Una visión, varias disciplinas

Camino_Principal_AndinoCon el aporte de la arqueología, antropología, etnografía, geografía, historia y otras disciplinas, el Programa Qhapaq Ñan ha podido ser analizado desde diversas perspectivas y no solo como una red de caminos que comunicaba pueblos alejados entre sí. Hoy es posible tratarlo y entenderlo como una obra cuya dimensión espacial adquiere cada vez mayor importancia social y cultural.

Reconocimiento del Gran Camino.

La investigación y registro arqueológico del Qhapaq Ñan, de su estado de conservación y de la investigación sobre los sitios asociados a él, busca concluir un catastro arqueológico nacional vinculado a la extensión total del Qhapaq Ñan.

Kallanka_en_Aypate_Piura.La identificación y el registro de tramos de caminos prehispánicos y sitios arqueológicos, requiere de un agotador recorrido a pie por el camino. Para que se comprenda la magnitud del trabajo realizado, vale la pena referir algunas cifras: Se estima que a la fecha, los técnicos peruanos han identificado y registrado aproximadamente el 80% del Qhapaq Ñan en nuestro territorio, el faltante 20% aproximado aún no se registra debido a problemas de accesibilidad como cobertura vegetal y terrenos inestables.

Los museos, soporte y refuerzo de nuestra identidad Entendiendo los museos como centros de interpretación y custodia de la memoria material e inmaterial, el Programa Qhapaq Ñan busca a través de ellos vincular el pasado con el presente, unir a poblaciones y países andinos en busca de la conservación y conocimiento de sus elementos más caracterizados, para reforzar la identidad local y dotar a las poblaciones de elementos atractivos para el uso turístico en beneficio de su propio desarrollo. Dentro del Programa Qhapaq Ñan, el componente museológico ha implementado el Plan de la Red de Museos que se ha iniciado con la musealización del primer tramo de la Ruta del Peregrino (Jauja-Pachacamac) y del Proyecto Museo Nacional Pachacamac, cuya ejecución debe iniciarse en breve a fin de dotar a este importantísimo santuario de la costa del Perú, de un centro de interpretación adecuado y acorde con la importancia del sitio arqueológico.

Puente colgante Q`eswachaca sobre el río Apurímac.La Red de Museos del Qhapaq Ñan tiene como misión poner en valor el Qhapaq Ñan y contribuir con el desarrollo local, regional y nacional a través de una propuesta descentralizada que refuerce la identidad presente y de lineamientos para el uso sostenible de los recursos culturales.

Es sustantivo el aporte del conocimiento geográfico del Qhapaq Ñan que permite contextualizar el territorio y descubrir el papel que éste juega en la dinámica territorial actual.

Aportes del Qhapaq Ñan Desde el punto de vista científico y gracias a los aportes multidisciplinarios del Programa, ha sido posible establecer, entre otros lineamientos, una metodología para el reconocimiento y registro del entorno territorial relacionado al Gran Camino. Asimismo, fijar los parámetros para el estudio y catalogación de los paisajes culturales a nivel nacional y dotar una adecuada normativa para la declaración y manejo de los paisajes culturales, algunos de los cuales han sido declarados como patrimonio cultural de la Nación.

Sector Mullococha, tramo Jauja-Pachacamac.

El complejo arqueológico de AypatePaisajes: expresiones de la sociedad andina Desde las primeras ocupaciones humanas, el habitante de las zonas altas de los Andes fue capaz de responder con imaginación y eficiencia ante los retos que planteaba el territorio andino, al que intervino dejando diversidad de paisajes culturales a lo largo de la red caminera. Perviviendo aún en nuestros días como expresiones tangibles de la capacidad de las sociedades que ocuparon el extenso universo andino.

En ese sentido, es sustantivo el aporte del conocimiento geográfico del Qhapaq Ñan que permite contextualizar el territorio y descubrir el papel que éste juega en la dinámica territorial actual. Asumir el paisaje cultural como una riqueza propia y singular, será una herramienta de posicionamiento regional en el futuro.

Sector Escalerayoc, en las nacientes del río Cañete, LimaLas poblaciones y su cultura Luego de cinco años de investigación y actividades realizadas en conjunto con las poblaciones asociadas al Qhapaq Ñan, el Instituto Nacional de Cultura ha desarrollado productos finales que ponen de manifiesto la vigencia de formas de ser y vivir, tradiciones y prácticas de cosmovisión que muestran cada vez más el valor ancestral de la cultura transmitida de generación en generación y cómo ello sustenta la diversidad cultural de nuestro país, rico en expresiones y saberes.

El componente etnográfico ha aportado un conocimiento cabal de: la cultura Chopcca, etnia de Huancavelica que ha guardado celosamente sus tradiciones haciendo de ellas una práctica habitual y un elemento de identidad y orgullo; la cerámica tradicional de Pucará, como un gran remanente de técnicas alfareras cuyos orígenes se remontan a épocas milenarias; el anaco, que es uno de los elementos de vestimenta a manera de túnica, con mayor presencia y permanencia en las poblaciones en territorio peruano; la recuperación de la memoria del Inca en Huánuco Pampa; la persistencia del Tanta, en la ruta del Pariacaca; así como la sorprendente pervivencia del arte textil en Aypate, provincia de Ayabaca, Piura, en la frontera norte del país.

Lago Titicaca. Hermoso paisaje integrado al camino.Patrimonio colonial y republicano Dentro del Programa Qhapaq Ñan existe la necesidad de investigar y comprender el aporte que ha tenido el hombre en tiempos de la presencia española en nuestras tierras. Es así que encontramos espacios y territorios en los que se han superpuesto construcciones, esquemas arquitectónicos y se ha dado uso dual a lugares que trataron a lo largo de los siglos de mantener un valor ancestral, muchas veces oculto bajo las formas y visión occidentales.

Es por ello que se ha desarrollado tres ámbitos de trabajo: diagnóstico y registro, estudio de tipologías arquitectónicas y técnicas constructivas, todo ello con la finalidad de comprender las circunstancias y el valor del aporte y la presencia de los distintos grupos humanos que viven y ocupan espacios a los largo del Qhapaq Ñan.

Producto de ese trabajo son importantes publicaciones que han permitido establecer las pautas para la preservación, conservación e intervención futura en centros urbanos y ceremoniales, como Vilcashuamán en Ayacucho, que constituye uno de los lugares en los que se aprecia claramente la superposición y continuidad de las edificaciones incas con las ocupaciones modernas. Las investigaciones realizadas allí han aportado pautas para intervenciones futuras en centros similares, en los que es necesario identificar la obra primigenia para poder valorar los aportes posteriores.

Defendiendo lo nuestro La apropiación de los valores culturales es una tarea impostergable y a ella se aboca de manera intensa el Instituto Nacional de Cultura, interviniendo de manera directa en los sitios arqueológicos e históricos asociados al Qhapaq Ñan, para sensibilizar a la población, fomentar el conocimiento y cuidado de lo propio, a partir del crecimiento de la autoestima y orgullo por los valores y bienes culturales que les son propios.

Sector Mullococha, tramo Jauja-PachacamacA través de la labor del área de defensa del patrimonio, el Programa Qhapaq Ñan busca, entre otros, reducir el tráfico ilícito de bienes culturales, involucrar a la población cercana a los sitios asociados al Gran Camino para que, conociendo su valiosa riqueza ancestral, sepan cómo protegerla y puedan identificar las amenazas a que ese patrimonio está sometido. Una permanente labor de asesoramiento busca brindar herramientas que orienten y ayuden en las acciones de protección y defensa de los bienes del patrimonio cultural mueble e inmueble.

La labor de defensa es ardua y tiene como meta fomentar la apropiación cultural para disminuir y erradicar los atentados contra los sitios arqueológicos e históricos asociados al Qhapaq Ñan, así como poner término al expolio de bienes muebles.

Logros en la defensa del patrimonio Son muchos los logros obtenidos y es quizá la tenacidad y la persistencia de las campañas realizadas las que generan una conducta cada vez más comprometida por parte de la población y de las autoridades locales.

Danzantes de Huilloc, Cusco.Destaca la permanente asesoría técnica en programas de participación ciudadana y capacitación en programas de defensa del patrimonio; el apoyo permanente para el desarrollo de los planes de trabajo relacionado a la sensibilización y educación de la población en zonas de gran importancia como Huánuco Pampa, Cabeza de Vaca y Huaycán de Cieneguilla, en los que se ha realizado el diagnóstico sociocultural para identificar agentes internos y externos que deben ser involucrados como parte de la labor conjunta con la población. Para ello ha sido de gran importancia la organización de mesas de trabajo con el objetivo de diseñar una propuesta curricular que contenga fundamentos para la valoración del patrimonio cultural, y diseñar así una guía metodológica para la intervención en proyectos con fines de uso social.

Iglesia colonial de Vilcashuamán.Promoción de nuestro patrimonio Los resultados de las investigaciones elaboradas por los especialistas de los diferentes componentes que integran el Programa Qhapaq Ñan, se plasman en publicaciones de libros, música y discos documentales con la finalidad de poner a disposición de la población los estudios realizados, así como material de trabajo para la defensa del patrimonio histórico.

Se ha editado una nutrida lista de publicaciones tanto en versión impresa, como en digital, referidas a los informes técnicos de las diferentes campañas anuales de trabajo de campo y de gabinete, para dar a conocer los trabajos realizados, los logros alcanzados y poner en conocimiento de los grupos especializados y de la población en general, el aporte de los componentes etnográfico, geográfico, arqueológico y de defensa del patrimonio histórico.

