PACHAPUPUM: naturaleza que maravilla, en Perú

El volcán Pachapupum también conocido como “El Volcán Dormido”, es una maravilla natural que se encuentra en la provincia de Huancasancos en la región Ayacucho. Esta rodeada de piedras volcánicas y de lagunas con aguas termales de diversas formas. Esta expresión natural única en el mundo y tiene su forma escalonada debido a la solidificación de la lava alrededor del cráter.

Huanca Sancos (3427 msnm) es una de las 11 provincias del departamento de Ayacucho. A su vez, Huanca Sancos tiene 4 distritos: Sancos, Lucanamarca, Carapo y Sacsamarca. Es en este último distrito donde se encuentra Pachapupum.

Se puede acceder a la parte alta de este volcán, de aproximadamente 30 metros de altitud, por una formación de pasos que forman algo similar a una escalera formadas naturalmente. Al llegar al cráter que tiene un diámetro aproximado de 8 a 10 metros. Se puede observar al interior y en el fondo de este volcán, agua está en constante ebullición.




El peregrinaje a Qoyllur Rit’i en los Andes cusqueños en Peru, en busca de la Estrella de la Nieve

Cada año, una semana antes del festival cristiano de Corpus Christi, decenas de miles de peregrinos en Cusco escalan los Andes peruanos para asistir al Qoyllur Rit’i – el Festival de la Estrella de la Nieve. Estas imágenes fueron tomadas en 2014 por Timothy Allen.

@TimothyAllen Derechos de autor de la imagen BBC WORLD SERVICE

 

Para esta antigua celebración religiosa cada pueblo de la región envía una delegación de bailarines y músicos vestidos con brillantes colores a la Capilla del Señor de Qoyllur Rit’i. El ritual está asociado con la fertilidad de la tierra y con la adoración a los Apus (cerros, dioses tutelares) y forma parte de una de las fiestas de naciones indígenas más grande de América.

@TimothyAllen Derechos de autor de la imagen BBC WORLD SERVICE

 

El festival tiene una base católica que data de fines de los 1700, cuando según se dice, una imagen de Jesús apareció en una roca tras la muerte de un niño pastor. También está basado en una reverencia a la constelación de las Pléyades, que desaparece y reaparece en el hemisferio sur en esa época del año y está vinculada a una cosecha abundante.

@TimothyAllen Derechos de autor de la imagen BBC WORLD SERVICE

 

El campamento principal, conocido como el Santuario, está en el valle de Sinakara, a 4.600 metros sobre el nivel del mar. Muchos preregrinos se preparan para el cambio de altura bebiendo o masticando hojas de coca. Sobre el valle se ubican los glaciares sagrados de Monte Quillqip’unqu.

@TimothyAllen Derechos de autor de la imagenBBC WORLD SERVICE

 

En la ruta hacia el Santurario se colocan cruces donde los peregrinos cristianos muestran reverencia encendiendo velas y orando.

@TimothyAllen Derechos de autor de la imagenBBC WORLD SERVICE

 

El uso de látigos en Qoyllur Rit’i es común. Los ancianos suministran un castigo ceremonial a los jóvenes peregrinos que violen las estrictas reglas del festival religioso.

@TimothyAllen Derechos de autor de la imagen BBC WORLD SERVICE

 

Los machulas (músicos) enmascarados representan a los machus nawpa, los míticos primeros pobladores de los Andes. Estos hablan con voces chillonas y agudas para reflejar sus múltiples personalidades que muestran con personajes que van desde bufones hasta policías.

@TimothyAllen Derechos de autor de la imagen BBC WORLD SERVICE

 

Cuando los peregrinos llegan al Santurario, emerge un pueblo enorme de carpas con puestos de alimentos y restaurantes. Incluso se puede comprar pescado fresco que llega al lugar vivo en barriles de agua transportados por burros.

@TimothyAllen Derechos de autor de la imagen BBC WORLD SERVICE

 

Los Ukukus -personajes míticos mitad oso mitad hombre- se visten con ropas de lana de colores oscuros y máscaras. Quienes asisten al festival con regularidad hablan de la disminución del tamaño de los glaciares en décadas recientes y dicen que el hielo ha retrocedido considerablemente.

@TimothyAllen Derechos de autor de la imagen BBC WORLD SERVICE

 

Después de depositar sus cruces en la nieve, los grupos de Ukukus descienden a la base del glaciar para pasar la noche juntos y rodeados de velas.

@TimothyAllen Derechos de autor de la imagenBBC WORLD SERVICE

Cuando amanece, la llegada de las cruces que regresan al Santuario es motivo de gran celebración. Los peregrinos entonces se preparan para un día entero de procesiones hacia el pueblo de Tayancani.

@TimothyAllen Derechos de autor de la imagenBBC WORLD SERVICE

El viaje de Yanacocha hacia la iglesia en el pueblo de Tayancani debe realizarse en la noche. La luz de las antorchas de los peregrinos puede verse a través de las montañas durante las ocho horas del trayecto bajo las estrellas.

@TimothyAllen Derechos de autor de la imagen BBC WORLD SERVICE

 

Con su encarnación colorida, ecléctica y contemporánea, el festival de Qoyllur Rit’i no sólo honra a Jesús sino tambiéjn a los dioses de la montaña, los Apus, que eran adorados por los sudamericanos antes de la llegada del cristianismo al continente. (Todas las fotos son propiedad de Timothy Allen y están sujetas a derechos de autor).

 

Fuente. BBC Mundo




Cómo se explica la belleza de Vinicunca, la montaña de los siete colores que atrae a miles de turistas en Perú

La Montaña de los Siete Colores queda a 5.200 metros sobre el nivel del mar.

A unos 100 kilómetros al sureste de Cusco, Perú, existe un arcoíris hecho montaña.

Se trata de la montaña de los Siete Colores, también conocida como Vinicunca o Arcoíris.

