Hallan 37 tumbas preíncas en centro poblado Boca del Rio en Tacna, Perú

Treinta y siete tumbas preíncas cuya data se ubica entre los años 800 d. C. y 1445 d. C. fueron halladas la semana pasada, de forma accidental, mientras se abrían unas zanjas con el fin de instalar un sistema de agua y desagüe en el centro poblado menor Boca del Río, a 60 kilómetros de la ciudad de Tacna.

La arqueóloga Gladys Barreto –contratada por el consorcio Boca del Río, encargado de ejecutar la obra– señala que la mitad de las tumbas encontradas corresponde a entierros de niños. También se hallaron ceramios y objetos simbólicos con representaciones de balsas, arpones de madera y anzuelos de cobre.

INTERCAMBIO DE CULTURAS
Barreto calcula que los restos pertenecerían al período conocido como Desarrollo Regional Tardío y que evidencian el intercambio entre las culturas del litoral y los valles interandinos de la sierra de Tacna.

La arqueóloga explicó que el progreso de esta cultura se dio en paralelo con desarrollos registrados entre el valle de Tambo en Arequipa y la quebrada de Camarones, al norte de Chile (Tambo, Ilo, Sama, Caplina, Lluta, Azapa y Camarones).

Jesús Gordillo, arqueólogo investigador de las culturas de Tacna, destaca el desarrollo de esta sociedad: “Estamos hablando de culturas avanzadas cuya principal actividad económica habría sido la pesca”.

El experto resaltó también que los restos de este cementerio, sumados a los encontrados al norte, en Tomoyo (el más visible de la época), y los del valle de Sama, Vituña, playa Cánepa, playa Meca, Ite y Punta Picata, muestran que el litoral de Tacna estuvo densamente ocupado en esa época.

Barreto añadió que hay especialistas chilenos del museo de Azapa, en Arica, que están interesados en viajar a Tacna para apoyar la investigación de los vestigios hallados, que se encuentran ahora en poder de la Dirección Regional de Cultura.

PROBLEMAS EN EL PROCESO
La arqueóloga Gladys Barreto explicó que, tras ser encontrados, los restos tuvieron que ser retirados del lugar inmediatamente para evitar que se vieran afectados.

Pese a esta medida, trascendió que 20 de las tumbas fueron dañadas durante las obras de instalación de la red de agua potable y desagüe. El consorcio Boca del Río, sin embargo, niega algún perjuicio.

Fuente: El Comercio

image_pdfimage_print

Deja un comentario