejidad de tejido y teñido, prácticas andinas, proviene de los textiles de algodón decoradas con añil del sitio precerámico de Huaca Prieta”, relata el documento, que reproduce resultados de ocho diferentes experimentos en base a pruebas de carbono 14.

El reporte de Science precisa que “se cree que (el arbusto) está en algún lugar en la costa norte de Perú, donde se adapta a las condiciones áridas de la región y crece en forma silvestre o como una planta escarpada”.

Huaca Prieta es un sitio descubierto en 1946, en la costa norte de Perú, en la provincia de Ascope, que llamó la atención desde un primer momento por los textiles que se encontraron, calificados como los más antiguos de América.

El tinte, que distinguía a los faraones de Egipto, es hoy empleado en la producción de pantalones vaqueros, alimentos y bebidas.

El color azul siempre se ha relacionado con la realeza. También en el antiguo Egipto, donde el barco del Faraón se distinguía por la tonalidad púrpura de su bandera. El emblema servía de indicación al resto de embarcaciones para que se apartaran en la entrada del río Nilo, con el fin de que dejaran pasar a la familia real, tal y como cuenta Gianluca Farusi. La elección de dicha coloración no era baladí: al fin y al cabo, los tintes naturales eran caros y difíciles de obtener.

El tono azul que portaban los faraones se conseguía empleando el índigo, un colorante obtenido por la civilización egipcia hace unos 4.500 años. Este compuesto orgánico se produce a partir de plantas, al contrario que la púrpura de Tiro, un colorante extraído a partir de caracoles de las costas del actual Líbano. Ambos tintes eran difíciles de producir por su origen natural. En el caso de la sustancia de Tiro, se utilizaban más de 12.000 caracolas para obtener 1,4 gramos de compuesto, necesarios para teñir un simple pañuelo.

El tinte de la realeza y de los vaqueros

Los investigadores encontraron hilos de color azul que decoran una tela de rayas hallada en el sitio Huaca Prieta de Perú. (SCIENCE PARA LN)
Los investigadores encontraron hilos de color azul que decoran una tela de rayas hallada en el sitio Huaca Prieta de Perú. (SCIENCE PARA LN)

Estas cifras muestran las dificultades técnicas y económicas que sufrían las civilizaciones antiguas para extraer tintes naturales. Hasta la fecha se creía que los sabios egipcios habían sido los primeros en conocer la “fórmula mágica” para producir un colorante accesible únicamente para la realeza y los nobles. Su producción artificial tuvo que esperar hasta finales del siglo XIX, cuando el químico Adolf Baeyer descubrió el modo de sintetizar el tan ansiado índigo.

Un estudio, publicado en la revista Science Advances, derrumba las teorías sobre la fabricación del índigo en el antiguo Egipto. Según el equipo de Jeffrey C. Splitstoser, el yacimiento arqueológico de Huaca Prieta en el actual Perú esconde la evidencia más antigua hasta la fecha de producción de índigo. Los seres humanos ya obtenían y utilizaban este compuesto hace 6.000 años, algo más de un milenio antes de lo que se pensaba. Los científicos han llegado a esta conclusión después de analizar por cromatografía hilos de color azul encontrados en unas telas en Huaca Prieta.

Este yacimiento arqueológico, descubierto en 1946 por el equipo de Junius Bird, se sitúa cinco kilómetros al norte de la desembocadura del río Chicama en la provincia de Ascope. Este lugar es conocido por haber sido habitado hace más de 14.000 años, y allí pueden verse todavía viviendas subterráneas, indicios de prácticas agrícolas o vasijas. El sitio pudo ser abandonado por una crecida del mar, aunque en este yacimiento quedaron enterradas las pruebas de la civilización que habitó Huaca Prieta. Entre otras, las telas de algodón ahora estudiadas por el grupo de Splitstoser.

En el trabajo publicado en Science Advances, los investigadores muestran que el índigo hallado en los trozos de ropa proceden de la savia del arbusto Indigofera tinctoria. Este colorante, conocido en la actualidad como carmín de índigo o indigotina, es obtenido sintéticamente de forma mayoritaria y se emplea en la industria alimentaria con el código E 132. El tinte hallado en el corazón de Perú es utilizado en confitería para fabricar caramelos o en la producción de bebidas y helados. A nivel industrial o biomédico, el compuesto orgánico se aplica también para detectar fugas de ozono o de líquido amniótico en mujeres embarazadas, respectivamente.

El índigo era usado para teñir telas en China, además de su empleo tradicional en el antiguo Egipto. En la actualidad, el colorante sintético también se aplica para fabricar y colorear los pantalones vaqueros. Ejemplos que muestran cómo los avances en química orgánica nos han permitido “democratizar” un tinte reservado a los faraones egipcios, cuyos orígenes se remontan a las civilizaciones prehispánicas, para extender su uso a toda la población.

(Cadenas de noticias)




pop_corn_duccio_bonavia

Hace 6.700 años los peruanos ya comíamos ‘pop corn’

Hace 6.700 años los habitantes de la costa de Perú ya comían ‘pop corn’, 1.000 años antes de lo que se pensaba, según un nuevo estudio que divulgó hoy el Museo Nacional Smithsoniano de Washington.

La investigación ha revelado que las mazorcas de maíz más antiguas que se han hallado, que tienen entre 6.700 a 3.000 años, fueronencontradas en Paredones (Nazca) y Huaca Prieta (La Libertad), en la árida costa del Perú.

Las características de las mazorcas, las primeras que se han descubierto en América del Sur, indican que los habitantes de estos lugares comían maíz de varias maneras, incluyendo las palomitas de maíz o ‘pop corn’ y harina de maíz. Sin embargo, este grano no era todavía una parte importante de su dieta.

El grupo de investigación, dirigido por Tom Dillehay de la Universidad de Vanderbilt y Duccio Bonavia de la Academia Nacional de Historia de Perú, encontró también microfósiles de maíz con granos de almidón y fitolitos.

ANTIGUO ALIMENTO
“El maíz fue cultivado por primera vez en México hace cerca de 9.000 años a partir de una hierba salvaje llamada teosinte,” explica Dolores Piperno, del Museo Smithsoniano de Ciencias Naturales y coautora del estudio.

“Nuestros resultados muestran que sólo unos pocos miles de años más tarde llegó el maíz a América del Sur, donde comenzó su evolución en las diferentes variedades que son comunes en la región andina”, añadió.

Los indicios encontrados apuntan a que en muchas áreas el maíz llegó antes incluso de que se comenzaran a fabricar recipientes de cerámica.

Comprender las transformaciones de las características de las mazorcas y los granos de los cientos de tipos de maíz que se conocen hoy en día, así como dónde y cuándo se desarrollaron, es todo un reto debido a que sus restos no están bien preservados en los bosques húmedos tropicales entre América Central y del Sur, incluyendo a Panamá, las rutas principales por donde se expandió.

“Hay pocos datos disponibles de otros lugares en este período de tiempo, la riqueza de la información morfológica de las mazorcas de maíz y otros restos en esta fecha temprana es muy importante para la comprensión de cómo el maíz se convirtió en el cultivo que hoy conocemos”, agregó Piperno.

 

Fuente: EFE