Histórico descubrimiento arqueológico de cultura Wari en Huarmey

castillo de huarmey 7Se trata de una cámara funeraria con 63 momias y más de mil valiosas piezas arqueológicas. Profesionales PUCP, junto a especialistas de la Universidad de Varsovia, venían trabajando en la zona desde el 2002. Conversamos con el profesor Krzysztof Makowski, asesor científico del proyecto.

“Es la primera tumba intacta Wari que merece el calificativo de imperial. No tiene comparación con todo lo hallado anteriormente”, anuncia categórico Krzysztof Makowski, asesor científico del proyecto arqueológico responsable del hallazgo.

El también docente y ex decano de la facultad de Letras y Ciencias Humanas de la PUCP, nos contó cómo fue el paciente trabajo junto al equipo de investigación de laUniversidad de Varsovia, antes de descubrir la valiosa tumba. “Trabajamos en el valle de Culebras, cercano al de Huarmey, desde el año 2002. Pero es desde el 2010 que nos trasladamos al Castillo de Huarmey, el cual nunca fue excavado de manera sistemática por ningún otro proyecto”, relata.

El trabajo conjunto de Makowski con la Universidad de Varsovia nace a raíz de los numerosos seminarios de posgrado que dicta nuestro docente. Justamente Milosz Giersz, director de este proyecto arqueológico, fue un alumno suyo, así como el codirector del proyecto Roberto Pimentel, egresado de nuestra Universidad.

Se pensaba que el área donde se encuentra el Castillo de Huarmey y el mausoleo descubierto pertenecía a la cultura Moche, pero el equipo liderado por Giersz desmintió esta hipótesis. “La pirámide ya evidenciaba potencial vinculación con lacultura Wari, pues si bien estaba hecha con adobes norteños, la manera en cómo estaba construida era muy diferente. Los muros estaban unidos a la pendiente mediante un entramado de grandes vigas de madera (de 7 metros de longitud). Además, los escalones estaban revestidos de piedras, a la manera serrana”.

Al pie de esta pirámide se encontraba un palacio con altos muros, con pórticos, plataformas, rampas, plazas, entre otras instalaciones. “Nos hemos dado cuenta de que estamos frente a importante centro político, compuesto de un palacio al pie de un inmenso mausoleo, probablemente construido para rendir culto a las cabezas de linajes vivientes, lo que era común en la cultura Wari”, añade.

El mausoleo

castillo de huarmey 10La excavación hecha por arqueólogos y bioantropólogos peruanos y polacos fue producto de un arduo y fino trabajo. Se hicieron exploraciones en zonas aledañas con la finalidad de conocer el contexto y analizar los hallazgos como parte de un todo.

En la cámara funeraria, el equipo descubrió 63 fardos de mujeres nobles, los cuales habían sido depositadas secuencialmente y sepultadas de acuerdo al ritual serrano.“Es la primera vez que tantas personas se sepultan en lugar monumental, separados de otros cementerios de la misma época, que están sobre el llano. Se trata de una población que, de manera consciente, se separa del resto”, explicaMakowski. “Este monumento domina todo el valle, está ubicado en un espacio público, en la capital, donde se demostraba el poder”.

Cada una de las momias era una Wari de importante linaje. Llevaba consigo orejeras de madera finamente caladas y trabajadas con metales preciosos. Tres de ellas, las más importantes y posibles reinas Waris, estaban ubicadas en pequeñas cámaras, a manera de cubículos.

Las diferenciaba el ajuar que guardaban los cofres de junco junto a ellas. Cada uno contenía objetos de tejer, finos telares tallados y orejeras incrustadas con piedra semipreciosas. Además, se hallaron vasijas, cerámicas, un kero similar a la piedra de Huamanga esculpido e incrustado, caleros y diversos artefactos de madera, cobre, oro y plata.

Planes a futuro

Si bien hace falta material para fechar con exactitud la cámara funeraria, las evidencias de estos objetos se ubicarían entre los 750 y 850 D.C., según el profesor Makowski. “El siguiente paso es definitivamente un intenso trabajo de análisis. Estamos en contacto con los mejores especialistas en genética para analizar la distancia genética entre estas mujeres y entre los individuos de otras cámaras funerarias”, afirma.

Una buena noticia es que, gracias al apoyo de diversas instituciones, los hallazgos se podrán exponer el próximo año. “Todos los objetos serán conservados de la manera más adecuada. Los planes para un museo de sitio se verán más adelante”, señala.

Según el investigador, este hallazgo también nos podrá proporcionar pistas acerca del papel político de la mujer en la época, además de cómo fue la organización dentro del imperio Wari.“Ellos tenían otra manera de gobernar, en lugar de imponer cuarteles y centros administrativos, respetaban los gobiernos locales y aseguraban su fidelidad. Lo descubierto puede tratarse de un monumento de culto de control hegemónico”.

 

Fuente: PUCP

image_pdfimage_print

Deja un comentario