Minem concesiona 1.000 hectáreas junto a sitio arqueológico en el distrito lambayecano de Reque

extraccion materialesEn julio de 1999, el Instituto Nacional de Cultura (hoy parte del Ministerio de Cultura) declaró Patrimonio Cultural de la Nación y zona intangible 300 hectáreas del sitio arqueológico Cerro Reque, debido a que en ese lugar existen importantes vestigios de civilizaciones prehispánicas.

Sin embargo, el Instituto Geológico Minero y Metalúrgico (Ingemmet), del Ministerio de Energía y Minas (Minem), entregó dos concesiones para explotar materiales de construcción en 1.000 hectáreas del Cerro Reque, ubicadas junto al lugar intangible.

El Cerro Reque, de 240 metros de altura, tiene 2.000 hectáreas y se ubica en el distrito lambayecano de Reque, provincia de Chiclayo.

LA MAYOR AMENAZA

El 27 de febrero del 2013, el Ingemmet entregó a la ciudadana Katty María Céspedes García una concesión denominada El Pedregal del Norte, de 300 hectáreas de extensión, para la explotación de materiales de construcción. Este lugar se ubica junto a la zona intangible.

Rufino Vallejos, administrador de la concesión, declaró a El Comercio que la extracción de materiales de construcción empezó en julio del 2013. Para ello, se instaló una planta procesadora en las faldas del cerro y se acondicionaron caminos para la circulación de camiones.

El último fin de semana, El Comercio observó a obreros que trabajaban en la extracción de arena. “En la concesión no existen evidencias arqueológicas”, dijo Vallejos.

El arqueólogo Ignacio Alva y el profesor Miguel Iglesias, integrantes del Frente de Defensa de Reque, denunciaron que la concesión no cuenta con licencia de operaciones, declaratoria de impacto ambiental, plan de monitoreo de la Gerencia de Cultura, ni con la licencia social de los agricultores.

El director de Cultura de Lambayeque, Alberto Risco Vega, explicó que en el área donde está instalada la empresa C&A Constructores no existen restos arqueológicos. Sin embargo, reconoció que muy cerca sí hay evidencias culturales. Además, aclaró que la inexistencia de restos arqueológicos no da licencia para la explotación de arena y otros productos.

“Este es un problema complejo. Se ha detectado que extrañamente las concesiones mineras han sido inscritas en los Registros Públicos de Trujillo, y que parte del cerro tiene dueños con títulos de propiedad entregados por Cofopri y la comunidad campesina”, dijo Risco.

LA SEGUNDA AMENAZA

El director regional de Energía y Minas de Lambayeque, Alex Julca, advirtió que el pasado 6 de enero, Ingemmet otorgó en el mismo cerro otra concesión bautizada como El Pedregal del Norte I, de 700 hectáreas. La empresa beneficiaria también tiene como representante legal a Katty María Céspedes García. En esta concesión aún no se inicia la explotación de materiales de construcción.

Fuente: El Comercio

image_pdfimage_print

Deja un comentario