Semana Santa de Moche y Altares de Espejos son declarados Patrimonio Nacional

imagen-altar-espejos

Ambas actividades culturales demuestran la importancia de la fe en las tradiciones culturales del país.

El día de ayer el Ministerio de Cultura declaró Patrimonio Cultural de la Nación a los conocimientos, saberes y prácticas relacionadas a la construcción y uso de los Altares de Espejos de Cusco y APurímac. La elaboración de los altares de espejos destaca por la complejidad de su significado y por ser una muestra original de la fe y el arte de los pobladores del sur andino.

El arte de los altares, que consiste en el armado y/o levantamiento de estructuras para la exhibición pública de imágenes religiosas, fue introducido por los españoles en el siglo XVI como parte de su política cultural en la cual se les enseñó artes y oficios europeos a los pobladores nativos. Es así que con el tiempo en la región surgirían maestros artesanos que impulsarían este arte hacia esta original dirección denominada “barroco andino”.

Durante todo el primer siglo de la República hasta mediados del siglo XX, los artesanos se encargarían de llevar los alteres a nuevas dimensiones.

El altar consta de tres partes:

– La sección superior es llamada cabecera o concha y constituye el remate semicircular cuya forma es similar a la de un gran abanico abierto.
– La segunda parte es el cuerpo central del altar y está formada por un nicho que contiene la imagen principal del altar (el Cristo, la Virgen o un santo) y dos nichos laterales con imágenes de santos y arcángeles. En esta sección se colocan espejos adornando las columnas y los arcos.
– La sección inferior consta de urnas o cajuelas de madera ubicadas en un número variable de doce o veinticuatro, que contienen las imágenes de los doce apóstoles y de los doce meses del año.

Los Altares de Espejos son tradicionales en las fiestas del Corpus Christi, en junio, y de Cruz Velacuy, en mayo, ambas en la región Cusco. También son usados en fiestas patronales en el sur andino, especialmente en la región Apurímac.

LA SEMANA SANTA DE MOCHE

imagen-semana-santa-mocheIgual reconocimiento obtuvo la Semana Santa de Moche, del distrito del mismo nombre, provincia de Trujillo, de la región de La Libertad. Esta importante celebración religiosa es una muestra de cultura viva en la que se incrustan elementos tradicionales propios de la localidad con la celebración cristiana de la Semana Santa.

Esta festividad se inicia el Viernes de Dolores y culmina el Domingo de Pascua o de Resurrección. A diferencia de otras celebraciones de Semana Santa, la celebración en Moche dura 10 días y no siete, como es la costumbe más extendida.

Estos días extra de recogimiento y reflexión ponen en manifiesto la importancia de esta tradición ritual para el pueblo norteño que ha mantenido viva la festividad de generación en generación.

(La República)

image_pdfimage_print