El peregrinaje en los Andes peruanos en busca de la Estrella de la Nieve
El monte se encuentra en la Cordillera del Vilcanota a 5.200 metros sobre el nivel del mar, en el distrito de Pitumarca.

Sus laderas y cumbres están teñidas por unas franjas de intensos tonos de fucsia, turquesa, lavanda y dorado.

El espectáculo visual que ofrece Vinicunca atrae visitantes desde inicios de 2016, según le dijo Haydee Pacheco, funcionaria de turismo de la Municipalidad de Pitumarca, a BBC Mundo.

En poco más de dos años, los viajeros que llegan a tomarse fotos con la cumbre pasaron de unas pocas decenas a cerca de 1.000 al día, aseguran medios peruanos, pese al frío y la altitud del lugar.

Los habitantes de la comunidad de Pampachiri, en Pitumarca, suelen trabajar como guías o vendedores de artesanías alrededor de la montaña.

Gracias a su popularidad, impulsada también por las redes sociales, el cerro se convirtió en un destino habitual en los rankings de atractivos turísticos del mundo.

Por ejemplo, en agosto de 2017, apareció en la lista de 100 lugares para visitar antes de morirrecomendados por expertos en viajes en la página web Business Insider.

El boom turístico es bastante reciente, pero la historia de la montaña y sus colores, empezó hace millones de años.

Minerales
El aspecto de arcoíris de Vinicunca se debe a “una compleja historia geológica de sedimentos marinos, lacustres y fluviales”, según un informe de la Oficina de Paisaje Cultural de la Dirección Desconcentrada de Cultura de Cusco.

10 formaciones rocosas de una belleza insuperable
Estos sedimentos, transportados por el agua que antes cubría la zona, datan de entre los periodos terciario y cuaternario, es decir, de hace unos 65 a dos millones de años.

Los turistas caminan un par de horas para llegar al mirador de la montaña y tomarse la deseada foto.

A lo largo del tiempo, los sedimentos fueron formando capas (con distintos tamaños de granos) que hoy se ven como las franjas que tanto atraen a los turistas.

El movimiento de las placas tectónicas del área elevó estos sedimentos hasta que se convirtieron en montañas.

5 destinos turísticos amenazados por el exceso de visitantes (y dos están en Latinoamérica)
Luego fueron adquiriendo sus colores llamativos a causa a la oxidación de sus minerales, ejercida por la humedad de la zona, y a la erosión de los mismos, le explica a BBC Mundo César Muñoz, miembro de la Sociedad Geológica del Perú (SGP).

Muñoz y el estudio de la Oficina de Paisaje Cultural detallan la composición de cada franja de acuerdo a su color.

  • Rosado o fucsia: mezcla de arcilla roja, fangolitas (fango) y arena.
  • Blanquecino: arenisca (arena de cuarzo) y piedra caliza.
  • Morado o lavanda: marga (mezcla de arcilla y carbonato de calcio) y silicatos.
  • Rojo: argilitas y arcillas.
  • Verde: arcillas ricas en ferro magnesiano (mezcla de hierro y magnesio) y óxido de cobre.
  • Pardos amarillentos, mostaza o dorado: limonitas, areniscas calcáreas ricas en minerales sulfurados (combinados con azufre).

 

También hay montañas de colores en el Parque Nacional Geológico Zhangye Danxia, en China.
Fabián Drenkhan, investigador del Instituto de Ciencias de la Naturaleza de la Pontificia Universidad Católica del Perú, le señaló a BBC Mundo que estas mezclas también contienen óxidos de hierro, que suelen ser de color rojizo.

Pero, si estos colores llamativos llevan millones de años tiñiendo la montaña, ¿por qué se hizo famosa hace relativamente poco tiempo?

¿Instagram?

Algunos medios internacionales y peruanos señalan que Vinicunca quedó al descubierto debido a que el cambio climático derritió la nieve que la cubría.

Sin embargo, los geólogos consultados por BBC Mundo no apoyaron esa afirmación al 100%.

Los maravillosos cerros de Bogotá que solo se pueden visitar con policía
Juan Carlos Gómez, del Instituto Geofísico del Perú (IGP), le dijo a BBC Mundo que el cerro estaba cubierto “parcialmente” de hielo y que recibía nieve temporal hasta inicios de los años 90.

En la misma línea, Fabián Drenkhan señaló que no cree que la cumbre haya sido un glaciar en los últimos años o décadas.

IMG_0275
Valle Vinicunca (Jaime Briceno)

“Mientras no tenga la evidencia de qué pasó exactamente en esta montaña, tendría cuidado de decirlo (que el cambio climático la dejó al descubierto), pero sí se puede decir que alrededor sí ha habido un derretimiento glaciar bastante fuerte”, afirmó.

A veces cae nieve temporal alrededor de la montaña, pero no suele impedir el turismo.
Los pobladores de Pitumarca -según Haydee Pacheco, de la municipalidad de este distrito- cuentan que había nieve hace unos 70 años.

Pacheco explica que la montaña ganó popularidad gracias a la promoción de los turistas que pasaban caminando por el lugar en dirección al Ausangate, un nevado sagrado para los cusqueños.

La revista colombiana Semana atribuye el éxito del fenómeno a los usuarios de Instagram y Facebook.

Un artículo de julio de 2017 dice que “las imágenes que se muestran (en la red social) están llevando a que la gente se embarque en un avión para replicar la foto”.

Al leer este artículo, ¿estabas pensando ya en cuántos “me gusta” recibirías por un retrato con el arcoíris macizo detrás?

 

Fuente: BBC Mundo




Qapac Ñan Ccorca: nueva ruta turística, no tradicional en Cusco

El recorrido Qapac Ñan Ccorca es parte del proyecto denominado Circuitos Turísticos No Tradicionales y está dirigida tanto a turistas nacionales como extranjeros.

Con el objetivo de motivar el turismo no tradicional y generar un mayor interés por la cultura cusqueña entre los turistas nacionales y extranjeros, la Municipalidad de Cusco ha diseñado un nuevo recorrido gratuito de circuitos turísticos no tradicionales, denominado Qapac Ñan Ccorca.

