Sarcófagos de Karajía

Losarcofagos_amazonas_21 Sarcófagos de Karajía son un importante vestigio de tumbas pre-Incas cuya construcción se le está atribuida a la llamada cultura Chachapoyas. Estos sarcófagos se encuentran ubicados en el distrito de Conila, en la provincia de Luya, en la región de Amazonas a unos 2600 msnm. Y se estima que pudieran ser edificados entre los años 1000 y 1300 d.C.

Los Sarcófagos son llamados por los pobladores del lugar con el nombre “purunmachus” (o purunmachos), y son unas esculturas antropomórficas que sobrepasan los dos metros de altitud. Las esculturas están ubicadas estratégicamente sobre piedra caliza y dan su mirada frontal hacia un abismo. Aún ahora no se ha descubierto la manera en que los pobladores del antiguo Chachapoyas llevaran tan monumentales rocas hasta dicha cima, pero se cree que debió existir entonces algún camino hoy eliminado.

Además de que la ubicación de los sarcófagos responde a un propósito de protección ante el saqueo delas tumbas que protegía – y que, se cree, pertenecieran a la élite de su cultura-, también es producto de sus creencias religiosas, ya que los pobladores pensaban que si el cuerpo custodiado fuese destruido (por agentes naturales o humanos), la vida de este sujeto concluía definitivamente. Esta idea se incrementa si se tiene en cuenta el punto hacia donde mira la construcción, ya que al mirar hacia el este, por donde emerge el sol, estaría simbolizando el renacimiento, además de advertir la posible creencia Chachapoyas de una vida después de la muerte.

A nivel escultórico y distribucional, los sarcófagos están agrupados de 4 a 8 (aunque la causa de esta distribución no está explicada aún por los arqueólogos), y unidos lateralmente. Del mismo modo se encuentran reclinados por su extremo posterior a la roca de la cueva que los alberga. Los purunmachus constan de un rostro de características planas y anchas elaborados a base de arcilla, un busto en el que se pueden observar diversos motivos geométricos típicos en las construcciones de esta cultura y que simbolizan a sus deidades protectoras y un cuerpo hueco que sirve de receptáculo funerario.

Las cabezas de los monumentos de Karajía se caracterizan por la presencia de narices de formas salientes que dan la impresión de que se tratara de picos de aves de rapiña, al igual que presentaban las mandíbulas más marcadas de lo normal. Sobre las cabezas de los monumentos pueden apreciarse los llamados “cráneos trofeos” a modo de un tocado o corona que otorgaban rasgos de majestuosidad a la escultura. Como los sarcófagos eran estructuras huecas, tenían en su interior el suficiente espacio para albergar en ellos a un muerto ilustre, mismo que, para poder ser contenido en su cavidad funeraria debía ser previamente momificado y sentado en posición fetal, además de ser arropado con diversos mantos típicos de su pueblo.

Para que el visitante pueda acceder a la vista de esta zona debe estar preparado para un recorrido de aproximadamente cinco horas y que comienza en la ciudad de Chillo hacia Caclic para tomar la ruta hacia Luya y posteriormente hasta Cohechán para pasar a San Miguel de Cruzpata y recién desde este lugar realizar una caminata guiada de aproximadamente una hora, para poder apreciar la maravilla de las construcciones funerarias de esta cultura pre-inca.

image_pdfimage_print

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *