Nuevo descubrimiento en Machupicchu

Recientes estudios realizados por investigadores peruanos y extranjeros confirman la existencia de observatorios astronómicos en diferentes puntos del parque arqueológico nacional de Machu Picchu, informó hoy la Dirección Desconcentrada de Cultura Cusco.

El jefe de dicho parque, Fernando Astete Victoria, dio a conocer, en tal sentido, importantes avances sobre las investigaciones en los observatorios astronómicos de Inkaraqay e Intimachay.

Astete ofreció esta información durante una conferencia en el museo histórico regional de la casa del Inca Garcilaso de la Vega, junto a docentes de las universidades de Varsovia y Técnica de Wroclaw en Polonia.

Los especialistas indagaron en el sector de Intimachay, observatorio astronómico situado en la parte posterior e inferior de la “Sala de los espejos” de la llaqta de Machu Picchu, donde se encontró una estructura incaica compuesta por una ventana frontal y lateral.

Se comprobó que este observatorio fue un lugar sagrado que determinaba con precisión los fenómenos celestes, solsticios de verano e invierno en la época incaica, así como los movimientos de la Luna.

Los otros estudios se efectuaron en el observatorio de Inkaraqay, sector ubicado al noreste de la montaña Waynapicchu, que presenta una portada de doble jamba, encontrándose en la parte posterior del muro dos nichos de forma trapezoidal.

Cada uno tiene un orificio de aproximadamente cinco centímetros de diámetro que, de acuerdo con los trabajos de escaneo, se comprobó fueron puntos de observación astronómica, siendo el primer hallazgo que prueba la existencia de este tipo de observatorios según las características descritas en las crónicas de Sarmiento de Gamboa en 1572.

Las indagaciones científicas fueron posibles gracias al Proyecto Peruano-Polaco, que permitió realizar trabajos de exploración arqueoastronómica a través de equipos de última generación como es el escaneado en 3D y un software especial que posibilitó ubicar la posición exacta de los astros en la época incaica y contrastarla con la de los monumentos en la actualidad.

Los análisis y pesquisas estuvieron a cargo de los profesores Jacék Kosciuk de la universidad Técnica de Wroclaw de Polonia; Mariusz Ziolkowskide, de la universidad de Varsovia, y del mismo Fernando Astete, junto a un equipo de profesionales y técnicos de la Dirección Desconcentrada de Cultura Cusco.

“Para el presente año se prevé explorar la cumbre de la montaña Yanantin, para ubicar las sukanqas o marcadores solares, colocados verticalmente en la época incaica, y así tener mayores elementos que corroboren la existencia de observatorios astronómicos. También se realizarán estudios arqueoastronómicos mediante escaneo láser 3D en el sector de Intihuatana y la montaña de Machu Picchu” indicó Astete.

image_pdfimage_print