Aunque el primer recorrido empezó este viernes 27 de abril, habrá otros previstos para el 11 de mayo, el 6 y 22 de junio, informaron.

Este nuevo circuito busca promocionar la zona de Ccorca, lugar donde se situaron los primeros asentamientos humanos que conformaron los primeros grupos étnicos de la región.

La Sub Gerencia de Turismo y Cultura, encargada de ejecutar el proyecto “Circuitos Turísticos No Tradicionales” , indicó que entre los atractivos que se podrán apreciar durante el recorrido está el Centro Arqueológico de Machucorimarca, los Farallones de Tecsecocha, el Camino Inca al Contisuyo – Qapac Ñan, el Apu mama Simona, el Templo Santiago apóstol de Ccorca, el sitio arqueológico de Huanoc, entre otros.

 

Fuente: El Comercio




Los atractivos turísticos de Huancavelica

Plaza de Armas de Huancavelica

El departamento de Huancavelica celebró el 28 de abril su 179° aniversario de Restitución Política del departamento de Huancavelica con diversas actividades. Los actos continuarán esta semana y aprovechando el feriado conozca los hermosos atractivos turísticos de la región.

 

Huancavelica se encuentra situada en la vertiente oriental de la Cordillera de los Andes, a orillas del río Ichu, afluente del conocido río Mantaro. En las épocas preincas, Huancavelica fue conocida como la región de los Angaraes y Chancas, enemigos acérrimos de los Incas.

La etimología de la palabra Huancavelica posee diversas versiones, pero la más citada proviene de la voz quechua Wanka Willka, que supuestamente significa “Piedra Sagrada”, aunque esta interpretación no concuerde con la gramática quechua. A continuación sus principales atractivos turísticos:

Plaza de Armas de Huancavelica

Conocida inicialmente como Plaza de la Independencia, luego Plaza Leguía y finalmente Plaza de Armas. Su pileta data de 1869 y está construida íntegramente en piedra.

Es de estilo colonial y en su perímetro se encuentran las principales instituciones de la ciudad. Allí está la Catedral San Antonio, que destaca por su altar tallado en madera y por estar recubierto con pan de oro. (Foto: Juan Puelles/ PromPerú)

Iglesia y ex convento de San Francisco

Iglesia y ex convento de San Francisco

Ubicada en la Plaza de Armas. Fue construida en el siglo XVII. Su frontis impresiona por el contraste entre sus blancas torres prismáticas y su fachada de estilo barroco, labrada en piedra volcánica de color rojo. En su interior predomina el decorado barroco del altar mayor y destacan el púlpito y los altares laterales en pan de oro.

Museo Regional Daniel Hernández Morillo

Guarda el testimonio histórico de Huancavelica. Las evidencias arqueológicas de los primeros pobladores que vivieron entre los 10,000 y 4,000 años de antigüedad.

En este mismo ambiente se halla el Museo de Arte Popular Sergio Quijada Jara, donde se exhiben cuadros y objetos que expresan las manifestaciones culturales de Huancavelica.

Está ubicado en el Jr. Demetrio Molloy, cdra. 2 – Plaza San Juan de Dios.

Iglesia y ex convento de San Francisco

Iglesia y ex convento de San Francisco

Fue construida en 1774 y se conserva casi intacta pese a los movimientos sísmicos que han soportado. Es de estilo mestizo y en el interior se aprecian retablos barrocos, tallados en madera y bañados con pan de oro. Se ubica en la plaza Bolognesi s/n.

 

Iglesia Santo Domingo

Es el centro de la advocación a la Virgen del Rosario y a Santo Domingo, cuyas imágenes fueron traídas desde Roma. Según se cuenta, la iglesia de Santo Domingo estaba comunicada por pasadizos secretos con el templo de San Francisco. En su interior se puede apreciar la pintura del Señor de la Sentencia y Resurrección, pintada en 1666. Se ubica en el jirón Carabaya s/n, plaza Santo Domingo.

Iglesia San Juan de Dios

En su interior se conservan lienzos de la escuela de Huamanga. Esta iglesia se caracterizó por la caridad a los indígenas pobres que trabajaban en la mina de Santa Bárbara. Data del siglo XVII. Se encuentra ubicada en la plaza San Juan de Dios s/n.

Iglesia San Sebastián

Iglesia San Juan de Dios

El cielo raso de la nave derecha está íntegramente cubierto con pan de oro. Destaca también la imagen del Señor del Prendimiento, cuya devoción convoca a miles de fieles en Semana Santa. Está ubicada en la plaza Bolognesi s/n. Data del siglo XVIII.

Puente Colonial de la Ascensión

Se edificó en el límite que hoy divide el centro de la ciudad de Huancavelica del distrito de la Ascensión, para afianzar la red del sistema de arrieraje. El puente conserva su estructura original a pesar de haber sufrido diversas remodelaciones: presenta arcos en ambos lados que enmarcan la suave línea curva de su parte central. Está ubicado en el jirón Tambo de Mora s/n. Data del siglo XVII.

Iglesia de Ascensión

Iglesia San Sebastián

Esta iglesia fue construida en el siglo XVIII. Consta de una sola nave a dos aguas, portadas en arco y torre en esquina. Muestra una arquitectura mestiza. En el interior del templo son significativas las dos grandes cruces que llegan hasta el techo. Se dice que una de ellas fue construida por los españoles que explotaban las minas. Se encuentra ubicada en la plaza principal del distrito de la Ascensión.

Iglesia San Cristóbal

Iglesia construida en 1770 en el Barrio de San Cristóbal, en la zona más alta de la ciudad. En su portada, de estilo barroco, se aprecian dos torres laterales coronadas por cúpulas. En el interior se encuentran pinturas que representan la Natividad del Niño al estilo cusqueño y, en las hornacinas laterales, murales de estilo mestizo que representan la Pasión y Muerte de Jesucristo.

