Huaraz: gélido edén

huaraz nevado pastoruriSu gente amable, su variada gastronomía y ubicación cercana a Lima la hacen un destino ideal para escapes de última hora o viajes planeados, pero es su belleza natural la que le otorga el estatus de destino infaltable en la agenda de todo buen aventurero.

Déjese llevar por la imaginación. Piense que no está en su casa ni en su oficina. Olvídese del sillón y del escritorio y trate de transportarse a una ciudad flanqueada por enormes montañas de nieve. Mírelas con delectación y suba al vehículo turístico que está delante de usted.

El viaje va a empezar y un guía lo saluda: Señoras y señores, damas y caballeros, peruanos y extranjeros, bienvenidos a Huaraz, la capital de Áncash, conocida como la ‘Suiza peruana’.Así la llaman algunos, aunque mejor sería que allá, en el Viejo Mundo, dijeran que ‘Suiza es la Huaraz europea’. Digo nomás, sin intención de polemizar.

huaraz_1Aunque en estos tiempos de cambios climáticos, el hielo de nuestra cordillera se rompe solito por culpa del maldito calentamiento global, como está pasando en el Pastoruri. Pero ese es otro tema.

hora les estoy dando la cordial bienvenida a Suiza.Perdón, a los 3,052 metros de altura de“Huaraz presunción”, como en el siglo XIX la llamara con cierto despecho el sabio italiano Antonio Raimondi.
No es que yo sea un chismoso, pero un rumor que surgió en aquellos tiempos asegura que el estudioso se enamoró perdidamente de una señorita nacida en estas tierras. El extranjero intentó conquistarla, mas todos sus
afanes y estrategias fracasaron estrepitosamente.

Dolido y con el corazón roto, se le ocurrió aquello de la presunción. Eso es lo que se dice, pero como yo no lo
he vivido, mejor les hablo del templo del Señor de la Soledad, que palpita de fiesta en Semana Santa y el 3 de mayo, y del jirón José Olaya, una callecita antigua donde las viviendas resistieron el remezón del terremoto de 1970. Son las únicas que no se vinieron abajo.

Aguas esmeralda
La ciudad tuvo que levantarse de nuevo. Pero la tragedia fue mayor en Yungay, donde después del seísmo una avalancha arrasó con el pueblo antiguo. Ahora es un cementerio. Toditos los turistas van para allá, también a la laguna de Llanganuco, con sus aguas esmeraldas. Bonita es esa zona porque se ven los nevados de la cordillera Blanca, incluyendo al Huascarán.

laguna llanganucoEs grandote, el más grande del Perú. Quién me dice su altura. Es facilito. ¿Nada? Atrévanse. Hay premio.Un apretón de mano para los varones y un beso para las damas, cortesía de este apuesto muchachote hijo de la cordillera Blanca y de la cordillera Negra.

Todos son bienvenidos en nuestras montañas y lagunas, en nuestros pueblos que son una dulzura, como Caraz, y, por qué no, a veces hasta una buena borrachera, como Carhuaz. Y mejor lo dejo ahí y me olvido de Recuay que, según Raimondi –otra vez Raimondi, sí el de las puyas y el de la famosa estela de los chavín era una ladronera. Bravo se puso el italiano porque en ese pueblo no perdió el corazón, sino algunos documentos y libretas. Todavía sigue pendiente quién me dice la altura del Huascarán.

Bueno, señoras y señores, damas y caballeros, peruanos y extranjeros, si tienen alguna pregunta no duden en hacérmela. Estoy dispuesto a responder de todo, incluso sobre la altura del Huascarán (aquí el guía de este viaje imaginario hace una pausa larga).

Su altura es de… bueno, estimados viajeros, hemos llegado a nuestra primera parada. Bajen con cuidado y bienvenidos al Callejón de Huaylas.

¡A zambullirse se ha dicho!
Wilcahuaín.A los baños termales de Monterrey o el complejo arqueológico de Wilcahuaín se les puede conocer en un solo día.

Las piscinas y las pozas individuales son buenazas. Relajan y ayudan a combatir el reuma y los males nerviosos. Vale la pena dar unas brazadas en esas aguas verdosas que alcanzan hasta los 50 grados centígrados.

Además, nunca está de más mostrar nuestras generosas musculaturas. Quizá tengamos más suerte que Raimondi y nos vamos acompañaditos a Wilcahuaín.

De a dos se disfruta mejor de ese templo de tres niveles que los waris levantaron con piedras. Más allá, como a un kilómetro, hay otros restos arqueológicos, conocidos como Ichic Wilcahuaín.

Festín de nieve
alpamayo-ridge➔ En menos de 10 kilómetros hay mucho por conocer. Montañas como el Alpamayo, el nevado más hermoso del mundo. Eso sí, hay que tener físico y caminar harto para admirar su forma piramidal; o lagunas como Churup (4.450 m.s.n.m.), Parón, en Caraz, la que contiene mayor cantidad de agua dulce en toda la cordillera Blanca, y, claro, la seductora 69.
➔ Les juro que no estoy inventando el nombre. Queda en Yungay, dentro del Parque Nacional Huascarán. El camino empieza en un lugar llamado Cebollapampa, pasando Llanganuco. Es una linda ruta, pero tiene su exigencia. Un par de subidas retadoras que te hacen terminar con la lengua afuera, pero vale la pena.

 

Texto y fotos: Rolly Valdivia
Revista Lo Nuestro-El Peruano

image_pdfimage_print

Deja un comentario