Maria Reiche Neumann

Maria Reiche Neumann

María Reiche-Grosse nació el 15 de mayo en 1903 como primera hija del consejero del juzgado municipal, Dr. Felix Reiche-Grosse y Elisabeth, en Dresde. Durante su infancia vivió junto con sus hermanos menores Renate y Franz en la calle Zittauer Straße. Ya por entonces en el jardín de su casa es donde nace su interés en las ciencias naturales.

A la edad de trece años María va a el instituto municipal de estudios en la calle Weintraubenstraße, que hoy en día es el instituto Romain-Rolland. Ya mucho más tarde se acordará agradecidamente de esta escuela: “Mis ancianos profesores jamás me perdonarían en el cielo si me olvidara de aquellos tiempos. La base de los resultados de mi trabajo actual se encuentran en aquella educación…”

En el año 1924 María Reiche se inscribe a la Universidad Técnica de Dresde -Technische Hochschule Dresden-. Durante dos semestres continúa sus estudios en Hamburgo.

En 1928 aprueba el examen superior de magisterio en las asignaturas: Matemáticas, Física, Filosofía, Pedagogía y Geografía. Después de eso María sufre de un período de incertidumbre. Sólo consigue empleos temporales. Además el socialismo nacional hace su entrada en Alemania. Sin embargo el cónsul alemán en Cuzco, que buscaba una institutriz, le veino muy a propósito. Presentó su solicitud y fue elegida de entre otras 80 candidatas y en febrero de 1932 se va a Perú llena de expectativas.

 

En Perú

Durante dos años, María Reiche se queda en Cuzco. Después se va a la capital del Perú, Lima. A principios se ganaba la vida dando masajes, clases de alemán, de inglés y de gimnasia. Más tarde María también tiene la oportunidad de traducir textos científicos. En el Museo de Arqueología en Lima, María prepara sudarios. Aparte de todo eso ayuda en el cafetal de una amiga, donde conoce a muchos extranjeros, tanto profesores y catedráticos como estudiantes y hombres de negocios. Y es aquí donde llega a conocer al americano Dr. Kosok, especialista en los antigüos sistemas de riego. El cual buscaba a alguién que pudiera traducir sus artículos de inglés a castellano.

En diciembre de 1941 es la primera vez que María viaja a Nazca. Dr. Kosok le había pedido que examinara las extrañas depresiones en el desierto, que eran líneas rectas. Kosok supone que no se trata de zanjas de riego como se supuso en un principio sino que se trataba de un calendario astronómico. El 22 de junio, día del solsticio de verano, Kosok observó que la línea sobre la que se encontraba en ese momento seguía exactamente al sol en el horizonte. Era María Reiche quién más tarde verificó esta teoría.

Su trabajo de investigación en el desierto de Nazca no continuó hasta el fin de la II Guerra Mundial en 1946. Hasta entonces le estubo prohibido salir de la ciudad de Lima por ser alemana.

Las Líneas de Nazca

Siglos antes del florecimiento de la cultura Nazca los habitantes de los oasis de ríos en la meseta seca que se encontraban entre el Pacífico y los Andes quedando en el sur del Perú un monumento incomparable.

Sobre un pedregal de más de 500 kilómetros cuadrados se extiende una red enorme de líneas rectas que alcanzan cada una hasta los 10 kilómetros de longitud, formas triangulares y trapezoidales. Entre estos hay dibujos que representan animales, seres humanos y plantas. Este conjunto sólo se puede abarcar con la vista desde un punto muy elevado p.e. escalera, incluso las figuras de una extensión hasta más de 300 metros sólo se puede reconocer desde el aire.

Por la naturaleza del terreno desértico de la costa se explica como se produjo todo esto. Si se observa la capa superior, consiste en piedras oxidadas de color rojizo que se ponen al descubierto ante un fondo de color amarillento, dejando contrastar con las lineas y jeroglíficos de su entorno.

Lo que hasta ahora todavía no se sabe interpretar muy bién es lo que significa realmente esta obra bidimensional, creada por seres humanos, cómo y en qué época fue creada.

Desde que María Reiche empezó con sus investigaciones científicas abarcando varias materias, tratan de descubrir el significado de esta obra. Existen distintas interpretaciones, desde un observatorio estelar gigante, caminos de un significado sagrado, lugares rituales, sistemas de riego o incluso se discute que pudiera tratarse de campos de aterrizaje de extraterrestres, como lo supone Erich von Däniken.

Su trabajo en las pampas de Nazca

La jornada de trabajo de María Reiche empieza en plena noche, mucho antes de la salida del sol. Todas las mañanas viaja en autostop y a lo largo de los caminos, desde la ciudad Nazca hasta el desierto.

Ya durante los primeros días de junio de 1946 encuentra entre las líneas el dibujo estilizado de una araña. Fue entonces difícil distinguirlo porque durante siglos el viento había soplado sobre el altiplano y había dejado una capa fina de piedras pequeñas sobre la imagen. Poco a poco María descubre cada vez más figuras aunque al principio de su investigación aún no fueron reconocidas.

