Director de Huaca de la Luna: Queremos se un proyecto autosostenible

santiago_ucedaDirector del Proyecto de Huaca de la Luna, Santiago Uceda, explica el modelo de gestión y los hallazgos de la investigación en el centro de la urbe mochica.

Cómo fueron los inicios del Proyecto que usted dirige?.

Todo se inició con un proyecto de investigación frente al hallazgo casual que hizo Ricardo Morales de unos relieves.

Los resultados de ese informe motivaron al organismo que nos daba los fondos iniciales, la Fundación Ford, a plantearnos una pregunta clave: “qué van a hacer con este monumento a futuro”.

Elaboramos, entonces, un plan de manejo a diez años, plan que aún sigue sirviendo como instrumento de nuestras actividades.

¿Cuál fue el enfoque de ese plan? Antes que nada queríamos saber qué había pasado, por un lado, con los monumentos nacionales que habían sido investigados y luego cubiertos tal cual establece que habían sido abiertos al turismo.

Descubrimos que los primeros habían sido casi totalmente destruidos por la sociedad en su conjunto, incluido el Estado: la gente los abría, los profanaba de modo tal que ahora un 90% de ellos ya no existe.

Asimismo, en los que forman parte del segundo grupo había una degradación producto no tanto de la apertura misma al público como de la mala implementación y manejo.

Frente a esto nosotros decidimos abrir la Huaca de la Luna al turismo bajo nuevas condiciones.

Nuestro proyecto se sustentaba, pues, en tres elementos bases: investigación –que nos daría historia y conocimiento transmitible–, conservación –que permitiría consolidar los hallazgos y preservarlos adecuadamente– y puesta en valor, es decir, la adecuación del monumento ma tal que ésta no sea un elemento nocivo.

En el año 98 y 99 el turismo al complejo creció tanto que nos forzó a crear un cuarto pilar: la promoción turística.

Hemos creado un producto y tenemos que venderlo adecuadamente.

huacas_del_sol_lunaVarias de esas funciones son competencia de otras instituciones De alguna manera uno de los problemas que atraviesan los monumentos administrados por el Instituto Nacional de Cultura es que son promocionados por Mincetur y PromPerú; hay un divorcio allí, dos criterios distintos: uno de conservar y otro de vender.

En nuestro caso nosotros tenemos control sobre los cuatro elementos a través de coordinaciones con el INC, Mincetur, PromPerú y las agencias turísticas bajo una visión unitaria que intenta cuidar el monumento, siempre bajo la autoridad de instituciones como el INC o Mincetur.

Creo que esa es la base de nuestro éxito.

¿Cómo se ha financiado esta experiencia a lo largo de los años? Al inicio del proyecto la Fundación Ford nos entregó una beca de 120,000 dólares para tres años de trabajo, bajo el compromiso de que íbamos a buscar nuevos contribuyentes.

Efectivamente al segundo año, 1992, conseguimos que la Sociedad Cervecera de Trujillo nos asignara 2,000 soles mensuales y que al año siguiente la Municipalidad nos diera 30,000 soles anuales.

Desde entonces tenemos contribuyentes institucionalizados y otros que nos dan recursos de manera puntual.

Creo que la presencia de Backus fue importante porque con ella pasamos de ser un proyecto estrictamente académico a uno con visión gerencial, lo que nos llevó a realizar obras como el centro de visitantes, excavaciones de mayor magnitud y una presentación del monumento más espectacular.

Ahora contamos con el apoyo de la World Monument Fund.

Sin embargo siempre hemos apuntado a que este monumento, una vez abierto al turismo, pudiera autosostenerse; desde el 94 hasta la fecha estos ingresos han ido representando anualmente un porcentaje cada vez más considerable del monto total de nuestro presupuesto: el año pasado fue el 33% del total y este año quizás lleguemos al 37% o 40%.

Esperamos lograr ser un Proyecto autosostenible.

¿Desde el momento en que se iniciaron los trabajos hasta la actualidad, en qué términos ha cambiado lo que sabíamos sobre la civilización moche? En muchos.

Lo que conocíamos de las huacas era hasta ridículo: se sabía que era la capital del reino mochica, se pensaba que eran grandes monumentos de peregrinaje alrededor de los cuales había poca vida económica.

Se pensaba, además, que estaban tan deteriorados que realmente poco se podía recuperar de ellos.

Todas esas suposiciones han sido desmentidas.

Por eso es que los resultados de nuestro proyecto han sido tan impresionantes: encontramos relieves inimaginables y descubrimos que el monumento solamente se había deteriorado en un 25%.

Desde el año 95 sabemos que la fachada del centro ceremonial se encontraba más intacta que cualquier otro monumento de la costa norte del Perú.

Descubrirla ha sido el impacto visual más grande del mundo antiguo.

Se ha descubierto además toda una ciudad.

.

.

Y en este sentido nuestros conocimientos sobre la vida urbana mochica son inmensamente superiores a los que teníamos antes.

huaca_del_sol_y_la_lunaPrimero hemos encontrado un centro urbano que probablemente sea uno de los más complejos en todo el mundo andino, tanto que casi se rige por las reglas de la planificación actual, con pequeñas callejuelas y plazas delimitadas por una planificación ortogonal, aspectos que no existen en ningún otro sitio arqueológico del Perú.

(Jeremías Gamboa) para la visita turística de una for- la ley y, por otro, con aquellos

image_pdfimage_print

Deja un comentario