Una entrevista con “El Inca”

nivardo carrillo el incaEn una entrevista concedida al diario `Correo`, el actor y cantante cusqueño, Nivardo Carrillo habló sobre su interpretación al inca, personaje principal del Inti Raymi o Fiesta del Sol. El reconocido personaje viene consolidando su carrera artística a través de la cultura andina no solo en Cusco sino también en otras zonas del país y hasta en el extranjero. En 1998 a la edad de 25 años por primera vez hizo el papel de inca en la escenificación de la fiesta religiosa andina más importante del Tawantinsuyo el Inti Raymi. Mañana será la sexta vez que Nivardo Carrillo, de casi dos metros de estatura y rasgos andinos represente al inca en Sacsayhuamán.

¿Cómo te sientes al interpretar a la máxima autoridad del Tawantinsuyo?

Para mi es un gran honor representar al inca en el Inti Raymi, es una satisfacción grande que vengo realizando desde hace varios años, me siento orgulloso de representar a mi cultura a mi Cusco y poder viajar a diferentes países llevando la herencia de los incas. Salir del país es hablar siempre del quechua es decir que vengo del Cusco, estoy orgullos de llevar mi cultura al mundo. Siempre diré Haylli Qosqo, Kausachun Qosqo

¿En algún momento, se dijo que Nivardo Carrillo es una persona soberbia, eso es así?

Yo no tendría que decir esas palabras, porque represento bien al personaje del inca. Represento a una autoridad grande y tengo que guardar esa postura, no se cuál sería el comentario que digan que soy soberbio, tengo otras consideraciones que no me pertenecen. Yo con mucha soberbia represento ese papel, porque la soberbia no es ajena al sentimiento y pensamiento de tener mucho honor y honra frente a un gran personaje.

¿Cómo es Nivardo en su diario vivir?

Tengo pocas oportunidades de poder conversar con mis amigos, comparte muy poco mi tiempo con mis amigos y sus familiares. Viajo demasiado tengo un grupo de artes escénicas con mi hermano y como artista estoy involucrado en las artes escénicas el teatro, el cine y todas las exposiciones que debo realizar estoy netamente involucrado en todo lo que es el patrimonio e historia de mi cultura. No tengo tiempo para compartir con mis hermanas y hermanos, a mucha gente conozco poquísimo y no creo que me conozcan mucho.

¿Desde cuándo te inclinas hacia el arte y la cultura?

Yo diría desde dos generaciones antes que nazca Nivardo Carrillo, yo diría desde el vientre de mi madre, porque conocí a mi bisabuelo, escuche sus palabras y su preparación constante para que sea el inca en la escenificación del Inti Raymi. Lo mismo sucedió con mi abuelo y mi padre, quien me acompañó hasta mis 17 años. Me ha nacido desde muy pequeño estar involucrado con la historia, la antropología y arqueología y hoy he llegado a ser el inca.

¿En qué etapa de tu vida has pensado interpretar al inca?

Desde muy niño, entre 3 a 4 años de edad, yo ya sentía ser el inca, ese era mi camino lo he escogido desde el vientre de mi madre. Ese deseo en mi adolescencia fue más intenso, estaba seguro de que en cualquier año iba a interpretar al inca. Estaba en constante preparación y al llegar el momento, llegué preparado.

¿Te olvidas de ser Nivardo para convertirte en el inca?

Dentro del trabajo artístico hay un punto muy importante que se llama construcción del personaje, cuándo llega ese momento, me olvido de Nivardo Carrillo y me introduzco al personaje que es el inca. A partir del 21 de junio que se inicia el solsticio de invierno mi personaje está construido, ya no soy Nivardo Carrillo, entonces dejo a un lado a esa persona y me alejo de este mundo moderno y globalizado para interpretar al inca.

 

(Correo)

image_pdfimage_print