El bosque de piedras de Huayllay

El bosque de piedras de Huayllay es un gigantesco conjunto de formaciones rocosas de unos 120 millones de años que se extiende por 6.815 hectáreas. Las rocas son de origen volcánico y también de sedimentos, dado que esta zona fue parte del fondo marino. El aire, el agua y la erosión son los elementos que han creado sus peculiares formas a lo largo de millones de años.

El Santuario Nacional de Huayllay es área natural protegida y está considerado como un museo geológico de los más valiosos que hay en la tierra. Tiene más de 4.000 formaciones rocosas que semejan gigantescos perfiles humanos y de animales. En las proximidades existen fuentes de aguas termales medicinales, pinturas rupestres y restos arqueológicos.

Según los guías locales, el turista tiene disponibles once rutas bien señaladas, y las más fáciles pueden demandar un recorrido de entre tres y cuatro horas.

Este impresionante santuario tiene tantos atractivos que los visitantes pueden quedarse muchos días y siempre hacer algo distinto. Solo la observación de las figuras toma mucho tiempo. Huayllay también es el paraíso de la escalada en roca, un parque natural de diversión para este deporte, aunque en este viaje decidimos practicar otras disciplinas y volver más adelante especialmente para escalar.

Para llegar al Santuario de Huayllay hay muchas rutas, pero estas son las más conocidas

POR HUARAL
La salida de Lima es por la Panamericana Norte hasta llegar a Huaral. Desde ahí se recorrerá todo el valle del río Chancay hasta llegar al abra Antajirca a 4.785 msnm. Posteriormente viene el ligero descenso hasta llegar al distrito de Huayllay, que está cerca del Bosque de Piedras. Esta ruta toma aproximadamente 8 horas.

El trayecto revela un panorama un tanto monótono al principio, pero luego de un par de horas el ascenso te muestra unos cambios de geografía interesantes. El camino es afirmado, estrecho y zigzagueante, y en algunas partes está en muy mal estado.

Es recomendable hacer varias paradas aprovechando la cercanía de pueblitos como Collpa, San Miguel, Acos, Pacaraos, entre otros, todos ellos asentados a lo largo del valle.

POR CANTA
Esta ruta es una de las más bonitas pero es preferible hacerla en dos partes, la primera hasta Canta y la segunda hasta llegar al santuario de Huayllay, no por ser difícil, sino para aprovechar todos los lugares hermosos que se atraviesan.

La aventura se inicia saliendo de Lima con rumbo a Comas para luego tomar la avenida Túpac Amaru hasta ingresar al valle del Chillón. Esta ruta demora por lo general 2:30 horas hasta Canta. Está asfaltada pero hay tramos que están en mal estado.

El recorrido se puede hacer en autos particulares o en transporte público. Estos últimos van de Lima a Canta diariamente entre las 6 y las 9 de la mañana, y entre las 3 y las 5 p.m. Las empresas que circulan por esta ruta son Chaperito, Santa Rosita de Quives, entre otras.

En Canta empieza lo bueno, ya que podemos disfrutar de un recorrido con paisajes espectaculares. Saliendo de Canta por la carretera afirmada camino a Huaros (3.000 msnm) se pasa por el mirador natural de San Pedro, desde donde se puede apreciar un paisaje andino impresionante. Continuando con el recorrido ya estamos a 3.500 msnm y encontramos la comunidad campesina de Cullhuay productora de ganado ovino y vacuno y lugar donde se practica el ciclismo de aventura y el trekking. Este es el punto de partida hacia el abra de la Viuda, lugar ideal para todo lo que es deportes de aventura.

En el camino pasamos por miradores naturales desde donde se puede apreciar la Cordillera de la Viuda y hermosas lagunas como la León Cocha, Azul Cocha y Laguna Chuchún, que provee del vital elemento a los agricultores y ganaderos de la zona y que tiene la forma del mapa del Perú. Esta última se origina por los deshielos provenientes de la Cordillera la Viuda. Los lugareños dicen que Chunchún significa “ojo de mar” y sus encantos se deben a sus aguas celestes y grandes dimensiones. Aquí nos encontramos con todo un ecosistema de ganados que mastican el ichu, yanavicos, parihuanas y patos andinos. Son paisajes hermosos a más de 4.000 msnm.

Llegamos al abra de la Viuda en el km 151 a 4.600 msnm. Unos kilómetros más allá está el nevado Alcay o Alcoy, y en sus faldas la laguna 3 compuertas, una visión indescriptible que no pueden dejar de apreciar.

A pesar de ser afirmada, la carretera está en muy buen estado y a lo largo del tramo Canta – Huayllay está muy bien señalizado, por lo que es imposible de perderse.

Después de varias paradas fotográficas se llega a la laguna Huasca Cocha. Esta laguna tiene la forma de una soga; es hábitat de truchas, aves silvestres como las Parihuanas, huachuas, patos, curcos, zambullidores y otras aves; y hasta el momento no está contaminada,

Tras dos horas de recorrido de 2 horas finalmente se llega al distrito de Huayllay.

image_pdfimage_print

Deja un comentario