Aguas termales Seccsachaca “Villa Cariño”

Las aguas termales de Seccsachaca, también conocidas con el nombre de Santuario del Amor, son fuentes termo medicinales. El lugar cuenta con piscinas para niños y adultos, cascadas, puente colgante, escalada en roca y miradores naturales. Están ubicadas en la margen izquierda del río Ichu.

 




Huamanmarca: maravilla turística en la provincia de Yauyos

El complejo arqueológico de Huamanmarca es una maravilla turística que fue edificado en lo alto del cerro del mismo nombre en territorio que hoy pertenece al distrito de Carania, en la provincia de Yauyos, en la sierra de Lima.

El sitio arqueológico se ubica a casi 4,000 metros de altitud, donde el clima es frío y que no fue obstáculo para que los antiguos pobladores de la cultura Yauyos se establezcan en este impresionante lugar en un número aproximado de 2,000.

A este lugar se accede, desde Huancayo, a través de un camino arqueológico de una longitud de cuatro kilómetros que tiene varias escalinatas de piedra, una de ellas en forma de caracol; antes de llegar a las chullpas se aprecia una especie de muralla defensiva donde no hay obstáculos naturales.

Las construcciones de piedra están enclavadas en zonas rocosas con pronunciada pendiente y grandes abismos; su ubicación estratégica sirvió a los antiguos pobladores Yauyos para defenderse de sus enemigos.

Las edificaciones muestran una influencia inca, y tenían un reservorio en la parte alta ubicado paralelamente al camino principal, que conduce agua desde la laguna Huilla ubicada en la falda del nevado Kipala.

“Estas construcciones datan aproximadamente de 1,200 d.C., son del intermedio tardío donde intervino la cultura Yauyos y también cuando los Incas expandieron su imperio, y también en el inicio de la invasión española”, declaró Hilario Miguel Clemente Reyes, secretario de la comunidad de Carania.

Remarcó, asimismo, que los antiguos pobladores de Carania fueron agricultores, pero también varios se dedicaban a la minería, “la mayoría eran obreros eventuales que llegaban a Huamanmarca desde Ñapahuasi, Chinchimarca y San Felipe, ellos trabajaban en las inmensas andenerías que estaban regadas gracias a las aguas que transporta el canal de regadío que llega de la cordillera de Kipala”, acotó.

En la parte baja de la ciudadela, se puede apreciar los andenes de Carhua, y el laboratorio inca de Huaytuya, así como morteros donde se procesaban minerales, vestigios que confirman que los antiguos moradores compartieron la actividad agrícola con la minería.

Los pobladores de Carania están dispuestos a recibir la visita de más turistas amantes de la naturaleza, para que disfruten del nuevo atractivo de la reserva Paisajística Nor Yauyos–Cochas, y a ello se suman los guardaparques de esta área protegida.

“Nosotros como personal del Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado estamos promoviendo la visita a estos restos arqueológicos, queremos darle mayor impulso a todos los atractivos como la andenería y el nevado de Carania, este lugar tiene una cultura viva y posee muchos lugares para realizar turismo de aventura como trekking, rapel y un poco de alpinismo”, resaltó el guardaparque de Sernanp, Alan Quispe Auris.

 

Fuente: Andina
(FIN) PTM/MAO




arte-rupestre-sogay-arequipa

Sogay: Pueblo con tradición e historia

Sogay es quizá el Pueblo más atractivo de la zona de Yarabamba ( Departamento de Arequipa) y el que mejor conserva muestras de una arquitectura colonial mucho más adecuada a las condiciones climáticas y ambientales de la zona, pero la modernización está haciendo estragos y está dando paso a la delirante construcción de concreto y calamina. Es verdaderamente una pena perder todo el gran atractivo que presenta este Pueblo lleno de tradición e historia. (Cfr. revista Bienvenida Turismo Cultural del Perú en su edición dedicada a Arequipa el año 2005 en un artículo de Rafo León, llamado “Nuevas Rutas alrededor de la vieja Arequipa“).

Vía principal que nos traslada hacia Sogay.

Este Tradicional Pueblo está ubicado a 35 kms de la ciudad de Arequipa, a una altitud de 2600 m.s.n.m. (nivel de la plaza del pueblo). Por la importancia de sus suelos, como área de cultivo, siempre ha sido ocupado por el ser humano desde épocas pre-incas, como lo indican los restos en asentamientos aquí ubicados. Es el ícono más importante de la propuesta turística del distrito de Yarabamba y naturalmente de la “Ruta del Loncco Arequipeño”.

Desde hace unos años se ha propuesto esta ruta cultural, económica, natural e histórica para el turismo doméstico, nacional y extranjero. Es sorprendente ir por la RUTA DEL LONCCO actualmente, porque uno puede ver a este personaje típico de la campiña arequipeña; cosa que ya no se puede ver quizá en algunos lugares donde supuestamente antes el Loncco pertenecía al paisaje. En La Ruta del Loncco se conserva esto, pero se conserva vivo. La Ruta del Loncco, en este caso, no solamente nos trae esa presencia viva de una cultura milenaria, también nos trae una esperanza viva de una cultura que puede ser más milenaria aún. Por eso la Ruta del Loncco, es uno de los patrimonios culturales, económicos, naturales e históricos de la región que necesita la protección y apoyo de todos los entes pertinentes. Aquí pues, en Sogay, resalta ese personaje de la campiña típico agricultor arequipeño, persistente y trabajador, personaje que nunca se rinde frente a las adversidades.

Río Sogay que aún conserva una rica y variada fauna. Aquí en la fotografía el pato zambullidor.

Sogay se encuentra configurado por un sistema de andenerías y pequeñas parcelas, que generan un microclima , propicio para diversos . Este lugar probablemente constituya el sitio paisajísticamente más bello de la campiña yarabambina, tanto por su configuración cuanto por su ubicación alta y expectante y con una vista incomparable hacia los recursos naturales, el Misti y el Chachani.

Se localiza en una lomada extensa donde habitan familias tradicionales de Arequipa, con viviendas de sillar acondicionadas, restos históricos y un lecho de río con amplia vegetación y que en su recorrido va tomando distintos nombres de acuerdo a los poblados que beneficia con sus , así río Sogay, Quequeña o Yarabamba. Nosotros le llamaremos RÍO SOGAY, ya que es el primer pueblo al que favorece en toda esta zona. El slogan de este pueblo tradicional, donde el tiempo parece haberse detenido, es “Sogay, Naturaleza en silencio”. (Cfr. Revista “Mi Nombre es Arequipa” Nº 5).

Muestra de la andenería que circunda Sogay.

Sogay, que significa lugar de castigo, pertenecía al curacazgo de POCSI, ocupaba la cuenca del río Yarabamba y vertientes del Mollebaya es decir: Uzuña, Piaca, Pocsi, Polobaya y Mollebaya, incluyendo, Yarabamba y Quequeña. Entre sus atractivos (dentro del mismo pueblo) está la Arquitectura de las casas que lo conforman, la mayoría de ellas construidas a principios del siglo pasado; sus callecitas todas empedradas, sinuosas y en pendiente; la “Tanccana” o batán y su mano de piedra donde la gente del pueblo, antiguamente molía los granos de maíz, trigo, cebada y el famoso maíz germinado, para la no menos famosa “chicha”.

Parte de la zona de Sogay, fotografía tomada desde Cerro Borracho.

Y ya en los alrededores, también están los Petroglifos ubicados camino al viejo molino, los restos de las bóvedas y las piedras de molienda de un molino colonial (1820); la andenería del lugar, que muchos la comparan como un pequeño anfiteatro parecido al Colca pero en menor escala, y, por último, las Cascadas ubicadas en el cerro Cambraca (Cfr. artículo del Arq. Javier E. Flores Herrera en la Revista Del Colegio de Arquitectos de Arequipa, Diciembre 2009 año 1 Nº 2).

Muestra de el camino inca que unía todos estos pueblos, como Polobaya, Pocsi, Piaca, San José de Uzuña y otros; aquí la zona de Cambraca.

Sogay es, como estamos indicando, uno de los anexos que tiene un extraordinario potencial para presentar a sus visitantes. Adentrarse en Sogay, significa disfrutar de la experiencia única que combina lo tradicional y lo natural que le da un toque especial al pueblo; un pueblo tradicional donde el tiempo parece haberse detenido. Evidentemente para disfrutar está su paisaje, no por algo a Sogay se le considera como “naturaleza en silencio”; la distribuciónde las chacras, que nos regalan un inolvidable recorrido por sus verdes sembríos y zonas con presencia milenaria del ser humano que han dejado muestras de su exquisito arte en grandes moles de piedra (Petroglifos, los existentes pertenecen a la segunda modalidad, con referencia al arte rupestre).

Vista parcial del paraje de La Piedra Grande y Los Uzuña.

Cuando hablamos de segunda modalidad en arte rupestre, naturalmente nos referimos a lo propuesto por el estudioso Dr. Eloy Linares Málaga. La propuesta de este insigne Yarabambino respecto al arte referido es que existen muestras de pictografías, petroglifos, geoglifos y arte mobiliar con tradición rupestre. Los visitantes que llegan a Sogay, recorren naturalmente su territorio, pero no tienen oportunidad de ir a las zonas de los petroglifos. Esto porque se desconoce o en su defecto, no se ha promovido debidamente la existencia de tales petroglifos para el turismo.

Petroglifo de la zona de los Uzuña: Detalle de una escena de caza.

Respecto a esto último, lo más representativo que tenemos son los petroglifos de “Los Uzuña”, contiguo a la zona de la “Piedra Grande” (considerada como un símbolo de este Pueblo). El arte rupestre presenta motivos muy variados, antropomorfos, zoomorfos (camélidos en gran mayoría, escenas de caza de animales) y geométricos (líneas ondulantes). En gran parte se repiten lo encontrado en Alto San Antonio. El lugar escogido por los antiguos peruanos es de alguna manera estratégico para sus prácticas mágico religiosas.

Detalle del petroglifo de la zona de los Uzuña: Similar a lo que existe en la zona de la quebrada de Hualhuayo.

Debemos indicar que los petroglifos ocupan un sitio aparte en el arte precolombino y plantean dos problemas principales: el primero referente a su fechado, el segundo a su finalidad. A diferencia de los vestigios y cerámicos, los petroglifos están desprovistos, en la mayoría de los casos, de otro contexto arqueológico y no pueden ser relacionados con un período cultural preciso. Este grupo de Petroglifos estudiados por el Arqueólogo Eloy Linares Málaga, así como los ubicados en la lomada de Alto San Antonio, les da una antigüedad de 5,000 años A.C. (afirmación de este insigne investigador). Junto a este arte, se encontraron materiales líticos trabajados como puntas, raspadoras, raederas, machacadores y tajadores así como abundantes morteros y esquirlas que sirvieron como medios de producción para la caza de camélidos, roedores y cérvidos que alimentaron a los primeros grupostrashumantes que llegaron a toda esta zona de Sogay, San Antonio y otros del distrito de Yarabamba. Desgraciadamente todo este grupo de Petroglifos han sido depredados, algunos han sido destruidos por construcciones que allí se han hecho y en algunos casos, los mismos visitantes han fragmentado las piedras. Este importante sitio, como muchos otros en este Distrito, no es conservado como debiera ser. Aquí debemos hacer un “mea culpa” e iniciar una cruzada por facilitar la investigación, darles mayor difusión y poner en valor todo este preciado legado para el turismo.

Petroglifo ubicado en el Callejón, zona El Encanto.

Otra zona importante de petrograbados es “El Encanto”, en los lugares denominados “la Ladera” y “el Callejón”. En su gran mayoría se repite las representaciones de escenas de caza de camélidos, venados y figuras de diferente tipo, así zoomorfas como geométricas. En el Callejón notamos otras representaciones, como podemos visualizar en la fotografía que se acompaña. Como este arte está en los muros de la andenería existente, muchas piedras han desaparecido por los constantes deslizamientos que ha habido, tanto a consecuencia de las lluvias como por el mismo riego a que son sometidos estos terrenos de cultivo.

