La ‘batalla’ por el Cerro Campana

cerro campanaLa intención de subasta de tres de los nueve lotes del proyecto Chavimochic (de 17.32, 48.77 y 37.47 hectáreas) que no se llegó a concretar por falta de postores el último 26 de mayo, sigue preocupando a biólogos y arqueólogos locales, pues consideran que las autoridades están ignorando investigaciones que apuntarían a que sí existen vestigios arqueológicos, por su cercanía al Cerro Campana.

Los terrenos en cuestión que llegan a las mil 309 hectáreas y están ubicados en el distrito de Huanchaco (Trujillo), sector El Tablazo, no se han declarado legalmente como área de conservación.

CONFUSIÓN

De acuerdo a las declaraciones de la titular de la Dirección Desconcentrada de Cultura, María Elena del Carmen Córdova Burga, afirmó que entiende la preocupación de estos investigadores por el patrimonio cultural de la región, pero existiría un desconocimiento de las bases que entregó Proinversión, desde enero del 2014, para esta subasta. En dicha subasta se logró vender cuatro terrenos, menos estos tres últimos que están en debate.

“Cuando nos reunimos con los funcionarios de Proinversión nos comentaron que esta preocupación ya había sido observada por los posibles postores, y la respuesta fue adjuntada en el folio de bases para la subasta, en la cual se señala que debido a que en estas áreas no se habían registrado Ciras (Certificado de Inexistencia de Restos Arqueológicos), los inversionistas deberían tramitar uno para que luego, según los resultados, puedan luego ejecutar o no sus proyectos”, explicó.

No obstante, Córdova Burga aclaró que no considera que la subasta de estos terrenos que han generado controversia se haya debido a un posible temor de pérdidas financieras a largo plazo.

“No creo que haya sido por esta polémica que se ha suscitado en estos días; pues los postores ya tenían conocimiento de esta situación desde principios de años, y nuestra presencia fue solo para reportar como funcionarios del Estado que nuestra dirección no ha emitido ningún Cira”, indicó.

HECHA LA LEY, HECHA LA TRAMPA

Por su parte, el representante de Defensa del Cerro Campana,Percy Valladares Huamanchumo, lamentó la posición de Córdova Burga, pues considera que debió impedir que estos terrenos entren en subasta y no avalar la decisión de Proinversión y el gobierno regional.

“Me sorprende, sobretodo porque ella conoce el trabajo que ha realizado la Asociación de Arte Ruprestre con evidencia gráfica en estos terrenos y los estudios de Régulo Franco, arqueólogo que ha descubierto a la Dama de Cao; recordemos que un Cira es solo una formalización costosa de una investigación”, indicó.

En ese sentido, Valladares Huamanchumo cuestionó que este estipulado en las bases de Proinversión no garantizaría una “verdadera” protección a los restos patrimoniales.

“Supongamos que yo soy un empresario sin escrúpulos, que compró uno de estos terrenos no agrícolas para un proyecto industrial, paso mis máquinas en el lugar, destruyo el vestigio patrimonial y luego comienzo mi trámite de Cira, me sale todo ‘ok’ y comienzo el negocio. ¿No es eso delito? Al parecer legalmente no, hecha la ley, hecha la trampa”, refirió.

NO SABEN, NO OPINAN

Al respecto, la Asociación de Defensa del Cerro Campana y otros colectivos civiles de Huanchaco han solicitado apoyo a los consejeros regionales; sin embargo, estos no estaban informados sobre el problema.

“Pedimos ayuda a Richard Díaz y Olga Yglesias, pero no estaban informados sobre el caso. Luego de que les explicamos, nos refirieron que tratarían de ponerlo en agenda”, comentó Percy Valladares.

A esta lista se suma la vicepresidenta regional, Mónica Sánchez, quién declaró: “No voy a mentir, desconozco el tema, así que no voy a pronunciarme sobre esto”.

No obstante, uno de los miembros de la Comisión de Educación y Cultura, el consejero por la provincia de Sánchez Carrión Carlos Sandoval, indicó que esta situación podría traer complicaciones judiciales a largo plazo, por ello se realizará una reunión para evaluar la validez de las investigaciones arqueológicas realizadas en el lugar.

“La situación es complicada, está a punto de ser judicializada, por ello, estudiaremos los trabajos que se han hecho en estas zonas, fuera del área protegida del Cerro Campana y que pretenden ser subastadas para luego hacer una recomendación al Ejecutivo”, declaró.

ÁREA DE AMORTIGUAMIENTO

El pedido que realizan los que protestan contra esta polémica subasta se reduce a que se declare un área de amortiguamiento de la zona, hasta que se aclare en qué lugar hay o no vestigios arqueológicos.

“Cuando se declararon cerca de 4 mil hectáreas como zona protegida, y se la dio a la Universidad Nacional de Trujillo para que la administre y haga estudios, no se consideraron estos terrenos que ahora se quieren subastar. Así que pedimos que se vuelva a hacer una nueva delimitación, pues las nuevas investigaciones así lo ameritan”, indicó Valladares Huamanchumo.

Por su parte, el gerente regional de Ambiente, Norberto Escobedo Loyola, declaró que estos colectivos estarían confundidos.

“No hay que confundir a la población, se habla de zona de amortiguamiento y no existe una zona de amortiguamiento. Ese es un trámite que le compete a la Dirección de Cultura y tengo entendido que esta en proceso”, aseguró el funcionario.

 

(Diario Correo)

image_pdfimage_print

Deja un comentario