Miraya, Ciudad de las estatuillas, vuelve a la luz

mireya-valle-supe-caralConocida también como la Ciudad de las estatuillas, la zona arqueológica de Miraya es arte de la gran civilización Caral, el sitio estará muy pronto a disposición del turismo.

intenté llegar a Caral, hace alrededor de diez años, manejaba un sedán gris bien ainado. Regresaba de Casma por la Panamericana Norte y, cerca de Supe, me topé con un letrero gastado que anunciaba la cercanía de la Ciudad Sagrada: Caral a 22 kilómetros. “¡Casi nada –pensé–, veinte minutos de ida y otros tantos de vuelta!”.

Estaba equivocado. El camino era una larga pesadilla de piedras, tierra, barro, curvas cerradas, polvo, laderas, el lecho de un río y pasos estrechos. Desistí a la mitad del trayecto; esa vez fracasé yo, no mi automóvil. La segunda vez lo intenté con un Volkswagen Escarabajo de 1977 –viejo pero respondón– y así conocí la cuna de la civilización más antigua de América.

La vía de acceso al valle de Supe ha mejorado mucho desde aquella primera experiencia fallida, para suerte del turismo. Lo que ha avanzado también es la investigación del equipo multidisciplinario de la Zona Arqueológica Caral (ZAC), cuyos profesionales han desentrañado la compleja organización y desarrollo en ciencia y tecnología que alcanzó esta sociedad milenaria. Hace 5,000 años, los antiguos caralinos aplicaron conocimientos propios para aprovechar el entorno natural y lograron un importante grado de organización social y económica.

Estudios y turismo

mireya-estatuillas“En este sector arqueológico, además de Caral, destaca la ciudad de Miraya, con sus ediicios monumentales y plazas circulares superpuestas”, explican los voceros de la ZAC. Para la construcción de plataformas en los ediicios piramidales de Miraya fue necesario el traslado de grandes bloques de piedra, mientras que las paredes las construyeron con quincha y adobe.

En Miraya, los arqueólogos han encontrado estatuillas modeladas en arcilla no cocida que representan a pobladores locales. En los detalles de su vestimenta, el peinado y en los gestos, estas piezas expresan signiicados de importancia para la sociedad y son fuente de información para comprender cómo era su vida cotidiana.

Los estudios en Miraya avanzan de manera ininterrumpida desde 2002. Su puesta en valor cuenta con el apoyo económico del Plan Copesco del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo. “Próximamente, este sitio contará con la habilitación turística y el acondicionamiento necesario para que todos los peruanos podamos conocer la historia de Miraya”, aseguran los responsables de la ZAC. Tendré entonces un nuevo aliciente para volver a Caral, aunque
mi viejo Escarabajo ya no me podrá acompañar.

image_pdfimage_print

Deja un comentario