Las mujeres de la élite WARI y su atuendo

En las últimas décadas, los estudios de arqueología andina han mostrado un creciente interés por explorar el tema de las mujeres y el papel que desempeñaron en la sociedad antigua. Esta situación se debe, sin duda, tanto a los descubrimientos de nuevos contextos funerarios de mujeres de alto rango en los Andes, como al surgimiento de los estudios de género en la arqueología en general. Estos últimos, fundamentados en las teorías feministas, contribuyeron de modo decisivo a enriquecer el conocimiento del tema del género en la prehistoria andina y, lo que es importante, permitieron presentar una visión menos distorsionada de los roles e identidades sociales del pasado. En este caso es de particular importancia el examen del concepto de la dualidad de género (masculino/ femenino) y su correlación con el sexo biológico, lo que en los Andes se presenta de modo mucho más complejo al basarse en la relación binaria y complementaria1.

Fig. 56 Anónimo cuzqueño. Manuela Túpac Amaru. ca. 1777. Óleo sobre tela. 167 x 106 cm. Museo de Arte de Lima. Donación Colección Petrus y Verónica Fernandini. 2013. 12. 1

Tanto las evidencias funerarias como las representaciones iconográficas muestran que a lo largo del tiempo, las mujeres andinas de élite ocuparon diferentes posiciones sociales, culturales, políticas y económicas. Por lo tanto, se puede observar claramente que su éxito y prestigio social dependía, al igual que en otras partes del mundo, del acceso a bienes materiales y simbólicos. Por ello, en el caso del mundo prehispánico caracterizado por la presencia de culturas ágrafas, los contextos arqueológicos son lo más importante para el estudio de los roles de género, así como para explicar los estereotipos de las mujeres de la antigüedad. El rango de las personas se refleja tanto en la cantidad y la calidad de los objetos y ofrendas que formaban sus ajuares funerarios, como en las características propias de sus tumbas y en su ubicación en los espacios arquitectónicos.

Desafortunadamente, la mayoría de los entierros ricos corresponden a las culturas del periodo Intermedio Temprano (200-800 d.C.), donde se observa una notable diversificación social de la nobleza femenina. Una de las tumbas más notables es la de la “Señora de Cao”, que fue hallada en el complejo monumental de la huaca de Cao Viejo junto con su ajuar, compuesto por objetos de prestigio de metal y otros materiales valiosos2. Lo que llama la atención es que entre sus bienes figuraban los atributos usualmente relacionados con el poder y el prestigio masculinos, como armas. Otros contextos arqueológicos, como las tumbas de San José de Moro, en el valle de Jequetepeque3, o de Illimo y Chornancap, en el valle de Lambayeque4, proporcionan valiosa información acerca de las mujeres de la élite norteña en la fase tardía de la cultura Moche y tradición Lambayeque. El ajuar y la pompa fúnebre sugieren que estas señoras de la costa septentrional del antiguo Perú animaban la vida espiritual de la época, desempeñando el posible papel de funcionarios del culto religioso.

El alto estatus de la mujer de la época no quedaba limitado únicamente a las llanuras costeñas. Los contextos funerarios con mujeres de alto rango hallados en Queyash Alto5, Pashash6 o Pacopampa7, revelan que en la sierra las mujeres también gozaban de una posición elevada vinculada al poder económico, político y religioso. Ellas tenían acceso a los bienes de lujo (objetos de metal) y desempeñaban un papel central en la preparación de alimentos y bebidas –como la chicha– para los banquetes rituales u otros eventos sociales en los cuales participaban activamente.

