Arquitectura funeraria prehispánica en Cusco

Emplazamiento de la arquitectura funeraria en los valles de Andahuaylillas y Lucre, Cuzco.

Resumen
El presente estudio se enfoca en el emplazamiento de patrones funerarios prehispánicos que se ubican en los distritos de Andahuaylillas y Lucre (Sector Chellque) en el valle Sur del Cuzco, los mismos que fueron registrados mediante prospecciones extensivas e intensivas. A partir de los datos obtenidos, se trató de establecer propuestas acerca de las tradiciones funerarias, basadas en la premisa de los enterramientos que explican las tradiciones socioculturales de las poblaciones pasadas. Parte del estudio incluye la definición de estructuras funerarias descritas como edificaciones torriformes, cámaras funerarias y estructuras funerarias en risco, que se encuentran en la zona, y que constituyen la principal evidencia de este trabajo. Las mismas que por sus características arquitectónicas guardan similitud con otras evidencias arquitectónicas desarrolladas desde el Intermedio Tardío hasta el Horizonte tardío.

Palabras claves: Arquitectura funeraria, Inka, Patacancha.

Abstract
The present study focuses on the distribution of pre-Hispanic funerary patterns found in the districts of Andahuaylillas’s and Lucre (Sector Chellque) in the south of the valley of the Cuzco. These were recorded by means of extensive and intensive survey. The data served to ascertain the models of the funerary traditions observed, based on the evidence of the burials that served to explain the sociocultural traditions of the past populations of the area. Part of the study includes the definition of funerary structures described as ‘tower shaped’, chamber tombs and other funerary forms, such as are found in the area and which form the principal evidence of this research. These architectural funerary characteristics have aspects in common with other architectural evidence of Late Intermediate Period to the late Horizon date.

Keywords: Funerary architecture, Inka, Patacancha.

Autoras:

Geanette Guzmán Vinatea
gean90@gmail.com
Marlene Castro Fabre
marlecasfabre@hotmail.com

Artículo publicado en la revista Haucaypata
https://sites.google.com/site/revistahaucaypata/home/revista-haucaypata-nro-3-2011

 

Introducción
El presente estudio es producto de tres años de investigación arqueológica mediante prospecciones extensivas e intensivas en los valles de Andahuaylillas1 , y Lucre (Chellque) perteneciente a la comunidad de Yanamanchi en el distrito de Lucre, ambos en la provincia de Quispicanchis, departamento del Cuzco (plano 1). En esta zona se registraron más de 21 sitios con dispersión superficial de elementos arqueológicos, como materiales líticos y cerámicos, que nos ayudaron a categorizar los diferentes sitios de acuerdo al rango y densidad de estos elementos; para finalmente inferir en las actividades humanas, en sus dimensiones sociales y simbólicas, bajo la premisa que los enterramientos y prácticas sepulcrales pueden aproximarnos a explicar las tradiciones socioculturales y el culto a los ancestros.

De los 21 sitios arqueológicos registrados, el de Patacancha es el de mayor importancia por su ubicación predominante dentro del valle de Andahuaylillas, en relación al resto de los sitios de este valle y el de Lucre. La asociación observada entre el material cultural como fragmentos de cerámica y la arquitectura sepulcral emplazada en toda la zona (disposición estructural, constructiva, morfológica y funcional de las estructuras) nos ha permitido separarlas en dos estadíos de ocupación que están dentro de los períodos culturales del Intermedio Tardío y el Horizonte Tardío.

Figura 1. Estructuras funerarias emplazadas en acantilados.

Las estructuras funerarias se distribuyen en todos los pisos ecológicos de manera dispersa, y en muchos casos estas construcciones forman contextos importantes por su elevado número y concentración en espacios determinados, estando emplazadas en acantilados (figura 1), vertientes de quebradas, elevaciones convexas y en colinas alargadas. Se han registrado diferentes técnicas constructivas y de acabado pudiéndose distinguir diferentes tipos que van desde estructuras funerarias torriformes con planta rectangular, cuadrangular y circular; estructuras funerarias en risco y estructuras tipo cámaras con decoración modelada y/o pictórica. Otras estructuras funerarias han sido edificadas en lugares que limitan su accesibilidad y percepción visual, construidas en sitios accidentados como acantilados, farallones y quebradas.

