Úcupe: escenas ocultas de una Corte Real

En 1983, el equipo de esposos arqueologos Walter Alva y Susana Meneses dirigió un equipo de investigación en un pequeño pueblo en el norte de Perú llamado Úcupe. Ellos excavaron un antiguo montículo que contenía restos de un edificio que pudo haber sido una residencia de la elite o un centro ceremonial. Las ruinas estuvieron selladas dentro de una edificacion de ladrillos de adobe, las paredes exponian parcialmeente lo que evidenciaba pertenecer a la cultura Lambayeque, que duró desde el siglo noveno al decimoprimero DC.

Con el final de la temporada de campo, Alva y Meneses volvieron a enterrar los cuadros para protegerlos de la intemperie y posibles saqueadores. La intencion de los arqueólogos era de regresar y terminar las excavaciones, pero lo fuerte de “El Niño”, el descubrimiento de la ahora famosa tumbas reales de Sipán, y la lamentable muerte de Meneses en 2002, retrasó el trabajo de campo hasta este año. Un equipo dirigido por Alva y el hijo de la pareja Bruno, han expuesto unos 400 metros cuadrados de murales. Pinturas de colores vibrantes sugieren que fueron cubiertos por la pared de ladrillos de adobe poco después de que se terminaron alrededor del año 900.

Tan impresionante como la preservación de los murales es, lo más sorprendente para los arqueólogos es lo que representan – una corte real en una fiesta. Se trata de un marcado alejamiento de las formas rígidas y estandarizadas en la mayoría de los murales y pinturas de cerámica Lambayeque. “Pudo haber sido para conmemorar la visita de alguna persona distinguida”, dice Alva. “Hay una sensación de una ocasión especial, con acróbatas y músicos, y sin embargo se ve la jerarquía asociada a una corte real. Algunas figuras son más grandes y más centrales, y por lo tanto más importantes que otros. “Los murales muestran a un hombre golpeando un tambor, mientras que otras tocan flautas y agitan maracas. Otra persona tiene un loro vivo, y otros llevan las ollas que contienen probablemente chicha, un licor de maíz, bebida incluso hoy por peruanos en las bodas y bautizos. Acróbatas con tatuajes por todo el cuerpo proporcionan el entretenimiento, una se encuentra en los hombros de otro, agitando banderas.

Todo el mundo lleva tocados llamativos. “Los murales están llenos de vida y actividad”, dijo Alva. En algunos lugares, una elaborada vestimenta, más bien la figura rígida se distingue en los celebrantes de la fiesta. La representacion aparece a menudo en el arte Lambayeque y se cree que representa al Naymlap (a veces escrito Naylamp), un hombre semi-mítico que, según la leyenda, viajó en balsa a la costa peruana con 40 asistentes y creó una dinastía que duró hasta 11 gobernantes. Quienquiera que fuese, cuando los españoles llegaron al Perú en los años 1500, los locales aún hablaban de él. ¿Por qué los murales fueron cubiertos con ladrillos?, esto sigue siendo un misterio.Alva cree que la persona que hizo las pinturas probablemente murió poco después de que las terminara. Los antiguos peruanos eran conocidos por enterrar o destruir edificios, tras la muerte del gobernante que los construyó, para evitar que sean apropiadas por sus sucesores. Incluso las partes más lujosas son seguidos por un vestigio, es lo que parece.

La prisa por la Conservación

La búsqueda y excavación de pinturas de 1.100 años de edad, fue sólo el comienzo de los trabajos que había que hacer en Úcupe. Ahora que los murales están expuestos, Alva y su equipo se están apresurando para su conservación. Se ha contruido un techo sobre el sitio para protegerlo de la lluvia o incluso lo más perjudicial, el sol, que podrían causar que los delicados pigmentos desaparescan casi de inmediato. Los equipos de conservadores han trabajado para estabilizar las paredes mediante la inyección de suficiente agua destilada en los ladrillos de adobe para evitar que se desintegren. A continuación, cubrieron los ladrillos con una sustancia polimérica, lo que la consolida aún más. Por último, los conservadores aplicaron una fina capa de silicato de etilo, un producto químico incoloro, a los propios murales para proteger los pigmentos. “Tan pronto como se realiza la accion de excavar, se tiene que comenzar el proceso de conservación, o se pierde la pintura”, dice Alva. Algunos de los murales pueden estar demasiado desvanecidos para preservar, pero cree que se puede mantener los suficiente para abrir el sitio a los visitantes dentro de un año o algo así.

 

Fuente: Archeology Magazine Ed. September/October 2011

image_pdfimage_print

Deja un comentario