Fig. 57 Dibujo de la crónica de Felipe Guamán Poma de Ayala de mujer curaca inca

Lo relevante es que estas evidencias arqueológicas reflejan una amplia estratificación de la nobleza femenina y sugieren además, según la interpretación prevaleciente, que el estatus de la mujer en la sociedad no fue necesariamente inferior al del varón. Desafortunadamente no disponemos de registros arqueológicos y datos notables para todos los periodos de la cronología andina. El tema se complica aún más para el caso de las culturas relacionadas con la difusión de las tradiciones sureñas por todo el ámbito andino, es decir, a las culturas Tiwanaku, Wari e Inca. Esto se debe a que son pocos los contextos funerarios relativamente modestos de la nobleza, que escaparon intactos a la destrucción de los saqueadores y sobrevivieron hasta nuestros días, así como a la rarísima presencia de la mujer en la iconografía de la época. Entre los escasos entierros de élite investigados en los centros de Huari y Conchopata8, las únicas afirmaciones referidas a los contextos funerarios femeninos se limitan a represen-tantes de supuestas élites de clase media alta, como por ejemplo la mujer adulta sepultada en una tumba de cista, con la cabeza cubierta con una olla utilitaria del estilo huamanga (EA-105, Conchopata)9. A partir de estos hallazgos, algunos investigadores sugieren que este último constituye un patrón representativo de todos los entierros de mujeres y jóvenes del lugar, el que está relacionado con los conceptos e ideas de género10. Aunque son escasas las evidencias arqueológicas que se han conservado debido a las desfavorables condiciones climáticas de la región, puede suponerse que durante este periodo las mujeres gozaban de un elevado estatus tanto social como económico, lo que se desprende de su ajuar funerario, que incluía distintos bienes suntuarios tales como cerámica de diversos estilos, objetos de metal, turquesa y Spondylus sp.

Otros datos relevantes, que abren una ventana al ajuar funerario de las mujeres de élite, provienen de la periferia del imperio Wari. Las evidencias arqueológicas recuperadas en la sierra así como en la costa sur y central11, demostraron la existencia de contextos funerarios de mayor riqueza, pero debido a la gran destrucción causada por los saqueadores, los trabajos arqueológicos se limitaron a reconstruir solo una parte de los ajuares. Sin embargo, los hallazgos recuperados dejan en claro que durante esta época, tanto los hombres como las mujeres estuvieron rodeados de bienes de la mejor calidad producidos con materiales provenientes de lugares fuera del ámbito local, lo que legitimaba su estatus y prestigio social. Se supone que el ajuar de los miembros de la elevada élite, como en el caso de las tumbas de La Real, estuvo caracterizada por su gran variedad, no sólo en lo que se refiere a objetos considerados como bienes de lujo y que eran visualmente atractivos, sino también por los instrumentos de carácter utilitario relacionados con la producción artesanal12.

Conjunto de orejeras de forma tubular con motivos geométricos y zoomorfos. Hueso tallado e inciso. Dimensiones variadas. PIA Castillo de Huarmey. Ministerio de Cultura del Perú.

Dadas las limitaciones de los contextos funerarios y de los registros iconográficos documentados y analizados por los arqueólogos, los investigadores suelen apoyarse más bien en datos históricos y etnográficos (Fig. 56).

La mayoría de estos fueron examinados por María Rostworowski13, quien no sólo señaló el papel de las coyas o reinas incaicas, poseedoras de tierras propias y numerosos yana o servidores, sino que además resaltó que en el mundo andino el poder no era un privilegio del varón, ya que hubo señoríos gobernados por mujeres curacas (Fig. 57). La dualidad, tan distintiva en el mundo andino, se reflejó también en dos formas opuestas de concebir el ideal de una mujer de alta alcurnia; basta recordar en este sentido a las mujeres míticas del incario:

Mama Ocllo, la mujer noble subordinada, y Mama Huaco, la valiente mujer guerrera libre e independiente. Por supuesto que el estudio de las fuentes etnohistóricas brinda muchos otros testimonios de la presencia femenina en distintos ámbitos de la sociedad prehispánica, que contribuyen de manera significativa al conocimiento del mundo antiguo. Sin embargo, para poder cruzar información distinta con el fin de explorar a profundidad los aspectos del pasado, como en este caso la naturaleza del ajuar personal de las mujeres de élite, tenemos que disponer de contextos mortuorios completos.

