Juzgado de Nasca dicta prisión preventiva para un activista de Greenpeace

La jueza Patricia Bejarano del Primer Juzgado de Investigación Preparatoria de Nasca dictó ayer prisión preventiva contra el activista argentino de Greenpeace Mauro Fernández por haber ingresado a una zona protegida y dañado el jeroglífico del colibrí de las Líneas de Nasca en diciembre pasado.

Según lo establecido por las normas peruanas, Fernández deberá permanecer seis meses detenido en una prisión local mientras se lleva a cabo la investigación de los hechos. Sin embargo, como se sabe, este ciudadano argentino ya no se encuentra en el país.
Por ello las fotos del argentino serán remitidas por la Fiscalía, en un máximo de 24 horas, al Ministerio de Relaciones Exteriores para que sean adjuntadas al oficio que pedirá la extradición de Fernández.

Hasta el momento solo han sido identificados tres de los ocho activistas que participaron en los hechos. El pedido de prisión preventiva para las otras dos personas, el argentino Rodrigo Miguel Abad y el colombiano Herbert Augusto Villarraga Salgado, será evaluado el próximo 21 de enero en una audiencia pública. En tanto, se viene manejando también el nombre de un activista austriaco.

Ante los atentados en las Líneas de Nasca, el Ministerio de Cultura redoblará los mecanismos de seguridad.

 

(La República)

image_pdfimage_print