Museo de sitio de Machu Picchu, un museo poco conocido en los alrededores de Machu Picchu

El recinto alberga 331 piezas halladas en la ciudadela inca. El sitio no es muy visitado debido a problemas de acceso y falta de promoción.

Al museo de sitio de Machu Picchu se llega por un desvío que casi nadie conoce. Unos metros después de cruzar el puente Ruinas, poco antes de la subida hacia el complejo inca, cerca de Aguas Calientes, un camino de unos cincuenta metros se abre paso sin hacerse notar. Aparece entonces, sobre un andén, el museo Manuel Chávez Ballón. Uno no puede evitar pensar que, en verdad, este sí es un sitio perdido. En su interior se exponen 331 piezas hechas de cerámica, metales y piedras halladas en la ciudadela. Otras, más de 1.000, se guardan en un depósito para ser estudiadas y restauradas.

Ángela Delgado es la encargada del recinto. Aunque no tiene datos exactos, calcula que al lugar ingresan entre 11 mil y 15 mil turistas por mes. Si se toma en cuenta que a la ciudadela pueden ingresar entre 54.000 y 75.000 en el mismo período, la cifra es notoriamente baja. “Los problemas del museo son el acceso al lugar, es decir, las vías peatonales. También la falta de promoción”, cuenta Angela. Con un presupuesto anual de 25 mil soles, ella se atreve a estimar que se requeriría un incremento del 70% con el fin de solucionar la situación.

El director regional de Cultura de Cusco, Juan Julio García, no ignora las dificultades relacionadas con el ingreso. “El museo tiene en la actualidad un problema de atracción de visitantes por la forma en que se comporta el turismo. Los buses suben al turista y luego lo bajan hasta Aguas Calientes, pero no hacen paradas en el museo. La concesión de la carretera y del circuito es de Consettur, ellos disponen”, dice. Añade que ya se vende el boleto electrónico con una opción de comprar la entrada al parque arqueológico y también al museo; sin embargo, si un turista quiere ir a ambos sitios tendría que caminar todo el tiempo o lo haría bajándose del bus (que lo lleva al complejo) para luego ir a pie hacia Aguas Calientes. “Se está coordinando con Consettur para que los buses puedan hacer una parada en el museo”, detalla.

García dice que existen otras dos opciones para incrementar el flujo de turistas al museo. Una es que los visitantes sean llevados ahí por ómnibus de la Dirección Regional de Cultura. La segunda sería restaurar unos 30 metros de un camino que lleva desde el museo hacia los andenes orientales que se restauraron en febrero pasado y de ahí a la ciudadela. Esto sería a mediano plazo y ofrecido a aquellos a quienes les gusten las caminatas y opten por acceder a pie a la ciudadela.

El funcionario señaló, además, que se evalúa cambiar de ubicación el museo e instalarlo en la entrada de la ciudadela. “Estamos viendo la posibilidad de que en algún momento ahí se haga el Gran Museo de Sitio. Ello cuando termine la concesión del hotel Sanctuary Lodge, el cual desde 1993 tiene para estar ahí por 30 años. También tendría que haber un centro de interpretación. Es algo que se está pensando desde ahora. Sería un gran instrumento para instruir a la gente que ingrese a la ciudad inca”, dijo.

El Comercio

image_pdfimage_print

Deja un comentario