Huamachuco: Las Fases Tardías

Indice Temático
Sitios Sacros
Huamachuco
LAS FASES TARDIAS: 1000 – 1534 d.C.

Estructuras

Dos fases cerámicas comprenden el período Intermedio Tardío y el Horizonte Tardío. La fase Tuscan (1000 a 1476) se caracteriza por dos estilos distintos, Huamachuco punteada y Huamachuco sobre Blanco (krzanowski and pawlikowski 1982). La distribución del primer estilo se encuentra principalmente al noroeste, hasta la parte alta del Valle de Chicama, entre la zona de Otuzco y Huamachuco. El segundo estilo es más común en Huamachuco, y no parece ser frecuente al oeste y noroeste, aunque sí se extiende al noreste hasta Cajabamba (McCown 1945: 327-328). Huamachuco sobre Blanco continúa en la fase Santa Bárbara (1476 ó 1533 d.c) y jarras de este estilo a veces muestran adornos zoomórficos que ellos imitan y son típicos de jarras aribalos. También en esta época se encuentra algunos ejemplares del estilo Inca provincial.

La interacción entre Huamachuco y otras regiones seguía en estas fases tardías, pero con cambios importantes. Durante las fases medias la ruta principal para interacción e intercambio fue el camino nor-sur. Durante la fase Tuscan, el intercambio fue más frecuente entre el este y oeste, y el imperio Chimú de la costa norte se comunicaba con sitios en el vertiente occidental como cerro Sulcha (Carabamba), Carpaico (Otuzco), Huasachugo ( Unigambal) y Cuidista (Salpo), estos grandes sitios, sobremiran la costa; con frecuencias presentan abundante resto de cerámica importada de los Chimú.

[Maqueta]

En Huamachuco hay poca evidencia de la interacción con los Chimú, ni con territorios al norte ni al sur de Huamachuco. El aislamiento de Huamachuco se puede atribuir a dos causas: primero, el crecimiento de la población en el vertiente que cambiaba la balanza de poder en la zona, contribuyendo a la surgencia de los sitios del oeste; y segundo, la conquista por parte de los Chimú de un territorio que extendía gran distancia por la costa, y su preferencia para intercambio directo con sus vecinos serranos, tratando con cada grupo individualmente. Huamachuco 1 parece haber perdido su ventaja estratégica en la red de comunicación dentro de la provincia, y perdió la ventaja demográfica que hubiera permitido la dominación de la provincia.

Aunque varios de los sitios de la vertiente occidental fueron más grandes que Marcahuamachuco bien reducido en su población y poder – en la fase Tuscan, ninguna llegaba a una posición dominante, y los Chimú trataban con cada sitio de manera independiente.
Esta situación que producía en el período Intermedio tardío una balanza de poder económico y demográfico entre los grupos de vertiente occidental, el imperio chimú que no parece haber tenido ambiciones para la dominación directa de territorio serrano, y Huamachuco que no podía ejercer la misma dominación que en fases anteriores.

Marcahuamachuco seguía ocupado, pero ninguna construcción nueva de escala monumental ha sido fechada a la fase Tuscan. Muchos edificios son abandonados en éste período, inclusive la mayoría de los galpones nichados. Restos de esta fase son comunes en las zonas domésticas del sitio, también en el castillo que sin duda seguía sirviendo como centro ceremonial del sitio y de la zona. Los edificios nuevos construidos en esta fase generalmente cuadrangular son un tipo nuevo que reemplaza la galería.

Aparte de Marcahuamachuco, hay tres grupos importantes de sitios, cada grupo constituido por un sitio grande y unos satélites más pequeños. Este patrón de asentamiento es similar a lo de las fases tempranas, en particular la fase Purpucala, pero en el patrón tardío son visto que los habitantes estaban utilizando un rango más amplio de elevaciones. Uno de los tres grupos está ubicado a una elevación alta, en proximidad a pastos y tierra apta para el cultivo de alimentos de altura. Otro grupo de sitios se encuentra en elevación baja, y el tercer a una elevación intermedia.

Cerro Amaru fue abandonado antes de la época tardía, y el centro ceremonial prominente para la fase tardía es probablemente La Huaca de Catequil, un adoratorio famoso en el siglo 16 (San Pedro 1992; Betanzos1987 [1551]). ubicada en San José de Porcón, más cerca a Santiago de Chuco que Huamachuco. Esta Huaca fue destruida completamente por Atahualpa durante la guerra civil, según los cronistas.

En la fase Santa Bárbara los patrones de asentamiento y comunicación regresan a los de las fases medias. El camino nor-sur fue otra vez la ruta principal y los Incas establecían su centro administrativo en Huamachuco, al pie del Cerro Sazón y muy cerca a Viracochapampa y Marcahuamachuco. Unos andenes fueron construidos por los Inca, el camino fue reconstruido, y un complejo para almacenaje fue construido en las faldas de los cerros circundantes a Huamachuco (topic y Chiswell).

Aunque la presencia incaica no es muy visible en Huamachuco, la construcción de colcas y estructuras asociadas señalan un cambio estructural más grande que cualquiera del horizonte medio. Las fuentes documentales hablan de otros cambios, por ejemplo la entrada de mitimaes en la zona, y un sistema extensivo de Tambos; investigaciones arqueológicas han confirmado la realidad de estos cambios (Topic y Topic 1983). Los Tambos tanto como la ubicación de grupos mitimaes evidencian la importancia de caminos para el estado incaico, inclusive los caminos que se dirigían al oeste de Huamachuco hacia la vertiente occidental. Tiestos cerámicos del Horizonte tardío se encuentra en Cerro Sulcha, Rogoday (cerca a Carpaico), en la zona chaupiyunga de Virú, indicando que estas zonas fueron nuevamente conectadas con las rutas serranas.

En conclusión, uno de los cambios más importantes durante las fases tardías es la manipulación de las rutas viales, primero por los Chimús y después por los Incas, con el fin de controlar el movimiento de bienes en vertiente occidental. Esta política de manipulación resultaba en la aislamiento espacial primero de Huamachuco, y después de los valles costeños (Dillehay 1977; Topic y Topic 1985).

CONCLUSIONES

La contribución del proyecto Arqueológico Huamachuco al estudio de la prehistoria andina abarca tres niveles: mejoramiento de los datos disponibles para Huamachuco; establecimiento de una secuencia regional; y al nivel teorético, un entendimiento mejor del proceso de cambio cultural en el mundo andino. Todos dan cuenta del aumento catastrófico en la destrucción de restos arqueológicos en el Perú, resultado de las fuerzas de desarrollo y de una crisis económica que restringe de manera trágica el recurso disponible para la conservación y protección del patrimonio monumental del país. Frente a tal situación, de cada obra arqueológica de rescate, el proyecto Arqueológico Huamachuco ha colaborado en recoger datos importantes que se tratan con la evolución de una cultura regional cuyos monumentos siguen siendo destruidos con rapidez alarmante.

[Piedra labrada]

El proyecto también ha contribuido al entendimiento histórico-cultural. Huamachuco es heredero de una tradición cultural distinta y rica, siendo en el pasado no recibidor pasivo de influencia de otros centros contemporáneos, sino agente de cambios en las culturas con quienes se comunicaba.

Esta influencia es más marcada durante el horizonte medio, con la adopción por Huari del patrón arquitectónico que influenciaba. En otras épocas, Huamachuco fue menos entrelazada con culturas vecinas, y este aislamiento cultural le permitía desarrollar y mantener una tradición cultural única.

Y finalmente, la mayoría de arqueólogos con interés en el mundo andino han utilizado para interpretar sus datos dos tipos de modelos, que invocan la adopción y la utilización de los recursos diversos de los múltiples ambientes naturales, y modelos que presumen un aumento continuo y casi inevitable en la centralización de instituciones sociales y económicas.

Los datos disponibles para la prehistoria de Huamachuco no se acomodan a estos modelos. En Huamachuco, los requisitos de autosuficiencia se pueden satisfacer dentro de un territorio limitado, y la centralización política llega a su máximo en el horizonte medio, alcanzando solamente un nivel intermedio no más. Por otro lado, en el periodo intermedio temprano tardío y el horizonte medio, Marcahuamachuco y cerro Amaru fueron sitios de gran importancia, demostrando arquitectura monumental sofisticada.

[Cerámica Tardía]

Huamachuco nos hace recordar que ni una organización política al nivel estatal, ni un sistema económico bien centralizados es necesario para la construcción monumental. También debemos recordar que la geografía andina tiene un efecto aislante que puede producir diferentes niveles y procesos de desarrollo en regiones bien cercanas hasta hoy día. En Huamachuco, sugerimos que el aislamiento, una población relativamente baja, cambios bruscos en elevación, y la infrecuencia del militarismo fomentaba integración fuerte al nivel local, mientras que el intercambio, la peregrinación, y una ideología compartida fueron los mecanismos que permitían una integración mas suelta al nivel regional.

image_pdfimage_print

Deja un comentario