El guión original del Inti Raymi

historia-del-inti-raymi 1949
INTI RAYMI ANTIGUO. Escenificación del Inti Raymi en Sacsayhuamán en 1949. (La República)

Faustino Espinoza Navarro fue un intelectual y hombre de artes que escribió el primer guión del Inti Raymi e interpretó al “Inka” en una ceremonia especial el 24 de junio de 1944. A partir de esa fecha, su legado quedó impregnado en nuestro mundo contemporáneo y devolvió a la identidad nacional la fiesta incaica más íntima del imperio: las celebraciones al dios Sol.

Gracias a una gentileza de la familia Espinoza-Farfán, heredera y celosa guardiana del legado histórico e intelectual de Faustino Espinoza Navarro, aún se conserva una joya de nuestra identidad: El Guión del Inti Raymi. Gracias a ese celo, aún existe la primera versión dactilografiada escrita por Faustino “El Inka” Espinoza, allá en el lejano año de 1944. Casi tocado por las deidades y apus, él escenificó y representó el primer Inti Raymi de la época moderna con ese guión.

Faustino Espinoza Navarro era un hombre excepcionalmente particular. Conformó la pléyade de intelectuales cusqueños, miembros del Instituto Americano de Arte conformado en 1944. Mientras Europa se desangraba en una insulsa Guerra Mundial, ellos se reunían a la hora del almuerzo en el restaurante “Quinta Eulalia”, todavía existente, para reflexionar sobre los destinos de Cusco. Una tarde, alrededor de una mesa cargada de potajes cusqueños, Humberto Vidal Unda propuso crear el “Día del Cusco”.

historia-del-inti-raymi nustas 1955
DOCENLLAS ANTIGUAS. Jovencitas cusqueñas vestidas como ñustas en 1955. (La República)

La fecha del 24 de junio fue elegida al conmemorarse la celebración incaica más grande e imponente: el Inti Raymi, ese ritual mágico y maravilloso de adoración al dios Sol en el solsticio de invierno que relataron los cronistas. El grupo entendió que era necesario revivir la fiesta de la legendaria sociedad imperial y contextualizarla en estos nuevos tiempos con el aniversario de la urbe. Entonces, la figura de Faustino Espinoza Navarro tomó fuerza para protagonizar algún pasaje de la celebración. En aquellos días era un apuesto huareño de 39 años bien llevados, con notables conocimientos de quechua y de la historia incaica. Exhalaba en sí mismo un talante gallardo para inmortalizar la raza andina.

Espinoza se dio a la tarea de reestudiar las crónicas partiendo desde Los Comentarios Reales del Inca Garcilaso de la Vega hasta la obra del jesuita Bernabé Cobo y su Historia del Nuevo Mundo, Pedro Cieza de León y su Señorío de los Incas, el padre Martín de Murúa con Los Orígenes de los Incas, Guamán Poma de Ayala con Nueva Coronica y Buen Gobierno, entre otros.

historia del-inti-raymi-inka faustino espinoza
“EL INKA”. Faustino Espinoza vestido de la usanza de los varayoq cusqueños. (La República)

Después de la expedición bibliográfica, mecanografió aquello que llamó, “la reconstrucción del primer despertar de los cusqueños para rendir culto, homenaje y pleitesía al Cusco”.

Cuenta Espinoza, en la presentación del “Guión del Inti Raymi”, que el texto fue llevado recién a la imprenta en 1977. “Tuve oportunidad de prestar mi colaboración con fervor cusqueñista y patriotismo en la celebración del Inti Raymi. Por primera vez fue escenificada esta fiesta. Compuse el reparto en quechua para todos los actores. Allí personifiqué al ‘Inka’. Lo hice durante 14 años en el Cusco y luego un año en Lima”, aseguró antes de morir.
Reconoció que el guión del Inti Raymi trata de interpretar una aproximación al ritual de la época incaica. Tras diversos estudios comparativos en las crónicas, concluyó que no existe uniformidad ni detalles en las descripciones de la ceremonia.

El guión es una interpretación de lo informado por los diferentes cronistas, que se adaptó a las circunstancias del momento y al escenario de Sacsayhuamán.

Con el paso del tiempo, éste se modificó por las autoridades municipales.

historia-del-inti-raymi-guion julia farfan
Guión. Julia Farfán Vda. de Espinoza sostiene en sus manos el guión original del Inti Raymi, obra de su esposo Faustino. (Sharon Castellanos/La República)

Poco a poco se han confrontado las modificaciones actuales y el original escrito por Faustino Espinoza Navarro. Es evidente que se respetan algunos puntos de la ceremonia central, como los ritos de la chicha, del fuego sagrado, del sacrificio de la llama y del sankhu. Lo demás: el desplazamiento, la intervención de los actores, los diálogos y el mensaje mismo del Inti Raymi ya no pertenecen a la ceremonia que fue creada por los fundadores del “Día del Cusco”.

Parafraseando la definición aparecida del término Inti Raymi, interpretada por Ángel Avendaño, en el Diccionario Enciclopédico del Qosqo, en 1995, “se ha teatralizado sin compasión todo, para dar cabida a ciertas egolatrías provinciales”.

Al igual que todos los emperadores del incanato, Faustino Espinoza Navarro vive en la memoria de los pobladores.
A fin de cuentas, Espinoza Navarro es el primer “Inka” de nuestro tiempo.

 

Escribe: José Carlos Sotomayor
(La Republica)

 

image_pdfimage_print