Detalle del petroglifo ubicado en la Ladera, zona del Encanto.

Paralón tampoco está exenta de restos arquelógicos y de arte rupestre. Es bueno indicar que toda esta zona es muy rica en andenería pre Inca, conserva en la parte superior canales y trazos de una pequeña urbe. Así mismo se ha podido verificar la presencia de petroglifos, con representaciones de animales y líneas ondulantes, diseminados en toda la zona.

Petroglifo ubicado en la zona de Paralón

.

Al existir presencia de petrograbados similares a los de la zona de Alto San Antonio, más precísamente la existencia de TRIDIGITOS en las piedras (suponemos que hubo presencia de Nandús en todo este territorio), consideramos que Paralón, Quebrada de la Zorra y Hualhuayo pertenecen a un mismo gran territorio junto a Alto San Antonio.

Monografias.com
Petroglifo ubicado en la zona de Paralón. Representación de TRIDIGITOS.

Lo penoso es que la andenería existente ha sido, en parte, destruida por algunas ladrilleras informales que sustraen la materia prima para la confección de su producto, como son los ladrillos. Zona importante es también Cerro “Borracho”, lugar estratégico donde se encuentra andenería pre inca y petroglifos, estos últimos figuran en la relación del Inventario Nacional de Arte Rupestre del Perú. Junto a este arte rupestre, existe también pequeñas terrazas y plataformas. Tampoco es ajeno comentar, que este sitio se presenta como estratégico para las prácticas mágico religiosas de los antiguos peruanos, que hicieron de este territorio parte de su ruta de transhumantes.

Petroglifo ubicado en la zona de Cerro Borracho. Estas representaciones nos recuerdan Alto San Antonio y la zona de Paralón.

Debemos señalar también San Pablo. En toda la zona existen diferentes evidencias que indican que este lugar en la antigüedad era un gran centro de adoración, al cual viajaban desde distintas partes en un determinado momento del año; esto por las fosas encontradas en diferentes niveles con pagos que se hacía a la tierra. En este Cerro se conservan aún canales y una andenería en su declive y, en la cumbre, hay evidencias de tumbas y habitáculos con restos de cerámica fragmentada.

Andenería prehispánica en la zona de San Pablo. Lugar de rituales de Pagos a la Madre Tierra.

Los antiguos peruanos tuvieron un profundo respeto a las fuerzas de la naturaleza, a los apus (montañas), al sol, la luna, animales y en especial a la “pacha mama” o madre tierra como parte de su religiosidad; considerándola como “fuente de vida”, hacedora de todo lo existente. Por ello construyeron lugares sagrados para rendir culto y celebrar lo místico en agradecimiento a Élla. A este ritual se le conoce con el nombre de “pago a la tierra“, actividad de reciprocidad entre el mundo material y el mundo espiritual, del ser humano y la naturaleza. Este ritual tenía como finalidad satisfacerla, nutrirla y ofrecerle los mejores alimentos para darle fuerza y energía, con el objeto que, en el futuro, les devuelva protección, , prosperidad y buenas cosechas. Se trata de una deidad que manifiesta la partición entre el dar y quitar, pues así como favorece y cuida, también castiga y reclama sacrificios. Es compasiva, pero también vengativa, caprichosa, arbitraria e impredecible.  Por ello es respetada y temida. San Pablo se convierte así como un lugar sagrado para este ritual, por ello se encuntran señales en todo su territorio de lo que aquí acontecía antiguamente.

Esto ha motivado que sujetos inescrupulosos estén depredando todo el lugar en busca de “tesoros”, pensando que estos pagos son “tapados” (tesoros enterrados) y lo único que hacen es destruir todo aquello que se considera como un legado valioso de nuestros antepasados; arruinando la andenería y fragmentando la cerámica con el contenido de estos pagos.

Cerro San Pablo, por la búsqueda de los “tapados”, se está depredando todo este lugar.

Por otro lado, en este Pueblo, tenemos: las cascadas que se encuentran en la zona de Cambraca, en el río Sogay. Este río, en su discurrir, forma caídas que han horadado las rocas, formando pozas muy profundas; y junto al paisaje agreste de los cerros que rodean el lugar, se convierten en centro de atención para los visitantes.

Cascadas formadas por el río Sogay, zona de Cambraca.

Sogay ahora ya no tiene esa originalidad y ha perdido parte de su historia gracias a la ineficacia de sus autoridades y al silencio de sus pobladores que no han sabido alzar su voz de protesta y defender las tradiciones y la Arquitectura del Pueblo.

Sogay, un pueblo con tradición e Historia y es uno de los lugares más preciados que Yarabamba presenta al turismo

Como podemos apreciar en las fotografías que acompaño, la arquitectura moderna se está trayendo abajo toda una tradición histórica en su construcción, y es precisamente esa originalidad la que convierte también a este Pueblo, en un gran atractivo para el turismo. Pero eso no es todo, gente del mismo pueblo, con la venia de las autoridades, construyeron casas de dos pisos con arcos truncados que podrían estar en cualquier sitio menos en este pueblo. A pesar de todo, esta zona resulta muy atrayente principalmente para el turismo ecológico y de aventura. En la es visitada no sólo por turistas nacionales o locales, sino también por un gran número de extranjeros. (Cfr. Artículo del Arq. Javier E. Flores Herrera en la Revista Del Colegio de Arquitectos de Arequipa, Diciembre 2009 año 1 Nº 2).

Sogay desde la plaza principal

.

Sogay es pues, un pueblo que merece toda nuestra atención y donde debemos tener mucho cuidado en combinar cultura y naturaleza; buscar el equilibrio entre la modernidad y la tradición cuando se trate de formular proyectos u otorgar licencias de construcción tanto a los pobladores del lugar, como aquellos que han adquirido propiedades en este Pueblo y, naturalmente, poner en valor todo el patrimonio que aquí existe.

