Machupicchu no para de sorprender

machu-picchu-139Después de más de 100 años de su descubrimiento científico la ciudadela inca de Machupicchu, legado histórico de nuestros antepasados, continúa impresionando a herederos de los incas y a visitantes nacionales y extranjeros. Un reciente hallazgo puso en evidencia que la ciudad perdida de los incas todavía guarda en sus entrañas riquezas inimaginables por la humanidad actual.

Los investigadores del Parque Arqueológico Nacional de Machupicchu de la Dirección Desconcentrada de Cultura Cusco, descubrieron un nuevo tramo del camino inca que conduce de la zona de Wayraqtambo hasta una plataforma donde se puede apreciar la llaqta inca de Machupicchu desde un ángulo totalmente diferente.

La zona de Wayraqtambo o Tambo de los Vientos está ubicada en la parte posterior de la montaña Machupicchu, entre los sitios arqueológicos de Wiñay Huayna e Intipata que forman parte del actual camino Inka que conduce hacia la ciudadela de Machupichu. El impresionante camino descubierto consta de aproximadamente un kilómetro y medio de largo y entre 1.20 y 1.40 metros de ancho, variando según la topografía del terreno.

El antropólogo Fernando Astete Victoria, Jefe del Parque Arqueológico de Machupicchu, reveló que hace dos años aproximadamente, se encontraron algunas evidencias de esta ruta y luego de un acucioso trabajo de parte de los diferentes profesionales se confirmó la existencia de este nuevo camino hacia Machupicchu.

“Esta reciente revelación es una prueba contundente de que cientos de años atrás los incas tenían un norte, quizás mejor orientado que el que tenemos en la actualidad”, aseveró tras precisar que aún no puede ser apreciado en su totalidad por estar cubierto por vegetación, pero gracias al equipo de investigadores del Parque de Machupicchu algunos tramos pudieron ser liberados de la maleza y árboles que los cubrían, evidenciando muros de contención de factura inka de hasta tres metros de altura. “Es interesante el trabajo que desarrollaron en una zona montañosa y agreste, con pendientes que dan miedo”, enfatizó.

Uno de los hallazgos más importantes de este camino inca es un túnel de aproximadamente cinco metros de largo, ubicado a más de 2700 metros de altura; que – según Astete Victoria-, se trata de una de las mejores muestras de la ingeniería de los incas, al verificarse que el túnel fue construido cuando el camino principal colapso y en vista de ello, nuestros antepasados fracturaron la roca y abrieron el túnel, que después de más de 500 años sigue operativo. “El túnel es una nuestra, de la cual se puede deducir que los incas buscaban una solución a sus problemas, es decir colapso el camino y habilitaron el túnel”, dijo.

Un detalle a resaltar es que interiormente las grietas del techo del túnel están selladas con piedras labradas, técnica utilizada con el propósito de evitar el colapsamiento de los bloques superiores.

Dentro de ese panorama, el jefe del parque, anunció que este camino debe ser restaurado y puesto en valor en corto plazo por su importante valor patrimonial. Además, ofrece una vista impresionante de la llaqta inca de Machupicchu, desde un ángulo diferente a todos los que habitualmente se conocen y permitirá descongestionar la visita turística a Machupicchu.

Astete Víctoria, reveló además que en todo el área del Santuario Histórico de Machupicchu existen 15 proyectos de investigación que están a la espera de su aprobación para iniciar con los trabajos correspondientes. “Una vez que los expedientes tengan el visto bueno (aprobados) por la Dirección Desconcentrada de Cultura Cusco, los profesionales iniciarán con el proceso de investigación”, precisó.

image_pdfimage_print