Estudió casi mil líneas mediante cinta métrica, sextante y brújula y más tarde también con el teodolito, guiándose por su orientación astronómica. Cargada de instrumentos de medición y de una escalera de mano, en numerosas ocasiones recorría a pie el desierto sin provisión alguna.

Para evitar los largos recorridos diarios, se muda a una sencilla cabaña, al borde del desierto sin tener ni siquiera agua corriente ni toma eléctrica. Cuando más tarde, su facultad visual empeora y empieza a dedicarse a las figuras. Quiere saber cómo era técnicamente posible producir esos enormes dibujos tan perfectos. Supone que los creadores estaban provistos de un sistema de medición con el cual podían trasferir las figuras de un modelo más pequeño, al desierto.

Lo que más le ayudó durante de los 40 años de investigación, es el Servicio Aerofotográfico del ejército del aire del Perú (SAN) que le permitió volar varias veces sobre los dibujos para sacar fotos aéreas muy valiosas.

La ciudad de Nazca

Nazca sería nada más que una ciudad pequeña de 23.000 habitantes e insignificante al lado de la ruta de la carretera Panamericana si no fuera por los dibujos en la tierra. Pero así el turismo florece ya desde hace muchos años. Varios hoteles y restaurantes les garantizan la vida a los habitantes. Agencias de viaje facilitan volar sobre el desierto.

Pero el nombre de Nazca no sólo simboliza las líneas. Aparte de estas, la cultura Nazca que se desarolló entre 200 a.C. y 800 d.C. en la costa del sur, nos dejó tejidos fantásticos y cerámicas adornadas de dibujos. Dichos tapices y pinturas, de colores de tierra brillantes, muestran tanto escenas de la vida cotdiana como seres de un mundo mítico religioso. Algunos de los motivos, como por ejemplo el del mono, se reencuentra en los jeroglíficos de la tierra del desierto.

Los costeños enterraron sus muertos enrollados en paños fúnebres, en posición fetal. En la arena seca del desierto se momificaron muy bién, pero por desgracia muchas de las necrópolis alrededor de Nazca fueron saqueadas. Aparte de esto los habitantes de Nazca eran maestros en el arte del riego. Los ingeniosos sistemas de canales, en parte subterráneos, sirven hoy en día para la agricultura en los oasis de los ríos.

Desde 1994 existe el Museo María Reiche, al borde del desierto donde vivió durante mucho tiempo en una cabaña en condiciones muy pobres. En un jardín al lado, se encuentra la tumba de la investigadora que murió a la edad de 95 años en 1998, Lima.

La protección del desierto

Al principio los habitantes de la zona de Nazca se reían de María, ya que quitaba cuidadosamente el polvo de los dibujos ayudada de una escoba; le decían: “la mujer que barría el desierto”. Pero en cuanto empezaron a llegar grandes multitudes de turistas, comenzaron adorala como a una santa.

En el año de 1955 María Reiche pudo evitar -gracias a su entusiasmo- que construyeran un sistema de riego en el desierto. En este caso se ganó una lucha contra la burocracia.

Obtiene gran éxito, en 1968, con su libro “El secreto de la pampa” -Geheimnis der Wüste- publicado en alemán, inglés y español.

En 1970 aprovecha el congreso de americanistas que tiene lugar en Lima, para llamar la atención a la protección de los jeroglíficos en la tierra. Pero como no consigue nada, es ella quién a partir de 1976 paga a un vigilante para que controle el acceso al desierto. Junto con su hermana Renate logran construir, al lado de la carretera Panamericana, una atalaya desde la cual capacitaba la observación de algunas figuras y líneas. Y así evitar que los turistas curiosos destruyeran los delicados dibujos con sus pies o coches.

No antes de 1995 se ponen finalmente las líneas bajo la protección de la UNESCO. Al final de su trabajo con la tierra, María Reiche recibe cinco veces el título doctor honoris causa y las condecoraciones más valiosas del gobierno peruano junto con la condecoración más preciada de la República Federal alemana: el Bundesverdienstkreuz 1. Klasse. El gobierno del Perú le confiere a María Reiche la ciudadanía peruana honoris causa, ya que nunca abandonó la alemana.

 

Fuente: Asociación “Dr. María Reiche – Líneas y Figuras de Nasca/Perú” e.V.

image_pdfimage_print

2 Comments

  • · Edit

    Pocas personas se inmolan por el conocimiento puro y profundo, dan el ultimo aliento que se les escapa al final de su vida por algo que aman y no les importa la fama ni el dinero, la belleza del conocimiento, el aroma y el sabor de lo que amamos no tiene comparacion alguna. Maria Reiche fue una persona muy especial como pocas hay o hubieron en este planeta, ocupa un lugar muy especial en el corazon de la humanidad y perdurara mientras sigamos siendo concientes de nuestra existencia.

    Reply

Deja un comentario