Paisajes de ensueño de Chiquián, Áncash

chiquian-ancash-1Capital de la provincia ancashina de Bolognesi, Chiquián combina sus paisajes de ensueño con la cuidadosa producción de quesos y mantequillas. El ‘Espejito del Cielo’ es centro de operaciones para el turista deseoso de escalar la cordillera Huayhuash y seguir la ruta de la Flor de la Cantuta.

Chiquián despierta cada mañana al pie de hermosos nevados. Famosa por ser punto de partida para escalar la cordillera Huayhuash, esta localidad ancashina recibe desde hace décadas a deportistas foráneos interesados en el trekking.

Pero el ‘Espejito del Cielo’ es un destino poco conocido para los nacionales. Julio y agosto son perfectos para viajar a Chiquián, que albergó hace unos días al festival Festiandes 2015.

Para llegar a este destino desde Lima hay que tomar la Panamericana Norte y seguir la ruta a Huaraz, hasta llegar a la zona de Conococha. Allí empieza lo bueno.

Quien tiene automóvil puede hacer una parada en Conococha, pues el lugar tiene restaurantes y hoteles pequeños. Luego se toma la carretera a Chiquián.

chiquian-ancash-2De pronto, como en un sueño, aparece el pueblo. Casas de adobe con techos a doble agua de tejas rojas. Y un paisaje espléndido, pues no hay sierra tan verde como la de Áncash.

El pasacalle abre el festival de turismo y gastronomía Festiandes 2015, y en él participa el pueblo, desde las autoridades hasta las juntas vecinales.

Ahí está la danza de los Negritos, la de las Pallas y el Capitán, donde aparecen el Inca y su general Rumiñahui, en una representación que recuerda, hasta los tiempos actuales, la captura de Atahualpa por Pizarro. Al mediodía, la feria gastronómica y su concurso de comidas típicas despierta el apetito de los visitantes.

Apenas llega la noche, los jóvenes corren hacia Capillapunta, el apu protector, en la llamada Maratón de las Luciérnagas. Los pueblos del interior aún disfrutan la belleza de las caminatas con antorchas. Los jóvenes suben el cerro para encender la antorcha olímpica que iniciará las competencias del festival.

Robin Hood peruano

chiquian-ancash-3Al finalizar el primer día, se hace la representación de Luis Pardo, el ‘Robin Hood peruano’. Este personaje, que vivió a principios de siglo XX, es el orgullo de Chiquián. Convertido en héroe popular, es sinónimo de valentía, rebeldía y búsqueda de justicia social para los pueblos olvidados del país.

Al igual que su símil inglés, robaba a los ricos para darlo a los pobres. Se levantó contra los gamonales y combatió la prepotencia del Estado de ese entonces. Peleó con valentía y coraje y entregó su vida a los ideales de la justicia, poniéndose del lado de los campesinos, los menesterosos, los niños y los ancianos desamparados.

Este personaje de la historia popular ancashina desarrolló su azarosa vida en todos los pueblos de Bolognesi, incluidos Huallanca y los callejones de Huaylas y Conchucos.

Conocieron sus andanzas algunos pueblos de Huánuco, como La Unión y Llata. También la capital del país supo de sus correrías, así como Pativilca, Barranca y Supe. Y cruzó la frontera, pues llegó a Iquique, en Chile, donde participó en revueltas mineras.

Pardo fue inspiración de bardos y poetas para valses, huaynos, yaravíes y poemas. Así creció su leyenda y se agigantó su poderosa sombra.

El festival

La leña es esencial en la cocina andina y la proveen los hombres. Quien rajaba los troncos de eucalipto en el menor tiempo posible y obtenía la mayor cantidad de leña ganaba el concurso de leñadores. Este año, el afortunado fue Bartolomé Cotrina.

Los burritos son animales indispensables en actividades agrícolas para transportar los productos de las cosechas como en el acopio de la leche y su traslado de las chacras a la ciudad. Por eso, el ‘burrocross’ es infaltable en las fiestas. Una pintoresca competencia que gusta al público, pues muchos no obedecen al jinete y toman el rumbo que quieren.

Embajador silencioso

chiquian-ancash-4Embajador silencioso de Chiquián, el queso es su producto bandera. Los principales centros de producción son Monterreal y El Ingenio. De la combinación de métodos artesanales e industriales, surgen variedades que van desde el mozzarela hasta el maduro, pasando por el queso natural, el pasteurizado y el tradicional.

La elaboración de la mantequilla también es un arte e incluye el enérgico batido a mano. El Festiandes premió al mejor queso del festival, que este año fue el de Donald Valderrama.

El 30 de agosto de cada año, todo el pueblo celebra la fiesta principal de Chiquián en homenaje a su santa patrona: Santa Rosa de Lima.

En medio de la fiesta hacen su aparición el Capitán y las Pallas, que representan a princesas incaicas. La danza representa la captura del Inca por Francisco Pizarro.

Quien no cuenta con movilidad propia, puede llegar a Chiquián tomando alguno de los buses que cubren la ruta desde la ciudad de Lima, como Transportes Cavassa. El viaje dura ocho horas.

 

(Andina)

image_pdfimage_print

Deja un comentario