Mujer embarazada fue enterrada en acequia

El cadáver de una mujer gestante, encontrado en el sector de Killawata colindante con la Asociación Pro Vivienda Los Prados en San Sebastián, ha causado gran conmoción en todo Cusco, y hasta el momento no ha podido ser identificado, pese a que se halló el pasado 18 de marzo. Se presume un homicidio y el victimario habría enterrado el cuerpo que tenía siete meses de embarazo.

El hallazgo del cadáver se produjo cuando un equipo de maquinaria pesada realizaba trabajos en el sector de Killawata y al remover la tierra encontró una bolsa plástica celeste, los obreros en un inicio no se percataron del cuerpo, pero al juntar el desmonte se dieron cuenta del terrible hecho y de inmediato comunicaron al personal policial de la Comisaría de San Sebastián.

La Tercera Fiscalía Provincial Penal, a cargo del magistrado Alberto Pérez, ordenó levantar los restos en avanzado estado de descomposición.

Según la necropsia, al momento del hallazgo, la mujer llevaba más de un mes de fallecida y al parecer habría sido enterrada en la quebrada.

En el vientre del cuerpo se encontró un feto de aproximadamente siete meses de gestación, ambos cadáveres permanecen congelados en el Instituto de Medicina Legal del Cusco, hasta su plena identificación.

No se ha logrado identificar los restos porque no se encontró ningún documento y las huellas dactilares se borraron.

Se estima que la mujer tenía entre 30 y 40 años de edad, tenía cabello largo oscuro al parecer procede del campo, tampoco tenía completas sus piezas dentales.

Según las investigaciones realizadas, no se descarta que la gestante haya podido ser asesinada fue envuelta en un plástico y luego enterrada en la quebrada con el fin de ocultar el presunto crimen, pero él o los presuntos responsables, no esperaron que allí se harían trabajos de remoción de tierras.

Se indagó entre los vecinos de la zona aledaña al lugar del hallazgo pero nadie dio razón sobre la desaparición de una mujer gestante y menos vieron algo extraño.

Tampoco se descarta que la mujer haya podido fallecer por causas naturales y debido a la desesperación de su acompañante, este habría enterrado el cuerpo.

Más luces sobre las causas de la muerte de la mujer se tendrán en las próximas semanas una vez que se reciban los resultados de la necropsia en el Instituto de Medicina Legal de Lima, a donde se remitieron muestras.

Las autoridades invocaron a la población que tenga algún tipo de información sobre el caso, apersonarse al Ministerio Público, a fin de aportar en la tarea de identificación de la mujer. No es la primera ocasión en que se registra este tipo de hechos, en anteriores oportunidades también se tuvo cuerpos sin identificar pero se buscan los mecanismos para que se sepa la procedencia de las personas que por diversas motivos dejaron de existir.

image_pdfimage_print