La sepultura del personaje de los Spondylus en Chornancap, Lambayeque

Las excavaciones arqueológicas en Chornancap, nos permitieron en el año 2011, la recuperación científica de un contexto funerario el cual hemos denominado Sacerdotisa Lambayeque de Chornancap, hallada con su ajuar y extraordinario contenido de ornamentos y símbolos que expresan estatus, poder y roles que desempeño en vida en la sociedad de la Cultura Lambayeque de los siglos XII y XIII d.C., sino que al concluir dicha excavación y una vez que se retiraron las osamentas del personaje principal y sus ocho acompañantes decidimos efectuar cortes exploratorios en el fondo de la rumba excavada, con el propósito de comprobar o descartar la posible presencia de nuevas ofrendas, como una práctica usual en la investigación arqueológica.

Al profundizar la excavación a 60 centímetros bajo el lecho de la sepultura de la Sacerdotisa se produjo el inesperado y sorpresivo hallazgo de un importante contexto funerario (Tumba 5) el mismo que empezó asomar con algunas ofrendas de cerámica y concentraciones de concha Spondylus.

Estos indicios permitieron definir que se trataba indiscutiblemente de otro personaje de élite de la cultura Lambayeque, cuya sepultura o enterramiento subyace debajo de la tumba de la sacerdotisa y que constituye un hecho poco frecuente e inusual en la arqueología de América Andina.

A este personaje por su asociación y contenido lo hemos denominado “El Personaje de los Spondyllus. Esta tumba, está definida por un corte rectangular, donde el personaje central en posición de cubito dorsal extendido en eje este-oeste (mirando al oeste), que de acuerdo a los estudios de Antropología Física efectuados por Haagen Klaus (2013), se trata de un individuo masculino de 25 años aproximadamente, el mismo que presenta Una compleja asociación de ofrendas y acompañantes.

En primer lugar, hay que destacar que el contexto de este personaje está determinado por la presencia de concentraciones de conchas Spondylus a cada lado del cráneo y en cada una de sus manos, como si estos bienes tratasen de reiterar su indiscutible vínculo e identificación con la extracción de estos preciados moluscos provenientes de aguas cálidas, cuyo valor en las antiguas sociedades resulta incalculable. Se conoce en la literatura arqueológica la existencia de hombres que desempeñaban la función de “buzos” que bajan a la profundidad del mar atados con sogas y a más de 10 metros extraían estos moluscos que forman parte de bienes exóticos vinculados y usados en los rituales de culto al agua y la fertilidad. En estas escenas los “buzos” depositan los Spondylus en canastas o cestas en una actividad que en la época de la Cultura Lambayeque tuvo una frecuencia intensiva y sostenida.

Así mismo, Se encuentra junto a la osamenta del personaje principal 10 vasijas de cerámica en el lado sureste entre ollas, plato y especialmente un plato grande de estilo Cajamarca costeño, varios pectorales de concha Spondylus, Conus, Perlas, Turquesas y discos de cobre reposaban sobre el pecho del personaje. Dos alargados cuchillos uno de cobre y otro de plata se hallaron sujetados en la mano derecha del personaje central, estos se encuentran en una posición invertida, con la hoja alargada hacia abajo y el semicírculo o cuchillo hacia la parte superior, junto a estos objetos Una botella asa estribo perteneciente a la época Moche Tardío, la cual presenta reparaciones de su tiempo y decoración fugitiva en línea fina con la imagen de la “Ola antropomorfa” seguramente formaba parte de un objeto de mucho valor y significado, guardado y transmitido como “herencia” de sus antepasados, un tocado rectangular alargado de cobre plateado sobre cuya superficie se han adherido cuatro personajes de cobre plateado, con la imagen típica del personaje Lambayeque que porta un bastón y un vaso en cada una de sus manos respectivamente, esta imagen es la típica representación de un alto personaje Lambayeque, con tocado semilunar y ataviado con ornamentos y vestimentas, esta representación nos hace recordar la imagen de un personaje frecuente en el arte Lambayeque. Junto a este objeto aparece un pequeño tocado laminado, como un elemento plumario y una pequeña corona de cobre dorado con la silueta del cuerpo del “ave mítica”, cerca al lado sureste de la tumba, aparece también un par de finos discos de oro y los restos de lo que fue parte de un camélido joven.

Junto a los Spondylus que están en las manos se han identificado pequeñas porciones de cinabrio (sulfuro de mercurio), elemento atribuido simbólicamente a la sangre y ésta a la vida. Cerca de la mano izquierda aparece un bastón de madera alargado y hacia el lado noroeste, oeste y suroeste se identificaron cinco recipientes confeccionados por grandes fragmentos de vasijas que contienen objetos de cerámica en miniatura llamados “crisoles”, que fueron colocados directamente sobre la superficie del entierro, y debieron formar parte del conjunto de ofrendas durante el ritual funerario. El personaje principal presenta tres acompañantes: uno al norte de la sepultura, con dos botellas de pedestal alto con gollete divergente unido con asa puente, sobre la que aparece la efigie escultórica de un clásico personaje Lambayeque, así como objetos de cobre en forma de colgajos, al segundo acompañante del lado Oeste se le ha identificado cuentas de concha Spondylus que debieron formar algunos collares, hacia el lado sur aparentemente desarticulado, aparece la osamenta que presenta ofrendas de concha Spondylus. Los tres personajes que figuran como acompañantes, presentan sus cuerpos dramáticamente desarticulados o por lo menos algunas de sus extremidades están separadas, es probable que esto se haya originado como producto de la circunstancia del sacrificio que afrontaron en el ritual de su enterramiento, y el tiempo transcurrido en que fueron consignados hasta el momento de la sepultura, lo que origina la descomposición de los cuerpos, y la facilidad para su desmembramiento. El hallazgo de esta sepultura bajo la tumba de la Sacerdotisa , nos sitúa en una condición sumamente compleja, en raz6n a que tradicionalmente hemos entendido que cada uno de los personajes de estatus tiene su sepultura independiente, y está rodeado de sus ofrendas y acompañantes, así se puede certificar en las diversas rumbas moche excavadas en la plataforma funeraria de Sipán, las tumbas de San José de Moro, las tumbas Lambayeque excavadas en Batan Grande, y otros grandes contextos funerarios conocidos en la Costa norte del Perú.

 

 

Texto: Carlos Wester La Torre
Fuente: Suplemento Lundero – La Industria

image_pdfimage_print

Deja un comentario