Ushnu de VilscahuamánAdemás de las publicaciones de corte académico, existen material de difusión masiva y otros destinados al mayor conocimiento de los logros en estos años de trabajo como el boletín Proyectos de investigación y puesta en uso social; y los informes relativos a las intervenciones en el Proyecto Cabeza de Vaca, Huánuco Pampa y Huaycán de Cieneguilla. El programa Qhapaq Ñan también ha editado su Plan cuatrienal 2006-2010, así como el producto del registro e identificación del camino hacia el Apu Pariacaca y el Alto Cañete, informe contundente respecto al estudio de paisaje cultural. Algunas ediciones aportan primicias técnicas y ofrecen perspectivas novedosas para el futuro del programa Qhapaq Ñan. En ese sentido, destacan también las publicaciones tituladas Reconocimiento y registro del entorno territorial del Qhapaq Ñan cuyo volumen I aborda la ruta del Chinchaysuyu entre Acostambo y Huanucopampa; el segundo volumen registra la ruta entre Jauja y Pachacamac, el tercero está dedicado al tramo entre Huánuco Pampa y Conchucos y el cuarto entre Piás y Chachapoyas. El volumen V se aboca al recorrido del Qhapaq Ñan desde Acostambo hacia Andahuaylas y el volumen VI presenta el tramo del camino transversal desde Vilcashuamán hasta Chincha Alta.

Vislumbrando un gran futuro En el convencimiento de que el Programa Qhapaq Ñan es el empeño cultural nacional más importante de las últimas décadas, resulta evidente que se trata de un esfuerzo que involucra a las autoridades y población de todas las regiones y pueblos por donde discurre este portento de ingeniería y dominio territorial como se demuestra día a día que fue y es el Camino Principal Andino. Hoy lo comprendemos en su dimensión real y compleja y no cabe duda que se trata del proyecto de mayor envergadura para asociar a todos los pueblos del Perú, de sur a norte y de este a oeste, aglutinando experiencias, reconociendo individualidades y esencias para valorar la diversidad cultural, étnica, lingüística y la diversidad de cosmovisiones, reconociendo que el gran tesoro del Perú y el eje de su futuro es su riqueza cultural sustentada en la variedad de formas de ser y de saber. Nada de ello se desdice de la unidad: todo puede conducirnos a ello y el Qhapaq Ñan es, sobre todo, el “camino que nos une”, que nos remonta a orígenes comunes, a valores ancestrales y a experiencias culturales de singular valor.

Jornadas con los jóvenes de la zona de Huánuco PampaPor ello es que la participación activa y constante de la población asociada al Camino Principal Andino es de importancia fundamental para la sostenibilidad del Programa, en vista de que es la sociedad la que debe reconocer, admirar y cuidar su patrimonio cultural y al apropiarse de él, ser el beneficiario directo del mismo.

Finalmente, y como producto asociado al trabajo que se realiza, se espera generar espacios de encuentro y colaboración a nivel nacional e internacional, públicos y privados, para el desarrollo económico, técnico y de gestión de los ámbitos comprometidos en el Programa Qhapaq Ñan, al que queremos entender como el “camino que nos une”, criterio en el que radica mucho de su valor actual.

Aportes del Qhapaq Ñan
.

Transmisión de valores ancestrales en Taquile.Desde el punto de vista científico y gracias a los aportes multidisciplinarios del Programa, ha sido posible establecer, entre otros lineamientos, una metodología para el reconocimiento y registro del entorno territorial relacionado al Gran Camino. Asimismo, fijar los parámetros para el estudio y catalogación de los paisajes culturales a nivel nacional y dotar una adecuada normativa para la declaración y manejo de los paisajes culturales, algunos de los cuales han sido declarados como patrimonio cultural de la Nación.

Rescate de la tradición
.

charlas_sensibilizacionLa realización de los documentales denominados Ruraq Maki (o “Hecho a mano”) que rescata la tradición artística popular de diversas regiones en las que se ha mantenido las formas, iconografías y técnicas de producción artesanal tanto de objetos suntuarios como de uso diario; el registro de tradiciones orales; la investigación, registro y producción digital de música tradicional, entre otros productos, dan cuenta de la importancia del elemento etnográfico que contiene el Qhapaq Ñan a lo largo de todo su recorrido. Ello queda plasmado en la edición de Chopccam Kani, conjunto de tres discos que incluyen 38 canciones tradicionales Chopcca, nunca antes registradas y menos grabadas por sus auténticos cultores, junto a una investigación profunda del sentido y contenido de cada una de esas canciones.

image_pdfimage_print

Deja un comentario