QHAPAQ ÑAN, más que un camino

Huanuco Pampa, principal sitio arqueologico asociado al Qhapaq Ñan
Huanuco Pampa, principal sitio arqueologico asociado al Qhapaq Ñan

La declaratoria del Qhapaq Ñan como patrimonio mundial significa el reconocimiento a nivel internacional de esta obra maestra de ingeniería y propicia su preservación,conservación, protección y revalorización, así como el de las expresiones culturales asociadas al camino. Es un reconocimiento a este gran monumento pero también a una historia milenaria, a su gente, a quienes lo construyeron, a sus tradiciones ancestrales, patrones de uso, valores y principios.

Un proceso de inscripción interregional. En febrero de 2013, los 6 países involucrados en el proceso –Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Perú– presentaron oficialmente el expediente de candidatura.

Pachacamac, , principal sitio arqueologico asociado al Qhapaq Ñan
Pachacamac, , principal sitio arqueologico asociado al Qhapaq Ñan

En junio de este año, el Qhapaq Ñan o Sistema Vial Andino fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, culminando de esta forma un proceso de más de diez años. Este hecho representa no solo un hito de la preservación patrimonial a nivel mundial, sino también la incorporación de 81 sitios arqueológicos y 250 km de camino incaico a la lista del patrimonio mundial de la UNESCO, en la que Perú contaba con 11 sitios inscritos.

Este proceso simbolizó la unidad de seis países para elaborar un expediente de manera conjunta. Fue fruto de intensas coordinaciones, donde se armonizaron conceptos, metodologías, legislaciones vigentes, entre otras características de cada país, perdurando incluso durante conflictos armados; es decir, constituye un ejemplo a nivel mundial de unidad y
colaboración interregional.

Además, es un hito a nivel global. El Qhapaq Ñan constituye el bien monumental más grande que se haya presentado ante UNESCO para su inclusión en la lista del patrimonio mundial.

El recorrido del Qhapaq Ñan para ser patrimonio de la humanidad se inició en mayo de 2001, cuando, debido a su valor universal excepcional, el Gobierno del Perú tomó la iniciativa de inscribirlo en la lista tentativa del patrimonio mundial. Y fue así que, desde el año 2003, asistidos por la UNESCO, se celebraron varias reuniones entre representantes de Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Perú, para delinear las bases del proceso actual.

Un patrimonio de dimensiones colosales El Qhapaq Ñan es el producto de la acumulación de múltiples experiencias a lo largo de siglos de historia andina. Su magnitud representa no solo para el Ministerio de Cultura una serie de retos para su manejo y preservación, obligándonos a replantear metodologías y conceptos.

Es un patrimonio que está llamado a convertirse en

el ejemplo modelo del concepto de “itinerario cultural”. Un concepto de gestión que vincula monumentos, paisaje y gente.

Cabeza de Vaca, , principal sitio arqueologico asociado al Qhapaq Ñan
Cabeza de Vaca , principal sitio arqueologico asociado al Qhapaq Ñan

En este sentido, uno de los aspectos más importantes del proceso de nominación radica en el énfasis puesto en entender este monumento en su dimensión social, en la capacidad para el manejo efectivo de las poblaciones asociadas, uniendo las diferentes regiones del Tawantinsuyu. Incluyendo poblaciones con tradiciones propias que siguen vigentes.

Un camino que sobrevive al tiempo Su presencia a nivel nacional hace de este monumento un símbolo de una gestión moderna, donde las acciones realizadas para la conservación del camino no están únicamente supeditadas a su nominación como patrimonio de la humanidad, sino también dirigidas a una gestión para su correcto aprovechamiento.

Huaycán de Cieneguilla, principal sitio arqueologico asociado al Qhapaq Ñan
Huaycán de Cieneguilla, principal sitio arqueologico asociado al Qhapaq Ñan

El Proyecto Qhapaq Ñan tiene como principal eje el uso social: un proceso de diálogo democrático que busca proteger bienes culturales materiales e inmateriales, de manera participativa. El proyecto busca su reconstitución como elemento trascendente para el desarrollo sostenible de las comunidades que atraviesa el camino, generando espacios de integración entre las poblaciones y su patrimonio. Es necesario, por ello, trabajar de manera integral la evidencia arqueológica, el paisaje y la población que vive y usa el camino.

Obtener el título de patrimonio mundial acarrea una serie de responsabilidades de los Estados parte que postulan un bien –como su protección y conservación para las generaciones futuras–. Esto a su vez, genera una serie de ventajas que podrían redundan en beneficio de la población de acuerdo al nivel de gestión. Estas son las ventajas que el Perú debe aprovechar.

 

Escribe: Giancarlo Marcone Flores
Coordinador General del Proyecto Qhapaq Ñan – Sede Nacional Perú
Gaceta Cultural-Ministerio de Cultura del Perú

image_pdfimage_print

Deja un comentario