Figura 2. Estructuras funerarias en risco tipo cámaras

Al interior del yacimiento principal (Patacancha), concebido como el asentamiento jerarquizado en la parte media del valle de Andahuaylillas, se han delimitando espacios sacralizados con muros perimetrales, que a su vez encierran las principales estructuras torriformes existentes en la zona de investigación, y donde se registraron e identificaron estructuras funerarias en risco tipo cámaras (figura 2), como complemento del paisaje arqueológico.

Espacios étnicos al Sur del Cuzco pre inka

En la época pre Inka gran parte del valle del Huatanay estaba en posesión de ayllus confederados, que mantenían espacios independientes sustentados en su unidad e identidad étnica, lo que impedía la expansión territorial de los inkas del Cuzco. Esto debió generar una serie de enfrentamientos por los recursos de subsistencia y de tierras agrícolas a lo largo del tiempo. Por el Sur, son tradicionales los ayllus de Muyna, Yanamanchis, Pinaguas, Quispiscanchis, emplazados en la confluencia del río Huatanay y el Vilcanota, mientras que los ayllus de Salloc y Quehuar tradicionalmente se ubican en la micro cuenca de Andahuaylillas ligados a los Muyna, grupos que posteriormente serían reubicados cerca del capaqñam hacia el Qollasuyo. Los Pinahuas por su parte serían expulsados de sus territorios tradicionales por razones políticas y como castigo por la resistencia a los inkas del Qosqo librada durante el Intermedio Tardío (Rostworowski 1988: 28 y 35).

Los contextos funerarios en el Intermedio Tardío

En lo que se refiere a las tradiciones de entierros y tumbas, como la expresión física del culto a los muertos para este período, se tiene información sobre arquitectura monumental en sepulcros, en contraste con otras edificaciones menores asociadas a entierros de individuos que pertenecerían a estratos sociales inferiores.
Pedro Cieza de León (1946: 74 [1553: Folio 440014, Cap. XCVIII]) informa sobre los emplazamientos y prácticas funerarias de los grupos étnicos que se ubican al Sur de la capital Inka, particularizando las concernientes a los Canas y Canchis, quienes guardan similitudes constructivas en sus asentamientos y entierros en chullpas: “Antes de que los inkas los señoreasen tuuieron en los collados fuerte sus pueblos: de donde salían a darse guerra, después los baxaron a los llano, asiéndolos concertadamente y también hacen como los Canches sus sepulturas en las heredades, y guardan y tienen unas mismas costumbres”
En el aspecto constructivo, las referencias históricas, describen bastante bien las estructuras funerarias, incluyendo las técnicas utilizadas, el material empleado desde las bases hasta las coberturas, aspectos morfológicos y decorativos; además de explicar la funcionalidad de las estructuras como depósitos de entierros colectivos o de carácter individual.

El padre las Casas (1939: 18 [1550: Folio 085020, Cap. XV]), describe: “que las tumbas que había en algunas de las provincias de la sierra eran hechas en forma de torres altas, huecas en la parte baja, hasta la altura de un hombro y todo lo demás macizo, relleno de piedras, tierra y cantos labrados. Todas aparecían muy blanqueadas, unas eran redondas y otras cuadradas juntos unos a otros y separadas en el campo, y generalmente se levantaban en las colinas a corta distancia del pueblo”. Información que explicaría la edificación de estructuras chullpáreas, en el territorio alto andino.

Bernabé Cobo (1964: 21 [1653: Folio 023310, Cap. VII]), sobre el tema manifiesta: “…Costumbre fue universal en toda las naciones de indios, tener más en cuenta con la morada que habían de tener después de muertos que en vida… ponían tanto cuidado en labrar y adornar los sepulcros en que se habían de enterrar, como si en eso solo estuviera toda su felicidad…”. Y en cuanto a las formas básicas y aditamentos arquitectónicos destaca: “… así también tenían diferentes maneras de sepulturas. Mas podemos reducirlas todas a dos géneros: el primero, de las que cavaban debajo de tierra, y el segundo de las que levantaban encima della. De las primeras, unos eran muy hondas, a las cuales se bajaba por muchos escalones, y otras en un parejo con el suelo; las unas y las otras eran huecas como bóvedas, y tenían más o menos de labor y grandeza según el estado de las que hacían. Las más déstas tenían forma cuadrada, y algunas eran tan capaces y hondas como un ordinario aposento, con sus paredes de piedra también labradas como los más primos edificios de los inkas. Dejábanles la puerta estrecha y cubierta con una losa, y algunas tenían debajo de la primera otra losa, y aun otras dos, muy juntas, más generales y usadas eran las sepulturas altas edificadas sobre la tierra: en las cuales también hallamos muy grande variedad porque cada nación buscaba nueva traza para hacerlas…”.

