Población de Yunguyo dejó de contaminar el Titicaca

Liubomir Fernández.
Yunguyo – Puno.
Mientras Puno sigue arrojando sus desagües a la bahía interior del Titicaca, en la provincia de Yunguyo se ha optado por tratar las aguas residuales de la población, que también eran evacuadas al lago.
El procesamiento de desechos de los 20 mil usuarios, que cuentan con servicio de agua y desagüe en dicha localidad, arrancó el 4 de noviembre de 2013. Ese día el municipio provincial de la zona puso en funcionamiento su planta de tratamiento de aguas servidas, la primera en el altiplano.
Un proyecto similar aún no se concreta en Puno hace más de 20 años. El alcalde Luis Butrón se comprometió a hacer realidad la obra, pero a nueve meses para que culmine su segundo periodo, su compromiso sigue en estudios.
La planta de Yunguyo se edificó en un área de dos hectáreas a pocas cuadras del centro de la ciudad. El interior tiene la impresión de ser un laboratorio digital compuesto por pozas rectangulares y redondas. Todas están interconectadas a través de tuberías y canales, cada una de las cuales cumple una función específica.
El complejo recibe 25 litros de aguas servidas por segundo que son purificadas en tres etapas. En la primera fase el agua residual llega por bombeo desde las lagunas de oxidación e ingresa a un circuito de canales que tiene rejillas de todo calibre que logran que el líquido quede libre de todo tipo de sólidos y grasas.
En el segundo proceso, el agua libre de olores fétidos ingresa a unas pozas donde recibe tratamiento biológico con bacterias aerobias que permiten su oxigenación, sedimentación y decantación. Finalmente, el líquido pasa a un proceso de desinfección por rayos ultravioleta donde alcanza su purificación. Posteriormente el líquido transparente se evacúa, previo análisis, al río Pichipa.
El tratamiento es mecánico- digital. Su funcionamiento en cada etapa es controlado a través del sistema “Scada”. Este programa permite monitorear por una pantalla de PC el funcionamiento de toda la planta y si se está cumpliendo o no el tratamiento de las aguas residuales. Javier Saire Chipana, responsable de operaciones, sostuvo que la planta cada cuatro horas procesa 3,500 litros de agua de desagüe.
El alcalde de Yunguyo, Walker Chalco Rondón, sostuvo que la planta tiene una proyección de 20 años. “En ese tiempo los usuarios de agua y desagüe bordearán los 50 mil y sin ningún problema se podrá tratar sus aguas residuales”, explicó.
La autoridad explicó que la obra llegó en paquete porque forma parte de un proyecto integral de agua y desagüe por 32 millones 350 mil soles impulsado por la anterior gestión municipal. Solo en la planta se invirtió 9 millones 876 mil soles.
Aseguró que la idea inicial de su antecesor era construir lagunas de oxidación, pero él optó por la planta. Los fondos fueron desembolsados por el Ministerio de Vivienda gracias a que en una sesión de la PCM en Lima, expuso cómo el lago estaba siendo contaminado desde Yunguyo hace más de 15 años.

  • Región Sur
  • Puno

Ver en Web

image_pdfimage_print