China y los restos que demostrarían un pasado ligado al Perú

El mayor experto chino en la dinastía Shang, el arqueólogo Tang Jigen, está dispuesto a realizar pruebas de ADN para determinar si existió una conexión temprana entre la dinastía Shang y las civilizaciones preíncas. De esta forma también se comprobaría que navegantes chinos arribaron al continente americano mucho antes que Cristóbal Colón.

China y los restos que demostrarían un pasado ligado al Perú
El arqueólogo chino Tang Jigen dice estar dispuesto a financiar el proyecto para realizar las pruebas de ADN a los restos. (Patricia Castro)

“Hasta el momento no tenemos evidencia científica, aunque hay estudiosos chinos que han propuesto esta teoría a partir de leyendas sobre el desplazamiento de un grupo humano perteneciente a la dinastía Shang. Hay que hacer estudios comparativos más profundos”, propone Tang, de la Academia de Ciencias Sociales de China

El arqueólogo chino Tang Jigen dice estar dispuesto a financiar el proyecto para realizar las pruebas de ADN a los restos. (Patricia Castro)

Desde hace dos décadas, los investigadores chinos Song Baozhong y Wang Dayou estudian los contactos entre la antigua China y la América precolombina. En el 2006 recorrieron el Perú, Ecuador y Bolivia, tras los pasos de lo que se conoce como el “viaje de los Yin hacia el este”. De acuerdo con sus hipótesis, los antiguos peruanos tendrían origen chino.

 

La última capital de la dinastía Shang estuvo ubicada en la ciudad de Yin. Fue allí donde el reinado alcanzó su apogeo, pero también su ocaso. Este período se conoce como Shang-Yin. Según antiguos libros chinos, cuando la dinastía colapsó, un desencantado príncipe Yin, que rechazó ceder el poder a sus enemigos, partió de China con su ejército y se dirigió hacia el este.

Los expertos chinos afirman que los clanes que dieron forma a las culturas de México y el Perú son descendientes directos de los Yin. La última etapa de la dinastía Shang coincide cronológicamente con la primera etapa de la cultura Chavín. Desde entonces, los intercambios podrían haber sido más frecuentes y en distintas épocas.

DINASTÍA MADRE

En 1999, el arqueólogo Tang hizo historia cuando descubrió vestigios de una antigua ciudad amurallada de la dinastía Shang (1600 a.C – 1046 a.C) en la provincia de Henan. No solo es la primera dinastía china cuya existencia está comprobada con hallazgos arqueológicos, sino que además es considerada la cuna de la civilización china.

“La historia de la escritura en China se inicia en la dinastía Shang. Los huesos oraculares son evidencia científica de que se trata de uno de los sistemas de escritura más antiguos del mundo”, explica el experto. Estas inscripciones se hicieron sobre caparazones de tortugas y huesos de animales, en ocasiones con un pincel.

A través de los huesos oraculares se ha podido conocer la genealogía real completa de la dinastía Shang, así como sus creencias y organización social. “El culto a los ancestros, el concepto de familia y los ritos son de esa época”, señala Tang. El bronce estaba destinado a vasijas ceremoniales y armas.

China y los restos que demostrarían un pasado ligado al Perú
Hallazgo. Esta es la representación de Taotie en una máscara de bronce de la cultura china Sanxingdui, una civilización poco estudiada. (Foto: Patricia Castro)

Según el arqueólogo, la estructura arquitectónica llamada ‘siheyuan’, compuesta por un patio rodeado por cuatro edificios, y que perduró hasta el siglo pasado, aparece en la dinastía Shang. En el sitio arqueológico de Yinxu –donde habitaba el grupo Yin– se han encontrado tumbas y palacios que son prototipos de la arquitectura china.

“Mataron a mucha gente y esa fue una de las razones de su fin. Hacían sacrificios humanos para honrar a sus ancestros. Las víctimas podían ser de buena posición social o esclavos. Pero también secuestraban a campesinos para sacrificarlos. Hemos encontrado muchos cuerpos sin cabeza”, cuenta el arqueólogo.