Fray Martin Murúa (1962: 29 [1590: Tomo II, Cap. 25, Folio 098006]) indica lo siguiente frente a los entierros de la gente común, coincidiendo con una clara verticalidad de las relaciones y orden social. “Los entierros de la gente común se hacían por la mayor parte en el campo, en lugares altos y donde corriese aire”.

Antecedentes arqueológicos

Manuel Chávez Ballón en 1952 realizó excavaciones en Batan Urqo un sitio con estratificación que contenía los estilos Chanapata y Waru. Él identifica un estilo en Batan Urqo (Huaro), al cual denomina Waru y cree que encaja cronológicamente entre Chanapata y los estilos del Horizonte Medio, un nuevo estilo para su época, afiliado al período Intermedio Temprano que se aproxima al estilo Carmenca de Rowe (1944:19-20). En las capas superiores halló alfarería de estilo Lucre, encontrada junto a evidencia Wari, Inka Temprano e Inka Tardío. Hoy en día sabemos que en la capa más profunda también se halla cerámica Marcavalle (Chávez Ballón 1970: 47).

En el valle de Andahuaylillas, tenemos los estudios realizados por Béjar y Colque (1997), referentes a las canteras de Rumiqolqa y los talleres de Piñipampa. El yacimiento, tiene una arquitectura que se organiza alrededor de una unidad habitacional de manufactura Inka, que administraba el área de actividad. Han considerado en su interpretación, una secuencia ocupacional permanente para esta área, lo que se sustenta, mediante sus excavaciones, con evidencias que indican una ocupación desde el Formativo Medio, al hallar cerámica de los estilos Chanapata, Collao, Tiahuanaco, Wari, Qotakalli, Lucre, Killke e Inka.

En la zona de estudio, las características de la arquitectura funeraria están definidas por una concentración de estructuras tipo chullpas y decistas circulares, lugar que podemos denominar cementerio. En comparación arquitectónica con otros contextos funerarios como Combayoq (Rayallaqta) y Choquepuquío, ambos sitios en la cuenca de Lucre, existen similitudes importantes; es decir, presentan chullpas de planta circular y rectangular y algunas de estas están adosadas a las rocas. La diferencia radica en el uso de los materiales: en Patacancha se construyó usando arenisca, mientras que en Combayoq y Choquepukio el material es de origen volcánico.

Asimismo, el análisis de la cerámica asociada a estas estructuras muestra que corresponden al período Intermedio tardío.

Categorización de la arquitectura de la zona de estudio

Se ha identificado una serie de atributos y rasgos de la arquitectura monumental funeraria que pasamos a describir a continuación:

Estructuras funerarias torriformes

Figura 3. Estructuras cuadrangulares. Construidas con la técnica de aparejos de piedra rústica y tallada, unida por mortero de barro.

I. Estructuras cuadrangulares. Construidas con la técnica de aparejos de piedra rústica y tallada, unida por mortero de barro, las líneas de unión de los muros presentan cierto grado de inclinación. Sus coberturas son de lajas de piedra rectangulares con mortero de arcilla
además de grava y paja, y presentan cornisas delgadas que las protegen de la lluvia, y sirven como detalle decorativo (figuras 3 y 4).

Figura 4. Estructuras cuadrangulares. Construidas con la técnica de aparejos de piedra rústica y tallada, unida por mortero de barro.

II. Estructuras circulares. Esta forma arquitectónica se ubica cerca de la concentración de estructuras cuadrangulares, las que también muestran una semejanza constructiva por el uso de piedra irregular y tallada, unidas con mortero de barro, grava mediana y paja. En este tipo de estructura se puede distinguir el uso de revoque y enlucido de arcilla para su acabado, particularizándose en su interior un pigmento de ocre negro a manera de pintura. Otro detalle es el uso de la falsa bóveda para la construcción de los techos de lajas de piedra (figura 5).

Figura 5. Estructuras funerarias circulares. Se caracteriza por el uso de piedra irregular y tallada, unidas con mortero de barro, grava mediana y paja. También se utiliza revoque y enlucido de arcilla para su acabado, particularizándose en su interior un enlucido de ocre negro a manera de pintura.

Estructuras funerarias en risco

I. Estructura tronco piramidal trunca(2) . Conceptualizada como un sólido de base cuadrangular de forma de pirámide trunca pues en su parte superior sus lados no llegan a juntarse en un vértice o punto final sino que termina en una forma cuadrada pero más pequeña con relación a su base. Estas estructuras funerarias se presentan en mayor número en los cementerios de Ayaqhaqa Huamanqhaqa, Escalerayoq en el valle de Andahuaylillas y Chellque, en el valle de Lucre, otro detalle constructivo es que la cobertura termina en un nivel plano de forma cuadrada, realizada con lajas pequeñas y medianas, presentando un enlucido externo fino. La altura promedio es de 0.90 m. a 1.30 m. en la parte externa y 0.80 m. en el interior.

Figura 6. Estructura cuadrangular en risco. Se ubican en la parte media de Ayaqhaqa Huamanqhaqa.

II. Estructura cuadrangular en risco. Se ubican en la parte media de Ayaqhaqa Huamanqhaqa, de forma cuadrada y lados rectos, la base y la parte superior terminan en la misma dimensión, mientras que el acceso tiene forma trapezoidal y el techado es de lajas con mortero de barro con cornisas que bordean la estructura (figura 6).

III. Estructura semiglobular. Tienen formas globulares en su base y la parte superior de la estructura, diferenciándose en la ubicación espacial respecto a otras descritas. La generalidad de estas tumbas es que fueron construidas utilizando piedras pequeñas a medianas con mortero de barro, grava mediana y paja. Presentan también un enlucido externo. Otra característica es que forman pequeños grupos en todo el cementerio de Ayaqhaqa Huamanqhaqa (figura 7).

Figura 7. Estructura semiglobular
Figura 8. Estructuras funerarias tipo cámaras adosadas en risco.

Estructuras funerarias tipo cámaras adosadas en risco.

Construidas en las paredes laterales de la parte izquierda de la colina de Patacancha, se destacan por su forma rectangular, las que tienen pequeños accesos orientados hacia el Este y en algunos casos ventanas y nichos rectangulares y trapezoidales (figura 8). El aparejo describe estructuras de piedras irregulares, con mortero de barro, grava mediana y paja, pero a la vez en las esquinas y accesos hay piedras talladas que ajustan los ángulos de la mampostería, las paredes tienen inclinaciones moderadas. En cuanto a la coberturas éstas se han realizado con lajas rectangulares con la técnica de falsa bóveda. Otra característica es el uso de cornisas, hechas con lajas que indican el inicio de las coberturas, además es una de las decoraciones que se repiten en las estructuras torriformes. En conjunto y por la cantidad, representan las estructuras de mayor popularidad en la unidad de investigación

Figura 9. Otro tipo de cámara en risco

Otros tipos de cámara en risco

Existe en el promontorio de Ayaqhaqa, en uno de sus conos aluviales, una estructura funeraria tipo cámara cuadrangular de aproximadamente 1.8 x 1.2 m. de base, ubicada en un lugar inaccesible. A la cual consideramos la estructura de mayor relevancia en este sector (figura 9). Presenta paredes bien definidas con revoque y pigmentación de color blanquecino.

Estructuras funerarias en risco a dos niveles(3)

Figura 10. Estructuras funerarias en risco a dos niveles.

Este tipo de estructura funeraria está ubicado en el sector Acueductos, frente a Chellque (Lucre) en la parte alta y media del cerro Yutopayana. Se encuentran en las concavidades del risco, tienen una disposición de doble nivel de forma rectangular, con un acceso en cada piso de forma trapezoidal y orientado al Este. Sus componentes arquitectónicos son de piedras unidas con mortero de barro y paja y presentan un enlucido de tierra rojiza (figura 10).

