La ciudad de los ychmas

ciudad_ychmasLa fosa no tiene más de un metro de diámetro. Está ubicada en la sexta plataforma de la huaca Pucllana de Miraflores, y en el pequeño agujero todavía se pueden ver algunos restos humanos: una pelvis y costillas de una mujer que habitó este territorio hace casi mil años. Las otras tres tumbas, halladas recientemente, están cubiertas con lonas. Estamos en la parte más alta de este centro ceremonial y en el horizonte destacan las siluetas de los edificios, el techo ondulado de la iglesia Santa María Reina, la avenida Angamos, los carros diminutos. A lo lejos se ve el mar. En este contraste entre pasado y presente existe una historia de siglos que comienza a salir a la luz como un rompecabezas gigantesco, una historia que necesita ser contada y conocida por los limeños de hoy.

***
En su oficina, la doctora Isabel Flores, directora del Museo de Sitio Huaca Pucllana, se maravilla del hallazgo de los cuatro entierros, tres mujeres y un varón. (“No son momias”, aclara). Dice que por primera vez se han encontrado tumbas selladas. Algo que permite conocer cómo eran los entierros en los señoríos ychsmas, población que habitó los valles del Rímac y Lurín entre los siglos XI y XV de nuestra era. “Hemos descubierto pozos tubulares de 1,50 metros de profundidad y un metro de diámetro, donde estaban colocados los cuerpos, en cuclillas, sobre una base de barro, y envueltos alrededor de carrizos para mantenerlos firmes”, explica Flores. “Al lado de cada resto se han encontrado ofrendas: una vasija de comida, un cántaro, objetos diversos. Una de las mujeres era al parecer una artesana porque se le enterró con sus instrumentos de tejido”, agrega. Otro detalle interesante es que en los cuatro esqueletos el pie izquierdo está puesto sobre el derecho. En cambio, las manos a veces descansan sobre los hombros y otras sobre el pecho. Flores espera que las investigaciones en gabinete permitan conocer más de estos antiguos habitantes miraflorinos.

***
¿Pero quiénes eran los ychsmas? La respuesta la tenemos que buscar muchos siglos atrás. En el tiempo que los arqueólogos llaman Intermedio Temprano (alrededor del año 0 al 800 d.C.) cuando surgió la cultura Lima en los valles de Chancay, Chillón, Rímac y Lurín. Una sociedad que desarrolló una arquitectura monumental con plataformas y paredes de adobitos —un ejemplo es Pucllana—, y también una extensa red de canales de regadío, aproximadamente 60 km, que transformaron el desierto costeño en tierras de cultivo. Con el tiempo los limas sufrieron la influencia del imperio andino Wari y su declive se produjo alrededor de los años 700 y 800 d.C. Las causas son materia de debate. Según explica el arqueólogo Martín Mac Kay, lo más probable es que en aquel tiempo se haya producido un gran fenómeno de El Niño, lluvias intensas que arrasaron el sistema agrícola y los señores limas ya no pudieron controlar más el territorio. “Los ychsmas fueron sobrevivientes de esa cultura y se adaptaron al medio de otra manera. Si bien su cerámica no cambió con relación a la de Lima, sí se hizo más llana, más sencilla, decorada solo con serpientes, y sus construcciones se volvieron más sólidas, con adobones y grandes muros, como los de Maranga, Pachacamac o Cajamarquilla”, detalla.
Para el historiador Juan Fernández Valle la presencia ychsma significó un período de paz de cuatro siglos en la costa central. Todos los curacazgos que componían esta sociedad se dedicaron al intercambio comercial, la pesca y la agricultura. Señoríos fervorosos cuyo centro religioso estaba en Pachacamac (nombre que según María Rostworowski fue impuesto por los incas). “Gran parte de la organización política de Lima se la debemos a los ychsmas —dice Fernández—. Varios de los distritos actuales han surgido a partir de curacazgos ychsmas como Sulco (hoy Santiago de Surco), Malanca (hoy Maranga, en San Miguel), Lati (hoy Ate), Ruricancho (hoy San Juan de Lurigancho) y Armatambo (hoy Chorrillos)”.

***
Los hallazgos en Pucllana son una gran oportunidad para investigar más el legado ychsma en Lima. Como explica el periodista y gestor de la campaña Lima Milenaria, Javier Lizarzaburu, lo importante es articular estos descubrimientos con una narrativa que vincule la ciudad prehispánica con la de hoy. “Los ychsmas son la penúltima de las cinco culturas que se desarrollaron sobre el territorio de Lima en un continuum civilizatorio de 4.500 años”, comenta. “Cada una de ellas transformó el territorio y son un ejemplo de innovación local. Estas sociedades construyeron canales de irrigación, hicieron exploración agrícola y crearon una arquitectura antisísmica. Si nos quedamos solo en lo anecdótico de los descubrimientos, perdemos una oportunidad para terminar de pintar el retrato incompleto de Lima”, reflexiona Lizarzaburu.
Según la doctora Isabel Flores, fueron los tambos ychsmas los que dieron origen al distrito de Miraflores. Ellos, además, trazaron caminos para peregrinar a Pachacamac que luego usaron los incas y los españoles, y que nosotros seguimos transitando hoy. Pocos lo saben, pero la Vía Expresa era un antiguo camino prehispánico. Queda mucho por investigar.
A partir de esos pequeños agujeros en la huaca Pucllana se comienza a reescribir la historia.

Por un nuevo museo de sitio
El proyecto de la huaca Pucllana ha sido sostenido desde los años ochenta gracias a diversos convenios entre la Municipalidad de Miraflores y el INC, hoy Ministerio de Cultura. En el 2014 se firmó el Convenio de Cooperación Interinstitucional con el Plan Copesco para mejorar el Museo de Sitio y poder exhibir en salas diferentes las etapas por las que ha pasado el centro ceremonial: el período Lima, el Wari y el Ychsma. “En ese camino estamos”, dice la doctora Isabel Flores.

image_pdfimage_print