EXTRAÑAS COINCIDENCIAS

A principios del 2014, durante una visita académica, un profesor de la Universidad de Stanford le mostró piezas de la cultura Chavín. Tang reconoció ciertas similitudes con la dinastía Shang. “Aunque hasta aquí no podemos concluir que los Yin cruzaron el océano rumbo a Mesoamérica. Aún estamos lejos de ese punto”, sostiene.

Felino antropomorfizado en cobre de la cultura Mochica

Contemporánea a la dinastía Shang floreció la cultura Sanxingdui, en la provincia de Sichuan, considerada una misteriosa civilización que no aparece documentada en los antiguos libros chinos. Hallazgos como grandes máscaras cubiertas de láminas de oro y cabezas de bronce son hasta hoy un enigma para los especialistas.

Un motivo que aparece en las vasijas de bronce de la época Yin (dinastía Shang) y en las máscaras de Sanxingdui es el Taotie, una mezcla de dragón y felino, con ojos protuberantes, marcadas ventanas nasales, colmillos, cuernos y garras. Suele estar representado con un cuerpo y dos cabezas que pueden ser de dragón, fénix o serpiente.

Se trata de un ogro de la mitología china, uno de los 9 o 14 hijos del dragón. Su nombre se debe a su voraz apetito. Es un tótem protector que está ligado a un contexto religioso o de guerra, ya que se registra en piezas o herramientas que cumplen estas funciones. Simboliza la valentía, la agresividad y la fuerza.

Para Song y Wang, este elemento chino está presente en cerámicas y esculturas preincaicas, siempre de carácter religioso o guerrero. El felino de la iconografía Chavín es en realidad la representación de Taotie, que además aparece en un pectoral de oro y en la Estela de Raimondi, afirman convencidos.

Estas y otras representaciones –según los estudiosos chinos– se extienden a las culturas Mochica, Nasca, Paracas y hasta los incas, donde además es posible reconocer antiguos caracteres chinos en ceramios, artefactos, túnicas, tapices y geoglifos. En todos los casos, los trazos están dispuestos y vinculados al concepto de poder.

“Hemos llegado al punto de que es necesario hacer estudios científicos. Propongo comparar el ADN de restos de la dinastía Shang con los de la cultura Chavín o posteriores. Podemos mandar las muestras a laboratorios en EE.UU. o Canadá. Solamente con estas pruebas confirmaríamos un pasado compartido”, plantea Tang.

 

(El Comercio)

image_pdfimage_print

2 Comments

  • · Edit

    A presença dos chineses na América pré-colombiana é atestada através de objetos variados, em diferentes momentos, em pontos diversificados das Américas. A ênfase maior se encontra, talvez, no México, que constituiria na realidade o mítico país de Fu
    – Sang. Esse nome coincidia com o de uma planta (o agave), com o qual os mexicanos de então fabricavam um tipo de papel para escrita.
    O Peru é com certeza o país de contato mais íntimo com os chineses em tempos pré-colombianos, depois do México. Entre as altas culturas, que se desenvolveram nas costas do Pacífico, há um momento em que a iconografia exibe imagens que se diria verdadeiramente chinesas e, paralelamente, de um povo branco e barbado, que se tornou famoso pela produção de “narigueiras” de metal. Aparecem na iconografia dois tipos estranhos ao meio e praticamente o nativo não é retratado.
    Durante um longo período, até recentemente, embarcações chinesas de pesca, que se afastavam das costas eram atiradas na atual Califórnia. Essas travessias acidentais foram comprovadas sobremaneira pelas âncoras de pedra ali encontradas. E pelo menos num período mais recente, na viagem referida por Gavin Menzies, em que os chineses teriam realizado uma viagem de descoberta do mundo, a partir de 1421, eles teriam estado também no Brasil.

    Reply
  • · Edit

    Gavin Menzies, Oficial Comandante de Submarinos, reformado da Marinha
    Britânica, e autor do instigante ” 1421: o Ano em que a China descobriu o Mundo “,
    já teria realizado testes de DNA com descendentes dos Incas, do Peru, através
    dos quais não apenas ficaria comprovado o estreito convívio dos chineses
    com os ancestrais incaicos. Em alguns casos o testemunho se mostrava tão próximo
    e tão conclusivo como, se em vez de possuírem resquícios, aqueles personagens fossem de fato chineses.

    Reply

Deja un comentario