Función

En los asentamientos de Patacancha se ha dividido el espacio urbano en mitades complementarias mediante una plaza ubicada en la parte media de la colina y donde, en la parte superior, existe una concentración secuencial de edificios torriformes que sugieren una jerarquización del espacio funerario. Al frente, en el lado NE, se ubica el cementerio de Ayaqhaqa Huanqhaqa donde se ubican tumbas en risco. En la parte baja de la plaza, pegadas a los riscos, se encuentran estructuras de cámaras funerarias relacionadas a una unidad residencial de formas rectangulares, circulares y ovoidales (ubicadas al NW y Este de la plaza), lo que indicaría que estamos ante una población aldeana de tamaño mediano, que integra la arquitectura funeraria a su espacio urbanizado.
Por su parte, los sitios funerarios de Chellque (en Lucre) se irradian en relación al asentamiento residencial principal y se ubican en laderas de difícil acceso.

Conclusiones e hipótesis preliminares

A partir de observaciones y análisis en base a nuestras interrogantes se plantean las siguientes hipótesis de trabajo:

1. ¿Por qué se prefirieron estos espacios para el entierro y la construcción del espacio sacralizado?
En el análisis territorial de los valles de Andahuaylillas y Lucre se han identificado las formas elementales del espacio que corresponden a valles transversales a la cuenca del Vilcanota, con características topográficas singulares (como elevaciones importantes, colinas, escarpes, llanos, abras y quebradas aluviales) que determinan la fisiografía de esta zona.
La ubicación de asentamientos en la parte baja, media y alta de las sub cuencas que conforman la unidad de investigación obedecerían a un código estructural organizado para la adecuada explotación del medio geográfico, que genera líneas de tránsito y movilidad, articulando además los componentes funerarios en lugares elegidos desde donde son percibidos mediante mecanismos de visualización de las cuencas, centralizando puntos de concentración de arquitectura funeraria; en colinas, escarpes, acantilados y quebradas, que idealizan la monumentalidad de las construcciones torriformes, complementadas con las tumbas en risco, en la creación del paisaje sagrado, que en ambos casos guardan una similitud de emplazamiento, que reflejan una unidad territorial basada en la práctica del culto a los ancestros, en la ideología, identidad y tradición desde el periodo formativo en el Cuzco. En general sería una respuesta a la apropiación de áreas productivas, por parte de movimientos humanos en el área andina.

2. Las Chullpas o estructuras torriformes, como expresión arquitectónica y funcional de desarrollos socio culturales e ideológicos, ¿constituyeron el reflejo material y monumental de la posición dominante y jerarquizada de la administración local, durante la época preInka e Inka?
La presencia de elementos culturales, inmuebles y muebles dispersos y en concentraciones importantes (cerámica fragmentada, piezas líticas, etc.), demuestran que hubo una ocupación permanente en la zona de estudio desde el Horizonte Temprano. No obstante, se ha corroborado (Glowacki y McEwan 2001: 31-49) la relevancia de la arquitectura monumental funeraria y su práctica cultista correspondiente a los periodos Horizonte Medio, Intermedio Tardío y el Horizonte Tardío, secuencia temporal en la que la zona de investigación alcanzó posiblemente su mayor auge político – administrativo y poblacional.
Las estructuras funerarias observadas se incluyen en este contexto, y se puede entender que las construcciones tardías inkas modelan un nuevo paisaje sagrado que tiene como espacios centralizados los yacimientos arqueológicos ya estudiados de Mama Colla, Pikillaqta, Chokepukio4, Minaspata, Llaqtarakay, Batan Urqo5, Minaspata, Patawasi6, Piñipampa, Rumicolqa y Rayallaqta7, entre otras construcciones monumentales de carácter ceremonial y administrativo. Esto corrobora la importancia de Andahuaylillas y Lucre en el desarrollo social de este territorio y que involucra pisos de Puna y Quechua de la cuenca del Vilcanota desde el la época pre-Inka.

Agradecimientos

Las autoras desean agradecer al arqueólogo Martin Yaya por el apoyo en la realización de nuestra investigación, así como también a los arqueólogos Gori Tumi Echevarría y Cristian Jacob por su asesoría y revisión.