 

 

 

Autor: Ismael Begazo Quenaya.

(Las fotos pertenecen al archivo del autor).




Raymi Llacta: conozca los atractivos turísticos de la región Amazonas

Amazonas celebra a partir de este domingo 4 de junio la Semana Turística de Chachapoyas y la fiesta del Raymi Llacta, y esperan recibir más de 30,000 visitantes que tienen la oportunidad de conocer los atractivos turísticos de esta región.

Amazonas posee valiosos vestigios arqueológicos y monumentos históricos, además de poseer una fauna y flora variadas que demuestra su riqueza biológica. Sus paisajes naturales son únicos y por ello una visita a sus atractivos se hace obligatorio para cualquier viajero que visite esta región.

El primer destino es el complejo arqueológico de Kuélap. Es un conjunto arquitectónico de piedras de grandes dimensiones que asombra a los investigadores que estudian la cultura Chachapoya. El sitio es una gran plataforma artificial, orientada de sur a norte, asentada sobre la cresta de roca calcárea en la cima del Cerro Barreta, provincia de Luya (ubicada a 767 kilómetros al noreste de la ciudad de Lima), sobre los 3,000 metros sobre el nivel del mar. Dicha plataforma se extiende a lo largo de casi 600 metros y tiene como perímetro una muralla que en algunos puntos alcanza 19 metros de altura.

Para acceder a Kuélap ahora se cuenta con un moderno sistema de telecabinas que se ha convertido también un atractivo turístico. Inaugurado en marzo de este año, el nuevo sistema de transportes ha aumentado notablemente el turismo. Este medio es el primero en el país.

Le sigue la majestuosa catarata de Gocta, una de las más altas caídas de agua del mundo. Dividida en dos caídas que sumadas llegan a los 771 metros de altura, su abundante forestación permite realizar una caminata por los alrededores llena de flores y animales oriundos de la zona.

A continuación, ubicados en la provincia de Luya se encuentran los Sarcófagos de Karajía, esculturas de más de dos metros de altura, hechas de piedra arcillosa y paja seca, ergidas en el borde de un acantilado, albergando los restos de antiguos líderes o familias importantes de la cultura Chachapoyas. Toda el área fue un cementerio, pudiéndose encontrar también vestigios y evidencias de otros sarcófagos.

Otro atractivo de esta región que se ubica en el distrito de San Bartolo es el mausoleo de Revash, el cual fue usado por la cultura Chachapoyas en forma de sepulcros colectivos. Accesible a través de una demandante caminata que puede ser aligerada con un viaje a caballo, estos recintos de complicado acceso deslumbran por sus detalladas construcciones levantadas en terrenos bastante accidentados, preservadas a lo largo de los años a pesar de las distintas inclemencias climatológicas.

Para quienes busquen contemplar grandes paisajes con una vista privilegiada, el cañón del Sonche ofrece una vista espectacular de una profunda falla geológica a poco tiempo de Chachapoyas. Considerada por algunos más espectacular que el mismo cañón del Colca, cuenta con un gran número de miradores, desde los cuales uno podrá apreciar a la distancia diversas cataratas que adornan el paisaje. Algunos viajeros recomiendan que se ponga más empeño en desarrollar una promoción más intensa para este destino.

La ciudad de Chachapoyas también alberga atracciones turísticas que embellecen su ciudad y acentúan su reconocida fama. La plaza de Armas alberga la memoria de la época colonial. El perímetro de esta plaza está rodeada por casonas con balcones tradicionales de la época colonial y republicana. Entre ellas destacan el local de la Municipalidad Provincial y la casa que vio nacer a Toribio Rodríguez de Mendoza, precursor de la independencia.

Por la misma ciudad, caminando, se podrá llegar al Pozo de Yanayacu, fuente de agua que data aproximadamente desde hace más de 200 años, donde se puede acceder a un mirador que permite una vista alta y privilegiada de la ciudad.

Ligeramente más lejos, se encuentra la laguna de los Cóndores, ubicada a más de 2,500 metros sobre el nivel del mar y profunda entre 70 y 150 metros. Se dice que lleva ese nombre puesto que cuando fue descubierta, podía apreciarse el vuelo de estas aves sobre ella. Actualmente, se tiene que ser verdaderamente afortunado para poder avistar a algún ejemplar sobrevolando este lugar.

Fuente: Amdina




nasca-piramides

NASCA: Interminable

Acueductos de origen milenario, piramides ocultas entre cerros de arena y el cementerio donde descansan los hombres que dominaron el desierto son solo algunos de los argumentos turísticos de Nasca, más allá de las famosas líneas que investigó María Reiche.

Desde mi asiento en el ómnibus observo, a contraluz, las sombras profundas de los huarangos mientras las dunas se pintan de dorado, al atardecer. A la distancia, el cielo se funde en tonalidades azules y yo repaso con la memoria paisajes de ensueño, locaciones mágicas que me ha dejado este viaje. Y pensar que todo empezó cuando preguntaste a dónde iríamos este fin de semana, “¡Vámonos a Nasca!”, te dije. Y tú hiciste un gesto como quien reclama que ahí solo había por conocer las líneas que estudió María Reiche. “Vamos y te demuestro lo contrario”, te respondí.

La ciudad de Nasca se encuentra a 460 kilómetros de Lima, en la región lca, a siete horas en ómnibus por la Panamericana Sur. Tiene una temperatura promedio de 30 grados centígrados, pero en verano suele llegar a los 37. Decidimos almorzar en Ica para luego tomar la conexión a Nasca, a la que llegamos al final de la tarde. Una vez en Nasca, uno encuentra hoteles de todos los precios. Después de instalarnos, buscamos donde cenar e hicimos un pequeño recorrido por la plaza: linda ciudad, tranquila, limpia, ordenada. Hay que descansar, que la aventura empezará mañana.

