Peruanos de mentira

No resulta extraño encontrar escritores que se ganan la vida como diplomáticos, o de diplomáticos que se animan a abandonar las rigideces de su profesión para explorar los terrenos infinitamente más libres de la literatura. Son conocidos los casos de Lawrence Durrell, que trabajó en diversos cargos en el Foreign Service británico, y del chileno Jorge Edwards, que encontró el material para escribir esa feroz crítica al castrismo que fue “Persona non grata

image_pdfimage_print