El hallazgo del personaje femenino de élite enterrado hace 4,500 años en Áspero: La Dama de los Cuatro Tupus

El hallazgo de los restos de una mujer de alta sociedad, enterrada hace más de 4,500 años en el sitio arqueológico de Áspero, la ciudad pesquera de la civilización Caral, fue anunciado en el mes de abril del año 2016, por la arqueóloga Ruth Shady y su equipo de investigadores.

En ese entonces la directora de la Zona Arqueológica Caral destacó las implicancias de este descubrimiento para conocer mejor el funcionamiento de la organización social más antigua de América.

Shady detalló que se trataba de un entierro humano recuperado en la Huaca de los ídolos de Áspero. “Los investigadores analizaron los restos óseos y concluyeron que se trata de una mujer de aproximadamente 40 años. El lugar en que fue colocada y la forma de enterramiento demuestran el alto estatus social que alcanzó este personaje hace 4,500 años”, sostuvo.

“Estos hallazgos revelan el reconocimiento a la equidad de género, lo que permitía que tanto mujeres como hombres podían ocupar roles de liderazgo y estatus social elevado desde hace más de 1,000 años”, subrayó Shady.

Explicó que como parte del ajuar funerario fueron colocados objetos muy apreciados por la sociedad de Áspero, como un mate conteniendo fragmentos y semillas de vegetales, un collar con cuentas de molusco, un dije hecho de Spondylus y cuatro “tupus” o prendedores elaborados en hueso y con diseños de aves y monos.

La investigadora aseveró también, que la música también fue parte fundamental de la vida cotidiana y de la religiosidad en la sociedad de Áspero, como lo demuestra el hallazgo de ocho flautas traversas elaboradas con huesos de animales, depositadas como ofrendas en un recinto ceremonial de ese sitio arqueológico, ubicado en territorio del distrito de Supe Puerto, provincia de Barranca, al norte de la ciudad de Lima.

Recordó que en la Ciudad Sagrada de Caral fue encontrado en 1,999 un conjunto de instrumentos musicales, conformado por 32 flautas traversas cerca de la plaza circular de la pirámide del Anfiteatro.

“El conjunto de estos instrumentos musicales fue encontrado en el interior de un envoltorio de tela de algodón, que además cubría material botánico, pequeños fragmentos de cuarzo, diversas cuentas y dos esferas de arcilla”, comentó.

Sostuvo que estos hallazgos son indicadores de la interacción entre la sociedad de Áspero y otros centros urbanos de la Civilización Caral y también indica que ambas sociedades compartieron creencias y manifestaciones ideológicas.

Anotó que esta red se extendió a lugares más lejanos en la sierra y la selva de nuestro país y hacia la costa de Ecuador. Prueba de ello son los diseños y materiales con los cuales confeccionaron los objetos encontrados tanto en el valle de Supe como en el litoral.

Vinculo armonioso con el mar

La investigadora resaltó que los hallazgos de Áspero muestran también que la relación de los antiguos peruanos con el mar era armoniosa y ello permitió una actividad pesquera sostenible, con un aprovechamiento racional de los recursos hidrobiológicos y con una visión transversal del territorio que les permitió agenciarse de los alimentos e insumos para su desarrollo cultural y comercial, con el cual tuvieron una presencia de más de 1,000 años.

A ello se suma el conocimiento avanzado que alcanzaron los moradores de Áspero en la elaboración de aparejos de pesca, como las redes y anzuelos que no dejan de sorprender en la actualidad y que constituyen una herencia cultural importante para la población de Supe dedicada hoy en día a esta actividad económica.

Consideró que estas son lecciones que nos han dejado los antiguos peruanos de Caral, basadas en el enfoque transversal del territorio, nos ayudarían mucho a lograr un desarrollo e integración social y económico que evitaría el abandono del campo por la migración a las ciudades, dado que el progreso sería más equilibrado al interior del país.

El hallazgo confirma la importancia de la mujer durante el desarrollo de la civilización más antigua de América, debido a la presencia femenina en posiciones de elites durante las primeras etapas de la civilización, como esta mujer que según la arqueóloga Ruth Shady murió a los 40 años aproximadamente.

La mujer fue recuperada en el Edificio Público Los Ídolos de Áspero en posición flexionada con el dorso hacia abajo y colocado en un hoyo cavado en un depósito de ceniza y material orgánico. Fue envuelto con una tela de algodón y una esterilla de junco, sujetado con soguillas.

