Conozca las hierbas de los incas que lo curan todo

hierbas curan incaEstas hierbas curan todos los males. Pero en el centro de la ciudad, 1 de 10 entrevistados las conoce. “¿Sabe para qué sirve la Manayupa, señora?”, preguntamos a una madre de familia y ella responde que no, y es que actualmente la medicina natural ha sido olvidada y relegada al plano de los chamanes y brujos. Tan solo plantas como el Cedrón, Manzanilla, Muña son las más recurrentes, ignorando que con un buen tratamiento la persona puede quedar sana y limpia como un bebé.

LIMPIEZA. El Ñuchco es la mejor bebida purgante que se puede tomar para una limpeza general del estómago. Con una infusión concentrada el estómago queda libre de todas las grasas y desechos que provocan enfermedades. Asimismo, el “Ulmish”, es un fruto parecido al níspero, de sabor dulce, que cumple esta misma función. Si bien en las farmacias los purgantes cuestan entre 3 a 5 soles por toma, con un atado de Ñuchco o Ulmish, que está a 0.50 céntimos, se puede olvidar del mal aliento y cólicos.

DOLENCIAS. Las inflamaciones y malestares interiores por el trabajo y trajín son frecuentes, las vendedoras de hierbas recomiendan la “Manayupa” o la “Verbena”.

“Es para toda clase de inflamaciones, del riñón, para lavados interiores”, nos comenta Brígida. Y si la persona tiene una herida considerable que se está infectando o tarda en cicatrizar, el “Yawarsun”, otra planta milagrosa, puede asistir la incomodidad y peligro de infección.

DOLORES. Una de las plantas -tallos en este caso- que con poca frecuencia se usa y vende, es la “Calahuala”, gran alivio de las dolencias a los riñones y malestares en el hígado. “También está el Ala de Murciélago, el Llanten, hay varias”, afirma un comerciante de los pocos que se encuentran en el mercado Modelo y sus alrededores que venden en pequeñas “mantadas”.

USO OLVIDADO. La mayor parte de personas que recurren a comprar estas medicinas, son ancianas y pocas madres de familia. “Más compran para bebidas, pero los demás (las curativas) pocas compran”. El uso de estas medicinas data desde épocas prehispánicas, así como relatan las crónicas y mitos, pero el tiempo parece que las está matando con el olvido.

 

Fuente: Diario Correo

image_pdfimage_print