Denuncian a la Iglesia y a Cultura por desaparición de obras de arte

En los últimos 15 años, más de 6 mil piezas de arte pertenecientes a distintos templos cusqueños desaparecieron, y las entidades responsables de estas obras no realizaron las denuncias respectivas, por esa razón en los próximos días el Ministerio Público iniciará una investigación, así lo informó Martha Luza, integrante de la Comisión de Juristas.

El pasado mes, la Comisión de Juristas presentó una denuncia ante la Fiscalía de la Nación, contra los representantes del Arzobispado del Cusco y la Dirección Desconcentrada del Ministerio de Cultura antes Instituto Nacional de Cultura, por no informar sobre la desaparición de tantas piezas de arte.

El representante de la Comisión de Juristas, Heraclio Cereceda Vergara, explicó que la denuncia se ha realizado contra el representante del Arzobispado del Cusco, monseñor Juan Antonio Ugarte Pérez, integrantes de esta entidad y los párrocos de las iglesias que han sufrido el robo de alguna pieza patrimonial; por omisión de denuncia agravada.

Ademas, informó que los funcionarios del Ministerio de Cultura están obligados a conservar y proteger el patrimonio religioso, pero los exrepresentantes de la Dirección Desconcentrada de Cultura, Jorge Zegarra Balcazar, Juan Julio García Rivas y David Ugarte Vega Centeno, no dieron a conocer al Ministerio Público, la desaparición de estas obras de arte, por lo que están incluidos en la denuncia presentada a la Fiscalía de la Nación.

Por su parte la Martha Luza, comunicó a las máximas autoridades de la Iglesia Católica sobre la sustracción del Patrimonio Cultural Religioso a través de cartas notariales, enviadas a la Nunciatura Apostólica en el Perú, la Conferencia Episcopal Peruana e incluso dirigida al Papa Francisco.

Piezas perdidas. De acuerdo a los datos del jefe del Proyecto Salvemos Iglesias, Luis Castañeda Tirado, un aproximado de 5 mil obras de arte fueron robas o sustraídas de las iglesias del Cusco en los últimos 15 años por mafias compuestas por peruanos, argentinos y bolivianos, pero no se hizo llegar información al Ministerio Público sobre estas perdidas.

Mientras que en la pagina web del Arzobispado del Cusco aparece un aproximado de 1000 obras de arte, que fueron sustraídas, lo que hace un total de 6 mil piezas que han desaparecido en estos últimos años.

Entre los objetos de arte que han desaparecido, se encuentran ornamentos litúrgicos, muebles, retablos, platería y cuadros, pertenecientes a los siglos XVI, XVII y XVIII, por lo que son piezas únicas que pertenecen al patrimonio cusqueño.

“En el Templo de la Compañía de Jesús, en el 2010 desapareció un cuadro que representa al Arcángel San Gabriel, por lo que ahora solo se muestra una replica en su lugar, como estos hay varios casos, pero no solo en templos de la ciudad del Cusco, estas perdidas también se ven en provincias”, explicó Cereceda.

Varias piezas habrían desaparecido en templos de Paucartambo, Urubamba, Paruro, Anta e incluso de la Escuela Cusqueña.

Entrega de información. Cada pieza patrimonial debe contar con un registro fotográfico, datos básicos como pieza de arte y la valorización, con el objetivo de que se tenga la información de cada objeto que tienen los templos e iglesias del Cusco y se evite la desaparición de estas obras.

Además, en el caso de la perdida, la información debe brindarse de forma inmediata al Ministerio Público y al Ministerio de Cultura, para que una vez identificada la pieza perdida se puedan hacer las respectivas investigaciones, lo que no ha sucedido en los últimos años y ha sido sujeto a denuncia.

Valor incalculable. Hasta el momento, solo se ha hecho el cálculo aproximado de las obras perdidas, pero el precio de cada una de estas piezas es tan alto que es imposible obtener una cifra, ya que muchas de estas obras de arte están hechas de oro o plata y en el caso de las pinturas, son tan antiguas y de artistas recocidos, que su costo en el mercado también es incalculable.

El representante de la Comisión de Juristas, manifestó que se tiene como referencia un cuadro de “La glorificación de la Virgen María”, que de acuerdo al peritaje de valorización de 1996, el costo de esta pintura sería de 10 mil dólares.

Asimismo, cada una de estas obras fuera del precio económico tienen un valor muy alto como parte del patrimonio de cada uno de los cusqueños.

image_pdfimage_print