Vándalos realizan pintas en la piedra de los 12 ángulos

atemtato piedra 12 angulos

Nuevo atentado a la cultura. Ante falta de vigilancia, escribieron con aerosol en histórica pieza cusqueña. Daño es grave.

Un grupo de desadaptados pintó con aerosol la histórica piedra de los 12 ángulos que se encuentra a solo una cuadra de la plaza de armas de la ciudad del Cusco. El hecho se produjo la madrugada del domingo.

Efectivos policiales descubrieron en el famoso muro inca, del pasaje Hatunrumiyoq, la inscripción ‘JHK’. Esta pinta tiene unas dimensiones de 40 centímetros de alto por 50 de ancho.
El responsable de la Dirección Desconcentrada de Cultura del Cusco (DDCC), Ricardo Ruiz Caro, criticó la falta de vigilancia en la zona a partir de las diez de la noche.
El funcionario espera ahora que, a través de una cámara de videovigilancia ubicada en el pasaje Hatunrumiyoq, se logre encontrar a quienes atentaron contra la estructura incaica.

Según el jefe de la Policía de Turismo del Cusco, Juvenal Zereceda, los responsables de este repudiable hecho podrían cumplir hasta cuatro años de prisión efectiva por delito contra el patrimonio. El daño contra la piedra de los 12 ángulos es grave, ya que se encuentra dañada por factores climáticos.
Otros atentados
La situación es alarmante. Solo durante la pasada semana, La República constató tres atentados contra muros en diversos puntos de la Ciudad Imperial. Por ejemplo, en la calle Abracito, fachada del Templo de Santo Domingo, se encontró una inscripción alusiva al club Universitario, así como avisos de papel colocados con goma en un muro pétreo.
En la calle Santo Domingo, desadaptados también escribieron la palabra ‘sicarios’ en una pared colonial. Caso más grave se da en la plaza Limacpampa Chico, donde se descubrió, el jueves pasado, que se incrustaron clavos en una pared colonial con el fin de colocar carteles.

La clave

En julio de 2004, vándalos pintaron la piedra de los 12 ángulos con pintura dorada, que fue removida ese mismo día. En mayo de ese mismo año, desconocidos quiñaron esa histórica piedra con la ayuda de un cincel.

 

Fuente: La República

image_pdfimage_print