Catalogan 70,000 piezas recuperadas en últimos años en Lambayeque

catalogan-bienes-lambayeque-3 catalogan-bienes-lambayeque-2 catalogan-bienes-lambayeque-1Un amplio trabajo de investigación realizan especialistas de la Unidad Ejecutora 005 Naylamp Lambayeque del Ministerio de Cultura, con el fin de mejorar la preservación del valioso patrimonio cultural de la región, que fue recuperado a lo largo de varias temporadas de trabajo arqueológico.

Dicho trabajo se llevó a cabo en los sitios arqueológicos de: Ventarrón, Chotuna-Chornancap, Las Ventanas, Huaca Bandera, Cerro Pátapo, Solecape, Pampa Grande y Saltur, en la región Lambayeque y consta de 70,000 piezas.

Los vestigios hallados en ocho monumentos arqueológicos serán sometidos a diversos métodos análisis químico, físicos y biológicos como pruebas de radiocarbono 14, activación neutrónica y que permitirán determinar datos como la antigüedad, composición, condición y origen, dijo el director de la Unidad Ejecutora Naylamp, Carlos Aguilar Calderón.

catalogan-bienes-lambayeque-3catalogan-bienes-lambayeque-2Explicó además, que según los informes técnicos que recibe, los especialistas elaborarán un diagnóstico del estado y conservación de las piezas completas y fragmentadas.

“El material analizado está compuesto en su mayoría por cerámica, textiles, metales, así como material bio-arqueológico los cuales suman un promedio de 70,000 vestigios, que serán sometidos a diversos análisis científicos”, explicó.

Por su parte, el arqueólogo Juan Ugaz Moro, responsable del área de Arqueología y Conservación de la Unidad Ejecutora Naylamp, indicó que durante cuatro meses en promedio, el equipo de conservadores realizaran procedimientos para la conservación preventiva.

Para esto utilizan instrumental que mide las condiciones ambientales como es la temperatura y humedad, permitiendo conocer las alteraciones que puedan tener cada una de las piezas almacenadas.

“Monitoreamos las piezas en proceso de conservación tratando de unir todos los fragmentos. En cuestión de metales se hace un procedimiento de estabilización hasta su inhibición de corrosión, limpieza superficial y su almacenamiento ideal”, expresó el arqueólogo.

En este sentido, el trabajo apunta a lograr una intervención que complementa la investigación y la conservación afectiva de los restos arqueológicos en el transcurso de la intervención, post intervención y monitoreo global del material recuperado para su conservación permanente.

“Se está optimizando el recurso y poniendo el material en mejor resguardo, haciéndole una conservación preventiva sin alterar su originalidad”, manifestó.

Análisis científico

Las muestras de las piezas seleccionadas serán enviadas al extranjero para las pruebas de radio carbono 14 a través del método de AMS y así identificar y establecer una cronología específica.

También se aplicaran el análisis de bio-arqueología que permitirá identificar variables como la edad, sexo, patologías, estrés físico, causas de mortalidad de los personales recuperados en los diferentes contextos.

De igual modo se realizaran el análisis de las diferentes especies marinas y terrestres que fueron consumidos, asimismo se aplicará el método de sonda EDX que identificará las composiciones de los objetos de metal.

Conservación efectiva

Para una mejor y rápida identificación de las piezas arqueológicas, se elaboran fichas científicas explicando todo el tratamiento de recuperación, su estado de conservación, el diagnóstico previo, incluso un análisis órgano eléctrico para identificar todas las actividades o toda la metodología que se va aplicarán.

“Prácticamente será como su hoja de vida (de la pieza) y constantemente cualquier profesional que quiere venir a conocer la investigación tendrá acceso a una base de donde guiarse. Vamos a uniformizar las fichas, elaborar una metodología de intervención, el registro correspondiente a cada uno de los bienes intervenidos para el acervo”, destacó el arqueólogo Juan Ugaz.

image_pdfimage_print

Deja un comentario