Asimismo, los resultados del análisis dieron a conocer que se trataría de una mujer con alto estatus social por los materiales asociados al entierro como cuatro tupus o prendedores, elaborados con huesos de mamíferos, con diseños de aves y monos. Además, de un collar con cuentas de moluscos y un dije hecho de Spondylus.

Avances en investigación y puesta en valor de Caral

Shady afirmó que como parte de los objetivos del Plan Maestro de la Ciudad Sagrada de Caral, declarada Patrimonio Mundial por la Unesco en 1999, se realiza la investigación en once sitios arqueológicos y se ha puesto en valor hasta el momento tres centros urbanos que se encuentran muy cerca del litoral.

Uno de ellos es el centro denominado Piedra Parada, localizado en la margen izquierda del valle bajo del río Supe. Sus edificaciones fueron distribuidas en una extensión de 37.54 hectáreas durante el Período Formativo Temprano, en una época posterior a Caral y Áspero, entre los años 1,850 y 1,550 antes de Cristo. En un recinto de uno de los principales edificios se encontró un friso de serpientes bicéfalas, que recuerdan al diseño encontrado en el Edificio Piramidal Mayor de la Ciudad Sagrada de Caral y que fue un ícono muy característico de la cultura Lima, que surgió 3,000 años después de Caral.

El segundo centro es El Molino, que se encuentra en la margen derecha del valle bajo de Supe, donde quedan restos de lo que fue el espacio de convergencia o plaza central, dos edificios piramidales y un área con arquitectura menor. Los principales edificios se caracterizan por sus plataformas escalonadas, salones ceremoniales con banquetas y fogones. La evidencia obtenida sugiere su desarrollo durante el período Formativo Temprano.

Era de Pando es el tercer centro urbano que se ha puesto en valor y se ubica también en la margen derecha del río Supe. Empezó a ganar preeminencia al finalizar el período Formativo Inicial, hacia el año 2,200 antes de Cristo. Está conformado por 48 edificios, ocho de ellos de forma piramidal, distribuidos sobre 50 hectáreas, entre las partes alta y baja del valle.

La presentación de estos hallazgos científicos se realizaron en el marco del undécimo aniversario del inicio de la puesta en valor de Áspero, cuyas fechas centrales se celebran los días 29 y 30 de abril en el citado sitio arqueológico, ubicado en el distrito de Supe Puerto, provincia de Barranca.

Fue considerado uno de los principales hallazgos del mundo

En enero del 2017, el Instituto Arqueológico Americano incluyó en su lista de los 10 descubrimientos más importantes del mundo en el año 2016 al hallazgo de la “Dama con cuatro tupus” producido en la Zona Arqueológica Caral (ZAC).

En el mes de abril de 2016 un equipo de arqueólogos dirigidos por Ruth Shady, directora de la ZAC, presentó un entierro humano recuperado en el Edificio Público Los Ídolos de Áspero, la Ciudad Pesquera de la Civilización Caral, ubicado en el distrito de Supe Puerto, provincia de Barranca, al norte de Lima.

Dentro del fardo se halló el cuerpo de una mujer de aproximadamente 40 años de edad en posición flexionada con el dorso hacia abajo. Del lugar en que fue colocado el entierro y de los materiales asociados a la sepultura se infiere el alto estatus social que alcanzó este personaje hace 4 mil 500 años.

El Ministerio de Cultura resaltó que la importancia de esos hallazgos radica en que nos ayudan a conocer aspectos de la organización social y del sistema religioso de la sociedad de Áspero, Ciudad Pesquera de la Civilización Caral.

La revelación del rostro de la Dama de los Cuatro Tupus

El misterio que embargaba sobre la identidad de una mujer de alto estatus social en la civilización Caral, llamada la “Dama de los Cuatro Tupus”, cuyos restos fueron encontrados en el sitio arqueológico Áspero, fue revelado esta semana de octubre del 2017, con la presentación de su rostro reconstruido gracias a la tecnología en tercera dimensión o 3D.

La presentación del rostro de la Dama de los Cuatro Tupus se realizó en el marco de la conmemoración de los 23 años de investigación de la civilización Caral, acto realizado en la sede del Ministerio de Cultura.

Leer artículo completo de la revelación del rostro en: http://www.arqueologiadelperu.com/revelan-rostro-de-soberana-de-la-civilizacion-caral-la-dama-de-los-cuatro-tupus/

 

image_pdfimage_print

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

A %d blogueros les gusta esto: