Aproximación a los queros incaicos de la Colonia

Resignificación de los queros en tiempos de la moderna República peruana

Los queros figurativos policromos incaicos de la Colonia se dejaron de producir al culminar este periodo histórico con la Independencia. La definición republicana del moderno estado peruano hizo que la nobleza incaica perdiera las prerrogativas concedidas por los españoles y el quero dejó de ser el elemento y escenario de un “incanismo contestatario” al poder español (Rowe 1954; Cummins 2004: 180, 181). Es probable que, como lo indican las relaciones de los motivos del quero MO-10395 y la información etnobotánica disponible, la función original de éste, que debió tener su par “hermano”, se vincule a momentos específicos de la actividad agrícola o, al menos, así parecen indicarlo más claramente otros ejemplares (Montibeller 1994).

Entonces, volviendo nuevamente a la pregunta de Soldi: ¿Cómo llegaron a Chillwa y Urayuma los diez queros que poseían los comuneros de esas remotas aldeas de pastores en 1925? Recordemos que Mejía señala claramente que el contexto de uso de los queros de Chillwa era en ceremonias vinculadas a la fertilidad del ganado. En otras palabras, a inicios del siglo XX los queros que le fueron donados y que, además, son de diferentes estilos y antigüedad colonial ya habían perdido parte de su significado contextual de uso original, luego de un poco más de un siglo de Independencia. Sin embargo, todavía mantenían el prestigio que hacía que los conservaran y los pasaran de generación en generación como un talismán propiciatorio pero, esta vez, en ceremonias vinculadas a la ganadería. No se dice nada de su uso en pares y ninguno de los ejemplares entregados a Mejía tiene par, lo que indica que, posiblemente, no los tenían en el momento de la donación, o, que este aspecto no fuera un obstáculo lo suficientemente fuerte como para impedirles deshacerse de ellos en forma individual. De cualquier modo, no es un caso aislado de un artefacto-símbolo que proviene de la época precolombina, perdura adaptándose a la Colonia y se resignifica durante la República como sucedió, por ejemplo, con las wallaquepas o los khipus.

Palabras finales

Para terminar este artículo queremos indicar que el estudio de los queros inca coloniales y su iconografía está en sus inicios. A través de un solo ejemplar de extraordinaria belleza y complejo conjunto de motivos perteneciente al MNAAHP demostramos que la historia de uno de sus íconos, el dragón, puede ahondar profundamente sus raíces en el Viejo Mundo- tanto como el Medioevo- y que sus significados polisémicos pudieron migrar hacia América a través de diferentes vectores, convivir en diferentes segmentos sociales, asumir así nuevos significados y- a través del soporte que fosiliza el nuevo contexto iconográfico andino original- emerger resignificado en grupos agropastoriles “marginales” de la sociedad que surgieron a partir de la Independencia del Perú en 1821.

Agradecimientos

Esta investigación se inició cuando el autor se desempeñaba como curador del Departamento de Materiales Orgánicos del Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú (MNAAHP). Un avance fue presentado en el VII Congreso Internacional de Etnohistoria “América Comparada” realizado en la Pontificia Universidad Católica del Perú (2008). Finalmente, deseo agradecer a María Amalia Ibáñez, Mary Frame, Mónica Murga, Mónica Suárez, Wilfredo Loayza, Valentí Zapater, Iván Ccachura y José Luis Pino por su desinteresada colaboración.

image_pdfimage_print

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *