Desnudos en Machu Picchu: La economía de la atención

Thumbnail for 7715La intención de repetir estos hábitos, como desnudarse en Machu Picchu, responde a dos motivos. Primero, a la tendencia de dejar una huella digital en la historia de vida. Los tiempos de Internet hacen que la gente sienta que tiene que ir dejando documentación en su biografía sobre algunos hechos. Esto, para algunos liberales, es parte de tener un hito más en su vida, un desafío. Lo explico: así como escribir un libro y sembrar un árbol, uno puede querer una foto desnudo en Machu Picchu.

Segundo, porque hay un afán de reconocimiento. Es parte de este gran proceso de masificación de la red. La Internet masifica a millones de usuarios y hay mucha gente que hace actos insólitos para destacar. La excentricidad es un elemento que te distingue y te quita del anonimato. Es una performance que revela que tú tienes una manifestación sobre un evento o acción, y permite que la sociedad te observe.

Todo esto se basa en la llamada economía de la atención: ¿de qué modo yo lo logro sobre esta audiencia de miles de millones de usuarios de Internet? Si yo llamo la atención, el registro de mis acciones tiene tráfico; a mayor tráfico, más prestigio y finalmente, más reputación. Ese círculo es lo que determina la economía de la atención. El espacio en los periódicos era finito; la radio y la televisión tenían los minutos contados. Los medios digitales no tienen fronteras.

 

Fuente: El Comercio

image_pdfimage_print