Complejo incaico Sipa, imponente complejo arqueológico inca de 3 km2 en Sihuas, Ancash

El complejo incaico luce imponente a 4 mil 200 metros sobre el nivel del mar y tiene una antigüedad de más de dos mil años antes de Cristo. Este complejo arqueológico de piedra es similar a la Fortaleza de Kuelap (Amazonas). Sin embargo, la Fortaleza de Sipa aún no ha sido reconocida por el INC.

Entres las comunidades 14 Incas y Juan Velasco, del distrito de San Juan, provincia ancashina de Sihuas, se levanta la impresionante Fortaleza de Sipa, centro arqueológico construido a base de piedras enormes, en una extensión de tres kilómetros cuadrados.

Este complejo incaico, rodeado de extensas áreas verdes, está constituido por plazas públicas y centros ceremoniales, cuyas paredes miden más de dos metros y medio de alto. En su seno esconde celosamente cofres de piedra donde, se presume, los incas guardaban oro.

La Fortaleza de Sipa luce imponente a 4 mil 200 metros sobre el nivel del mar y tiene una antigüedad de más de dos mil años antes de Cristo.

La monumentalidad y complejidad de su edificación es similar a la Fortaleza de Kuelap, situada en el departamento de Amazonas. De ahí que los habitantes de las referidas comunidades señalan que no tienen nada que envidiar a sus compatriotas amazónicos.

Sin embargo, el complejo arqueológico de Sipa aún no ha sido reconocido por el Instituto Nacional de Cultura; razón por la cual, un grupo de personas lideradas por Filomeno Moreno Mori han iniciado las gestiones ante la oficina del ente estatal en la ciudad de Huaraz, en el mes de octubre del año pasado.

“Sipa está abandonada. Sus paredes se están desmoronando, por eso queremos que se construya un cerco perimétrico para darle protección”, refiere Moreno, quien es un  habitante del lugar.

Señala, además, que conjuntamente con el apoyo de los profesores del colegio de la comunidad de Pariashpampa y residentes de Sihuas en Chimbote están elaborando un proyecto que tiene por finalidad promover el flujo turístico a la Fortaleza de Sipa, a través de la construcción de carreteras, que facilitarán el acceso de los visitantes.

En la actualidad hay que caminar una hora para llegar al sitio arqueológico porque no hay vías asfaltadas, expresa el promotor, a la vez que precisa que solo los escolares de la zona hacen recorridos guiados en Sipa.

“La idea es convertirlo en un potencial turístico, ya que con ello también mejorará la economía de los más de 3 mil 800 habitantes de las zonas aledañas, quienes se dedican a la agricultura y la ganadería”, refiere.

Filomeno Moreno expresa que no solo la Fortaleza de Sipa se encuentra sumergida en un profundo olvido, sino también otros recursos turísticos como el Cerro de Pumawillka, en el cual, según la leyenda, aparecen dos toros amarrados con cadenas de oro.

El Cerro Pumawillka era usado por los incas como el punto de comunicación con otros sitios arqueológicos y en su cima se puede apreciar piedras talladas, cabezas clavas y hasta ataúdes, nos cuenta Moreno, lamentando la falta de apoyo de las autoridades.

Es sabido que en en estos tiempos el turismo es una de las actividades que contribuye al desarrollo de un pueblo, de ahí que es urgente que las autoridades de Sihuas y  Áncash, le den el valor debido a la Fortaleza de Sipa, la cual solo espera una oportunidad para renacer ante los ojos de los peruanos y del mundo.

 

image_pdfimage_print

Deja un comentario