Sitios arqueológicos de la costa norte del Perú se encuentran protegidos ante el evento de El Niño

proteccion-chan-chan-el-ninoDesde setiembre del 2014 a la fecha, el Ministerio de Cultura viene ejecutando labores de prevención en 63 sitios arqueológicos de la costa norte del país, a fin de evitar su destrucción debido a las fuertes lluvias e inundaciones que afectan las frágiles estructuras de tierra. El recubrimiento de áreas monumentales en peligro, la instalación de cubiertas y drenes han sido las principales intervenciones de protección ambiental.
Ante la amenaza de un gradual incremento en la magnitud del evento de El Niño, el Ministerio de Cultura elaboró un inédito plan de trabajo que expresa la política sectorial para la conservación preventiva de los 63 sitios patrimoniales ubicados entre Tumbes y Casma, invirtiendo un presupuesto de S/. 22’570,709.00 millones de soles asignados por el Ministerio de Economía y Finanzas. Para tal efecto, se conformó la Comisión Técnica del Programa de Prevención ENSO, que elaboró y ejecutó un plan de prospección, documentación, evaluación, diagnóstico y presupuesto referencial.

En esta propuesta preventiva se priorizaron los monumentos emblemáticos y en uso turístico, como Sechín (Áncash), Chan Chan (La Libertad), Chotuna, Huaca Rajada y Túcume (Lambayeque), Narihualá (Piura) y Cabeza de Vaca (Tumbes), por ser los más expuestos al impacto ambiental y de la visita.

Asimismo, se implementó un innovador proceso de estudios de ingeniería hidráulica en los sitios ubicados en las laderas de los cerros, a fin de determinar el caudal, comportamiento e impacto de las escorrentías que bajan por las quebradas. En esta etapa de la evaluación se usaron drones que facilitaron las labores de documentación, registro y análisis, ahorrando recursos y tiempo a los especialistas.

Esta intervención macrorregional ha significado un impacto económico directo, como fuentes de trabajo que han beneficiado a 2,840 trabajadores, entre arqueólogos, conservadores, arquitectos, ingenieros civiles e hidráulicos, topógrafos y personal auxiliar de campo. Impactos indirectos en las comunidades locales a través de servicios básicos como alimentación, albergue y movilidad, entre otros, así como la compra de herramientas, materiales y servicios que favoreció el flujo económico del mercado local.

El programa de prevención ENSO 2014-15 ha demostrado como una innovadora y responsable política sectorial, en el marco de criterios claves como eficiencia, racionalidad y transparencia, logrando resultados positivos en la conservación del patrimonio cultural de la Nación y en la consolidación de un sentimiento y compromiso de defensa de las comunidades adyacentes a los sitios arqueológicos intervenidos.

image_pdfimage_print

Deja un comentario