Conjunto de orejeras de forma tubular. Plata y oro laminado y enrollado. Dimensiones variadas. PIA Castillo de Huarmey. Ministerio de Cultura del Perú.

El descubrimiento de la tumba del mausoleo imperial Castillo de Huarmey constituye el primer contexto funerario hallado intacto, que aporta datos relevantes sobre las mujeres de la alta nobleza wari. Se trata de un descubrimiento en donde tanto el rango como el número de sus ofrendas funerarias, supera de lejos todo lo que antes se conocía para las Culturas Wari y Tiwanaku. Entre los artefactos descubiertos figuran piezas únicas, sin paralelos en el arte prehispánico en general. La cantidad y la riqueza del ajuar funerario, que comprende más de mil trescientos objetos de la más variada índole, no sólo impactan y estimulan la imaginación, sino que además ofrecen datos importantes sobre la identidad de las mujeres de alto estatus de la época. La importancia de la singularidad de las mujeres sepultadas quedó reflejada también en la planificación y delimitación del espacio de la tumba, que formaba parte –junto con una serie de recintos menores repletos de ofrendas– del mausoleo principal de la élite wari que dominaba el paisaje del valle bajo, que incluía el litoral marino. En los cimientos del mausoleo se encontró la cámara principal, que ocultaba a sesenta y cuatro individuos, cincuenta y ocho de los cuales pertenecían a la nobleza femenina más encumbrada, que fueron enterradas con sus objetos personales más íntimos y valiosos.