Las pirámides
“¿Así que tu creías que las líneas de Nasca las hicieron los extraterrestres? Siento desilusionarte –le dije–. Te voy a llevar a la ciudad donde vivieron quienes las hicieron”. Y con estas palabras, la convencí para llevarla a conocer el centro ceremonial de adobe, Cahuachi. Se ubica en la parte baja del valle, a unos 28 kilómetros del centro de la ciudad. Fue allí donde se concentraron los grupos más importantes de la sociedad Nasca. Un lugar sagrado, habitado por una gran casta religiosa.

Son 34 las pirámides entre cerros de arena, pero solo algunas están al descubierto, de tal forma que pareciera que la arquitectura de barro se mimetiza con las dunas del desierto.

Los sectores más importantes de esta antigua ciudad son la Gran Pirámide, con sus cerca de 29 metros de altura, el Templo de las Plataformas Escalonadas y las plazoletas ceremoniales de Cahuachi. Hasta este centro de culto arribaba la población para realizar conjuros y pagos a sus dioses, en diferentes ritos religiosos y ceremonias.

Todos los años, desde hace más de dos décadas, un equipo de arqueólogos realiza largas y meticulosas campañas de excavación arqueológica buscando desenterrar estos antiguos templos que datan del 400 a. C. hasta los 400 d. C, cuando el sitio estaba en un período de transición entre las culturas Nasca y Paracas.

Esta edificación fue abandonada tras dos grandes aluviones ocasionados aparentemente por el Fenómeno El Niño, que en ese tiempo ya hacía sus travesuras, y por un terremoto que habría ocurrido entre los 350 y 400 de nuestra era. El cementerio Elizabeth estaba maravillada, así que luego de ver donde vivían los nasca, ahora nos tocaba ver donde morían. Un taxista se ofrece a llevarnos; nos dirigimos al sur. Él nos promete que, además del cementerio de Chauchilla, nos hará conocer una plantación de algodón nativo, promesa incompleta. La famosa plantación de algodón fue una sola mata la entrada del centro de control de ingreso al cementerio. Pagamos nuestra entrada y un sendero de piedras blancas nos llevó por las diferentes fosas abiertas que, en el fondo, dejan ver esqueletos, cráneos y otros restos a la intemperie. Está claro que este lugar ha sido armado para los turistas; ahí están las momias vestidas en una especie de puesta en escena de fardos abiertos. Así eran los entierros de estos hombres que hicieron del desierto su hábitat.

Dunas y más dunas

Para terminar el día con diversión, alquilamos un tour que nos llevó a Cerro Blanco, la duna más alta del mundo, con 2,078 metros de altura. Se encuentra a unos 20 kilómetros de Nasca, en la llamada Cuesta del Borracho. Acá, al igual que en Ica, podrá hacer sandboard y caminar por las siempre cambiantes dunas. Pasamos momentos que difícilmente olvidaremos. Ya en el ómnibus, ella descansa. Ahora sabe que no son solo las impresionantes líneas de Nasca lo que uno puede encontrar y disfrutar al sur de Ica, sino también sus paisajes, su pisco, su historia, su arqueología y sus dunas.

Los acueductos de Cantayo

– Para dominar el desierto, los nascas necesitaban agua. A 8 kilómetros de la ciudad, 12 minutos en auto, conocimos algo sorprendente.
– Hace 2,000 años, los habitantes de Nasca desarrollaron un sistema de acueductos subterráneos para irrigar las partes secas del valle. Este sistema de irrigación es único en el Perú y, tal vez, en el mundo.
– Aún existen más de 30 canales, empleados en la actualidad por los campesinos que siembran algodón, maíz, frijoles, pallares, papas y frutas.
– Los de Cantayo son canales construidos con canto rodado, piedra laja y troncos de guarango que han resistido el paso del tiempo. Al fondo, sigue corriendo, como desde hace siglos, una corriente de agua cristalina.

De interés
➔ Desde Lima, el viaje en ómnibus dura alrededor de 6 horas. Vaya con ropa ligera sin importar la época del año. No olvide el protector solar, repelente y lentes de sol.
➔ Para volar sobre las Líneas de Nasca y Cahuachi: Aeropalcazu (Telf.: 056-771978).
➔ Para hospedarse: Casa Andina Nazca. Jr. Bolognesi 367, Nasca, a media cuadra de la plaza de Armas. También, hotel Nazca Lines (Jr. Bolognesi 147) y Ecolodge Wasipunko (Panamericana Sur km 457. Telf.: 95679-0111).

(El Peruano)




andahualillas-templo-san-pedro-restaurado

Andahuaylillas, belleza de arquitectura virreynal

andahualillas-templo-san-pedro-restauradoSi en algún lugar del Cusco resalta de manera predominante la arquitectura colonial, ese lugar es Andahuaylillas, para muchos considerada una típica villa andina colonial. Su principal atractivo turístico es precisamente el templo católico de San Pedro Apóstol, de extraordinaria belleza; de allí que se le denomine la Capilla Sixtina de América. Pinturas de la Escuela Cusqueña, murales de los siglos XVII y XVIII y pan de oro de 24 kilates en su altar mayor, entre otras llamativas características propias del barroco, lo convierten en una verdadera joya.

Tierra fértil
El pueblo se ubica a 3,198 metros de altitud y debido a que se encuentra rodeado de montañas, el clima es muy bueno y ha determinado, de alguna forma, la fertilidad de los terrenos donde se cultiva maíz y papa, entre otros productos.

Quédese en Andahuaylillas
Desde hace unos años se impulsó un proyecto para dotarla de energía y servicios de turismo básicos que garantizan una estancia apacible. Si no, siéntese en alguna de las bancas de su primorosa plaza de armas, rodeada de árboles frondosos, para entender esta invitación.

La localidad de Huaro no está lejos de allí y aún conserva la fama de ser la tierra donde residían los brujos del incanato. No obstante, allí también se levanta un templo colonial que alberga patrimonio de la maravillosa Escuela Cusqueña de arte.