Tarma florece, perla andina

tarma-florece

Por sus campos floridos, sus baluartes de la fe y sus atractivos naturales, Tarma es uno de los principales destinos de la sierra central.

Calles estrechas, paisajes andinos y campos sembrados con flores coloridas, en una provincia que es pasado milenario en el Santuario Rupestre de Pintish Machay, legado preincaico en Tarmatambo, fe inquebrantable en Muruhuay, y naturaleza profunda en la gruta de Huagapo.

Un destino, muchos atractivos en Tarma (región Junín), donde los viajeros emprenden un peregrinaje por los templos de la capital provincial (3.050 m.s.n.m.), encuentran la inspiración entre los eximios tejedores de San Pedro de Cajas y se entregan a la aventura en la gruta que llora en el distrito de Pacalmayo.

Primer paso: la catedral de Santa Ana. Erigida en los años 50 del siglo pasado, alberga las criptas de Manuel A. Odría (presidente de 1948 a 1956) y del obispo Lorenzo Unfriend, hijos predilectos de la provincia. Más pasos, otro templo: la capilla del Señor de la Cárcel, la única construcción colonial de la ciudad.

Cambio de escenario. Veinte minutos por carretera hasta el Santuario del Señor de Muruhuay (distrito de Acobamba). Añoranzas: 1835, una cruz aparece en una roca. Es un milagro. Allí se pintaría la imagen del hijo de Dios. Ese es el origen de una devoción multitudinaria y de una de las celebraciones religiosas más largas del país (empieza mañana y terminará el 15 de junio).

Patrón de la región y reverenciado especialmente por los choferes, quienes bendicen sus vehículos en el santuario, el Señor de Muruhuay tiene sus caprichos. Y es que a pesar de su infinita bondad, él separa a los enamorados que ingresan juntos al templo.

Se dice que es por celos o porque detecta que no son la pareja perfecta.

Pero el llanto de esas parejas no es eterno como el de Huagapo, la gruta más profunda de Sudamérica. Estalactitas y estalagmitas. Los exploradores ingresan 400 metros. Pasos que jamás se olvidan, pasos que hacen de Tarma la “Bella Perla de los Andes”, como la llamara en su tiempo el sabio Antonio Raimondi.

LA FICHA

Viaje: Cinco horas desde Lima. Distancia: 245 kilómetros. Vía: Carretera Central. Costo: 30 a 50 soles.
Precaución: Coma ligero antes del viaje y tome alguna pastilla para evitar el soroche.
Profundidad: 2.000 metros tiene la gruta de Huagapo, a la que se accede por una abertura de 20 metros.
Escapadas: A Pintish Machay en Huaricolca (14 km), al complejo arqueológico de Tarmatambo (7 km) y al distrito de San Pedro de Cajas (41 km).

Escribe: Jessica Vargas
Revista Rumbos

image_pdfimage_print