La Lista Roja

lista_roja_libro_peruEn enero del año 2007, gracias al apoyo del Departamento de Estado del Gobierno de los Estados Unidos, se constituyó el Comité Editorial de la Lista Roja Perú, conformado por quince profesionales y especialistas, tanto peruanos como extranjeros; entre ellos dos representantes del Instituto Nacional de Cultura del Perú y dos integrantes del Secretariado General del Consejo Internacional de Museos (ICOM).

El Comité se reunió en Lima durante cuatro días, bajo el auspicio del Instituto Nacional de Cultura (INC), en sesiones continuas de trabajo. La primera sesión fue abierta al público, realizándose presentaciones acerca del proyecto en sí mismo, de la labor desplegada por el ICOM en contra del tráfico ilícito de bienes culturales, y de la situación del control de este delito en el Perú. Las sesiones restantes tuvieron carácter cerrado aunque se propició la participación de especialistas tanto del mismo INC como de distintas instituciones: la Biblioteca Nacional, el Archivo General de la Nación, el Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú y la Dirección General de Aeronáutica Civil fueron las instituciones que mayor interés expresaron.

Durante las sesiones cerradas se realizó la selección de las categorías y subcategorías de objetos, sugiriéndose las imágenes más apropiadas para su ejemplificación. Algo muy importante fue el consenso que las ilustraciones no se referirían a bienes robados o perdidos, a fin de mantener el carácter de la Lista como una relación de categorías genéricas y no como una enumeración de objetos robados cuyo eventual hallazgo implicara la eliminación del mismo.

lista_rojaAsimismo, se trataron los aspectos formales de la publicación, se propusieron los textos que habían de incluirse (introducción, objetivos, descripciones), la organización y el orden de las categorías en la publicación, la relación de normas legales pertinentes, la bibliografía, las informaciones adicionales y otros temas.

Concluida esta reunión presencial, que proporcionó un esquema desarrollado de trabajo, empezó la labor propiamente dicha de recopilar, procesar y organizar la información, la misma que estuvo a cargo de la Dirección de Defensa del Patrimonio Histórico del INC. En esta etapa se buscaron y seleccionaron las imágenes, obteniendo los permisos necesarios para reproducirlas; asimismo, los miembros del Comité Editorial residentes en Lima se reunieron a fin de redactar los textos y homogeneizar la información.

El documento final fue remitido al Secretariado General del ICOM, para la última etapa de diseño e impresión, que fue coordinada estrechamente con el INC.

La Lista Roja peruana fue presentada formalmente el 22 de agosto de 2007, en la Conferencia General del Consejo Internacional de Museos – ICOM, llevada a cabo en la ciudad de Viena (Austria). En el Perú fue presentada el 8 de noviembre de ese año. Luego se realizaron eventos similares en Ginebra (Suiza), París (Francia) y Berlín (Alemania).

La Lista Roja de Antigüedades Peruanas en peligro Contiene un total de 18 categorías de objetos, subdivididos cronológicamente en período prehispánico (8 categorías y 12 subcategorías), período de transición (1 categoría), y período colonial y republicano (9 categorías). Para la selección de cada categoría se tomó en cuenta la cantidad de incidencias de intentos de exportación ilícita así como los más comúnmente ofertados en las casas de subastas internacionales y en los sitios de Internet de venta más conocidos.

Así, se incluyeron por ejemplo especímenes paleontológicos, ejemplares de numismática y restos humanos, precisamente por el incremento en la detección de exportaciones ilícitas de los mismos. Cuando la importancia de determinados objetos y/o la extensión de su tráfico ilegal hacían necesaria una mayor especificación, se establecieron subcategorías particulares.

Si bien las imágenes de los objetos que ilustran cada categoría no corresponden a bienes robados, en cambio si se trató que los mismos representaran aquellos que se hallan en mayor riesgo. Es el caso por ejemplo de los frontales de plata de los altares, cuyo robo se ha incrementado particularmente, y de los cuales se teme que estén siendo fundidos para reutilizar el metal precioso en trabajos de joyería; perdiéndose así testimonios artísticos inapreciables.

Resultados Si bien sólo a mediano y largo plazo será posible establecer una valoración cuantitativa del logro representado por la Lista Roja Perú, hasta el momento hemos podido apreciar su importancia en varios aspectos.

Desde que se publicó la Lista Roja, ésta se ha invocado entre los fundamentos para la paralización de varias subastas de bienes culturales en el extranjero, como por ejemplo las realizadas en 2008 en las casas Pierre Bergé de Bruselas y Drouot en París. Si bien no se obtuvieron en esos casos resultados positivos, más adelante se obtuvo la paralización de la subasta de cuarenta bienes arqueológicos en la Casa Dorotheum en Viena, Austria, los cuales fueron entregados luego a nuestra misión diplomática en dicho país; e igualmente se suspendió el remate de diez bienes arqueológicos en el portal de Internet de Live Auctioneers, siendo devueltos al Consulado del Perú en Los Angeles, Estados Unidos. Hay que observar que paulatinamente están reduciéndose las ventas de bienes arqueológicos peruanos en casas de subastas acreditadas, y se espera que toda argumentación que apele a la Convención de la UNESCO de 1970 sea reforzada con la presentación de la Lista Roja del Perú.

Desde que se dio publicidad a la Lista Roja, hay dos casos de devolución de bienes arqueológicos desde Alemania, totalizando 113 objetos, y dos desde Francia; quedando pendientes de repatriación al menos otros ocho casos, todos ellos por ciudadanos extranjeros que han decidido devolver el patrimonio cultural del Perú que por uno u otro motivo se hallaba en su poder.

Se ha incrementado el número de intervenciones por parte, tanto de los peritos en el módulo del INC que funciona en el aeropuerto internacional Jorge Chávez, como por los funcionarios aduaneros y policiales. Aún mas, aumentó el porcentaje de los bienes así recuperados que resultan ser auténticos una vez realizados análisis más detallados, y por lo tanto son Patrimonio Cultural de la Nación.

La difusión de la Lista Roja peruana a nivel nacional e internacional fue uno de los factores que favoreció la concesión de un fondo especial para las repatriaciones del patrimonio exportado ilícitamente.

Lamentablemente este fondo fue suprimido en octubre de 2008, pero mientras existió permitió, entre otras acciones, la repatriación de casi mil bienes culturales; la elaboración e impresión de cartillas y guías para uso de los funcionarios aduaneros y policiales; la realización de dos encuentros binacionales; los peritajes de bienes en el extranjero; y el pago de gastos legales para los procesos judiciales en curso.

image_pdfimage_print

Deja un comentario