Llama Corral, un enigmático sitio arqueológico en Ancash

Cru221Aàdito Magno NavaPasaron casi 1,300 años (horizonte medio) para que arqueólogos Peruanos e Italianos ubiquen esta ciudadela arqueológica, el sitio arqueológico se encuentra ubicado a unos tres mil quinientos dieciséis metros sobre el nivel del mar (3,516 msnm.), sureste de la bella Laguna de Purhuay, en el Callejón de los Conchucos, la zona más alta del poblado andino de Acopalca, en la provincia peruana de Huari en el departamento de Ancash al norte de Lima.

La ciudadela descansa sobre una gran superficie, con tres muros concéntricos que rodean un pozo, esto muy semejante a las edificaciones de la cultura Caral (ubicada en el valle de Supe, en la provincia de Barranca, en la costa de Lima y declarada Patrimonio de la Humanidad), es por ello que la bautizaron como “El pequeño Caral de los Andes”.

Llama_Corral_ancashAllí sobresale una construcción de más de 12 metros de alto en forma de espiral, los arqueólogos efectúan excavaciones, porque se cree que el sitio tiene una conexión con la Laguna de Purhuay mediante canales y ductos, los cuales estarían relacionados con el culto al agua.

El jefe del proyecto arqueológico, Bebel Ibarra Ascencios, explicó que la configuración de las paredes del recinto llama la atención por su inclinación y la forma cónica, semejante a un embudo en forma de espiral, como si fuera modificada por la acción del agua. Este sería el denominado ‘Nutrimiento de las Huacas’, para que estas ‘manden’ la lluvia.

Para llegar al ‘Pequeño Caral de Los Andes’ hay que cruzar la laguna en bote o kayac hasta Acopalca y subir por un camino de piedra.

LlamacorralLlamacorral es conformado por tres estructuras circulares concéntricas, cada una de las cuales con su propia entrada. Las tres entradas se hallan perfectamente alineadas entre si y tienen un ancho promedio de 50 cm. (Fig. 2).Los muros presentan una mampostería muy refinada y el uso de la técnica de lahuancapachilla. En el primer cerco interior se halla un espacio circular hundido. El estado de conservación de la estructura es muy bueno tal es así que algunas de las lajas que habrían constituido el techado de la estructura misma aún se encuentran en su posición original. Esto nos permitió establecer la altura integral de los muros y averiguar que el muro exterior era más alto del mediano y el mediano del inferior. Este dato es muy importante en relación a las actividades que se desarrollaban en el sitio, porque, según la hipótesis interpretativa que se formula con la doctora Orsini, la altura variada de las paredes pudiera servir para sustentar un techo inclinado hacia el centro para recolectar el agua de la lluvia en la parte hundida de la estructura.

En la temporada de excavación 2006 en el complejo de Llamacorral se han realizado 9 sondeos, denominadas con letras mayúsculas, ubicándose 8 en el interior de la estructura y 1 en el exterior. De los 8 interiores cinco (C,D G, F e I) han sido excavados en el segundo cerco, A y H en el primero y B en la área hundida. El sondeo E, el único en el exterior, se ubicó próximo a una piedra de grandes dimensiones al frente de la entrada del tercero cerco y lamentablemente su excavación nos no proporcionó datos útiles. Cada uno de los demás sondeos ha evidenciado una sola secuencia estratigráfica, compuesta por dos unidades: La UE 1 es un nivel formado después del abandono de la estructura, que es constituido por el depósito natural y por el resultado del colapso parcial del techo y de las paredes, y la UE 2 es un apisonado de tierra, el cual representa el nivel de ocupación del edificio.

El análisis de esta unidad estratigráfica realizada en partes distintas de la estructura permitió observar que el piso de la estructura debe haber tenido una inclinación igual a la del perfil natural de la colina donde se ubica el sitio, como demostraron sus cotas. Respecto a los sondeos D, G y F, que están ubicados en el secundo cerco: D se encuentra en correspondencia de la parte más baja de la colina y tiene una cota inferior en aprox. un metro en comparación con las cotas F y G. Mientras en el sondeo I se evidencia un desnivel de 50 cm entre los dos extremos de la Unidad 2 y al final de la UE 2 en el sondeo C presenta en su parte central un área hundida de 30 cm de ancho que podría ser una canalización. Se infiere que dicha inclinación haya tenido la función de favorecer la circulación del agua hacia el interior del edificio y de encanalarla hacia afuera, como sugieren los resultados de la excavación en el sondeo C. El piso apoyado sobre un relleno de piedras grandes ha sido denominado UE 3 y es considerado como un nivel de preparación funcional al piso (Orsini – Ibarra 2006)

 

(Peru21, Proyecto Arqueológico Huari-Ancash)

image_pdfimage_print

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *