Hornacinas de Tantarica – Contumaza

Sitios Sacros
TANTARICA

Hornacinas de Tantarica A 70 kms. al Noreste de Contumazá, perteneciente al departamento de Cajamarca, en la sierra norte de Perú, se ubican los restos arqueológicos del centro poblado llamado “Tantarica”, el lugar más cercano a estos restos es la zona rural de “Altamisa”. Tiene una latitud Sur de 7° 16′ 30″ y una longitud Oeste 78° 58′ 00″ incrustada en el cerro del mismo nombre, a unos 2,834 m.s.n.m.

Pinturas de Poro Poro
De la visita que hiciera Hans Horkeimer, Eulogio Garrido y Max Diaz por los años de 1944, sabemos que “es extensa y cubre varias hectáreas en la pendiente oriental del cerro, y que no representan una ciudad, sino mas bien una fortaleza”.

El lugar presenta construcciones en lajas de piedras unidas con mortero de barro en la que se puede divisar pasadizos, puertas estrechas, además de otros elementos estructurales, como paramentos de cornizas paralelepipedas.

Hornacinas

Es probable que este centro poblado signifique: “reunión por poco tiempo” derivadas de la raíz de la palabra quechua “tantaricuy”.

Entre otros detalles la peculiaridad de algunos dinteles de madera que corren el riesgo de caer y requieren de la intervención urgente para su conservación y de esta manera preservar la manposteria y pasadizos.

La vegetación a ido ganando espacio aún en aquellos muros dobles que forman graderias oscuras y otros lugares donde existen dinteles de piedra, pero a pesar de ello, es apreciable ver la obra arquitectónica; muy planificada por los antiguos pobladores; se cree que fue ocupada en los periodos cronologicos del Horizonte Medio y tambien en el Intermedio Tardío.
Estructuras

Dentro de la creencia popular; la leyenda se ha enriquecido pasando las narraciones a través de múltiples generaciones, en donde la fortaleza formaba parte de un protagonismo y la culminación de un canal que le iba a abastecer de agua.

Es lamentable que un lugar distante tambien presente huellas de saqueo; resultado de los buscadores de tesoros o “huaqueros”. Solamente una investigación y limpieza del lugar permitirá conocer su relación con la plazoletas que le sirvió como adoratorios.
Autor: D.C.B. 1997

image_pdfimage_print

Deja un comentario