Bibliografía

ALVAREZ, Lorena y VALENCIA, Zenobio, 1988. Arqueología del valle de Andahuaylillas, una introducción a su estudio. Tesis de licenciatura. Carrera profesional de Arqueología.Facultad de Ciencias Sociales. Universidad Nacional San Antonio Abab del Cuzco. Cuzco.
BEJAR, Ives y COLQUE, Miguel, 1997. Arqueología de Piñipampa, introducción a su estudio. Tesis de Licenciatura Carrera profesional de Arqueología. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad Nacional San Antonio Abab del Cuzco. Cuzco.
CHÁVEZ BALLÓN, Manuel, 1970. Ciudades incas: Cuzco Capital del Imperio. Wayka, Programa Académico de Antropología. Universidad Nacional San Antonio Abad del Cuzco. Cuzco.
CIEZA DE LEÓN, Pedro, 1946 [1553]. La crónica del Perú (Primera Parte). En: Crónica de la conquista del Perú: 127-497. (Editada por Julio Le Riverend). Editorial Nueva España. México.
COBO, Bernabé, 1964 [1653]. Historia del Nuevo Mundo. Obras del Padre Bernabé Cobo de la Compañía de Jesús. (Editado por Francisco Mateos). Biblioteca de Autores Españoles. Ediciones Atlas. Madrid.
DE LAS CASAS, Bartolomé, 1939 [1550]. Las antiguas gentes del Peru. Colección de libros y documentos referentes al pueblo del Peru. Tomo XXI. Imprenta y Librería Sanmarti. Lima.
ALVAREZ VEGA, Julio, 1999. Cementerio Pre-hispánico de Uscuray-Anta. Tesis de licenciatura. Carrera profesional de Arqueología. Facultad de ciencias sociales. Universidad Nacional San Antonio Abab del Cuzco. Cuzco.
GLOWACKI, Mary y McEWAN, Gordon, 2001. Pikillacta, Huaro y la gran región del Cuzco: Nuevas Interpretaciones de la ocupación Wari en la sierra sur. Boletín de Arqueología de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), Nro. 5: 31-49. Fondo Editorial PUCP. Lima.
McEWAN, Gordón, GIBAJA, Arminda y CHATFIELD, Melissa. 2005. Arquitectura monumental en el Cuzco del período intermedio tardío: evidencias de continuidades en la reciprocidad ritual y el manejo administrativo entre los horizontes medio y tardío. Boletín de Arqueología de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), Nro. 9: 257-280. Fondo Editorial PUCP. Lima.
MURUA, Martin de, 1962-64 [1590]. Historia general del Perú, origen y descendencia de los Incas. 2 tomos. Colección Joyas Bibliográficas, Biblioteca Americana Vetus. Instituto Gonzalo Fernández de Oviedo. Madrid.
RAVINES, Roger, 1994. Los Incas, historia y arqueología del Tawantinsuyo. Tomo III. Editorial Brasa S.A. Lima.
ROWE, John, 1956. Cuadro cronológico de exploraciones y descubrimientos en la arqueología peruana. Museo de Antropología y Arqueología. Lima.
2003. Los Incas del Cusco Siglos XVI – XVII – XVIII. Instituto Nacional de Cultura de Cuzco. Cuzco.
ROSTWOROWSKI, María, 1988. Historia del Tahuantinsuyo. Instituto de Estudios Peruanos (IEP). Lima.
ZEVALLOS GAMARRA, Dina y ARREDONDO DUEÑAS, Nicolaza, 2006. Introducción a la Arqueología del distrito de Caycay. Tesis de licenciatura en Arqueología. Carrera profesional de Arqueología. Facultad de ciencias sociales. Universidad Nacional San Antonio Abab del Cuzco. Cuzco.

 

1) Andahuaylillas, su nombre original fue Antawaylla (“anta”: cobre, “waylla”: pradera) traduciéndose como “pradera cobriza”, que posteriormente se españolizó en “Andahuaylas”. Además al existir una provincia más grande con el mismo nombre en el departamento de Apurímac, su nombre fue transformado en diminutivo para evitar confusiones.
2) Del Pezo Benavides y Álvarez Vega (1999: 82) establecieron esta categorización morfológica.
3) Caracterización morfológica realizada por Zevallos y Arredondo (2006: 84).
4) McEwan et. al. (2005: 257).
5) Zapata (1997: 165-206).
6) Álvarez y Valencia (1988: 98).
7) Béjar y Colque (1997: 85).

image_pdfimage_print

Deja un comentario