Notas:
( 1) Entre otros: Moore, Henrietta.
A Passion for Difference. Essays in Anthropology and Gender. Bloomington: Indiana University Press, 1995; Ebert, Virginia, y Thomas C. Patterson. “Gender in South American Archeology”, en Nelson, Sarah Milledge (Ed.), Worlds of Gender: The Archaeology of Women’s Lives Around the Globe. Lanham: Altamira Press 2007, pp. 259-280; Vogel, Melissa A., y Robyn E. Cutright. “Gender in South American Prehistory”, en Bolger, Diane (Ed.), A companion to Gender Prehistory. Chichester: John Wiley & Sons 2013, pp. 585-607; Lyon, Patricia.“Female Supernaturals in Ancient Peru”, Ñawpa Pacha, 16: 95-140, 1978; Hocquenghem, Anne Marie, y Patricia J. Lyon.
“A Class of Anthropomorphic Supernatural Female in Moche Iconography”, Ñawpa Pacha 18: 27-50, 1980; Ulla Holmquist. El personaje mítico femenino en la iconografía moche. Memoria de bachillerato. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú, 1992; Gero, Joan M. “Genderlithics: Women’s Roles in Stone Tool Production”, en Gero, Joan M., y Margaret W. Conkey (Eds.), Engendering Archeology: Women and Prehistory. Oxford: Blackwell Publishing, 1991, pp. 163-193; Rostworowski de Diez Canseco, María. La mujer
en la época prehispánica. Lima: Instituto de Estudios Peruanos, 1986.
(2) Mujica Barreda, Elías, et al. El Brujo: Huaca Cao, centro ceremonial moche en el valle de Chicama. Lima: Fundación Augusto N. Wiese, 2007.
(3) Castillo, Luis Jaime, y Ulla Holmquist. “Mujeres y poder en la sociedad mochica tardía”, en Henríquez, Narda (Ed.), El hechizo de las imágenes: estatus social, género y etnicidad en la historia peruana. Lima: Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú, 2000, pp. 13-34; Donnan, Christopher, y Luis Jaime Castillo. “Excavaciones de tumbas de sacerdotisas moche en San José de Moro, Jequetepeque”,
en Uceda, Santiago, y Elías Mujica (Eds.). Moche propuestas y perspectivas. Actas del Primer Coloquio sobre la Cultura Moche, Trujillo, 12 a 16
de abril de 1993. Trujillo-Lima: Universidad Nacional de La Libertad-Institut Français d’Études Andines, 1994, pp. 415-424.
(4) Cordy-Collins, Alana. “Labretted Ladies: Foreign Women in Northern Moche and Lambayeque Art”, en Pillsbury, Joanne (Ed.), Moche Art and Archaeology in Ancient Peru. Washington, D.C: National Gallery of Art, 2001, pp. 246-257; http://festivalcortometrajesperu.files.wordpress.com/2012/08/sec3b1ora-de-chornancap.pdf.
(5) Gero, Joan M. “Field Knots and Ceramic Beaus: Interpreting Gender in the Peruvian Early Intermediate Period”, en Klein, Cecelia F. (Ed.), Gender in Pre-Hispanic America. Washington, D.C.: Dumbarton Oaks 2001, pp. 15-55.
(6) Grieder, Terence. The Art and Archaeology of Pashash. Austin: University of Texas Press, 1978.
(7) Seki, Yuji, Juan Pablo Villanueva et al. “Nuevas evidencias del sitio arqueológico de Pacopampa, en la sierra norte del Perú”, Boletín de Arqueología PUCP 12: 69-96, 2008.
(8) Entre otros: Cook, Anita G., y Tiffiny A. Tung.“Expressing life through death: mortuary rituals in Huari society”. Ponencia presentada en la 71ª reunión anual de la Society for American Archeology, San Juan, 2006; Isbell, William H., y Anita G. Cook. “A New Perspective on Conchopata and the Andean Middle Horizon”, en Silverman, Helaine, y William H. Isbell (Eds.), Andean Archaeology, Vol. II: Art, Landscape and Society. Nueva York: Kluwer Academic/Plenum Publishers, 2002 pp. 249-305; Isbell, William H., y Antti Korpisaari. “Burial in the Wari and the Tiwanaku heartlands: Similarities, differences, and meanings”. Diálogo Andino: Revista de Historia, Geografía y Cultura Andina 39: 91-122, 2012; Tung, Tiffiny A. Violence, Ritual and the Wari Empire.
A Social Bioarcheology of Imperialism in the Ancient Andes. Gainesville: University Press of Florida, 2012.
(9) Isbell, William H., y Antti Korpisaari.“Burial in the Wari and the Tiwanaku heartlands”.
(10) Isbell, William H., y Antti Korpisaari. Op. cit., pp. 103-105.
(11) Entre otros: Yépez Álvarez,
Willy J., y Justin Jennings (Eds.), ¿Wari en Arequipa? Análisis de los contextos funerarios de La Real. Arequipa: Museo Arqueológico José María Morante, Universidad Nacional de San Agustín de Arequipa, 2012; Schreiber, Katharina J. Wari
Imperialism in Middle Horizon Peru. Ann Arbor: University of Michigan, 1992; Billman, Brian R. “Regional Approaches to the Study of Prehistoric Empires: Examples from Ayacucho and Nasca, Peru”, en Billman, Brian R., y Gary M. Feinman (Eds.), Settlement Patterns Studies in the Americas: Fifty Years Since Viru. Washington, D.C: Smithsonian Institution, 1999; Pozzi-Escot, Denise, y Rommel Ángeles. Entrelazando el pasado, textiles de Huaca Malena. Lima: Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 2011.
(12) Yépez Álvarez, Willy J., y Justin Jennings (Eds.), ¿Wari en Arequipa?
(13) Rostworowski de Diez Canseco, María, La mujer en la época prehispánica.

 

Autora: Patrycja Przadka Giersz
Universidad de Varsovia

Extracto del artículo:
“Ajuar personal: las mujeres de la élite wari y su atuendo”
Contenido en el libro:
“Castillo de Huarmey, El Mausoleo Imperial Wari”

image_pdfimage_print

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: