Arqueólogos investigan milenaria aldea de pescadores hallada en distrito trujillano de Huanchaco

Un grupo de especialistas investiga la milenaria aldea de pescadores hallada dentro del complejo arqueológico de Pampas de Gramalote, ubicado en el distrito trujillano de Huanchaco, en La Libertad, en la cual se encontraron seis esqueletos humanos, cerámica, textiles y restos de moluscos.,
Gabriel Prieto, director del proyecto arqueológico, precisó que dos de los esqueletos corresponden a niños. Todos los cuerpos fueron encontrados en posición fetal y echados; además, envueltos hasta por tres capas de telares confeccionados con algodón de diversos colores.

“Un patrón en los cadáveres es que se les halló un erizo en la nuca y en sus alrededores conchas de almejas, elementos que serían parte de sus costumbres fúnebres”, señaló.

Las investigaciones preliminares han determinado que este complejo habitacional estaría formado por no más de 30 viviendas, construidas a base de piedras de playa y en forma circular. Su altura no superaba el metro y medio y los techos habrían sido estructurados de esteras y palos.

“Cada vivienda albergaba entre ocho y diez personas por lo que partiendo del número y el tamaño de éstas hemos calculado que entre 200 y 400 personas vivieron en el sitio 1,800 años antes de Cristo. Es decir, mucho antes que en Chan Chan y las huacas de Sol y La Luna existan”, precisó.

Hombres de mar
Sobre el modo de vida de esta población, dijo que por su cercanía al mar se dedicaron a la pesca. Entre los hallazgos se encontraron los restos óseos de varios peces como tollos, rayas, corvinas, zucos, bagres y pampanitos.

Estas especies –apuntó– viven mar adentro, por lo que los pescadores tuvieron que realizar la extracción con ayuda de alguna embarcación.

Los estudios de las osamentas determinaron que los esqueletos adultos masculinos presentan desgaste en la zona del omóplato y las rodillas, por lo que se presume que las embarcaciones pesqueras, hoy conocidas como caballitos de totora, datan de esa época.

A esto se suma el hallazgo de fragmentos de redes y anzuelos que los antiguos pobladores utilizaban para pescar.

No obstante, Prieto sostuvo que hay indicios de que estas poblaciones también explotaban los recursos de lo que hoy se conoce como cerro Campana y los bosques secos en donde siglos después se construiría la ciudadela de barro de Chan Chan.

“Tenían una vida bastante dura. Era gente que tenía que proveerse de alimentos constantemente. Los pobladores pasaban gran parte del tiempo en el mar y al mismo tiempo eran agricultores. Sabemos que cultivaron el zapallo, la calabaza, recolectaron algodón y lo intercambiaron probablemente con otros poblados del interior”, puntualizó.

Investigaciones
Los estudios continuarán durante agosto con las pruebas de laboratorio que se realizarán a lo encontrado en la aldea, destacando además de los restos óseos las cerámicas y textiles.

Durante las excavaciones participaron cinco trabajadores sociales de campo, cinco estudiantes de la Universidad Nacional de Trujillo, dos voluntarias de la Universidad de Taiwán, un voluntario de los Estados Unidos, tres alumnos de la Universidad de Yale, una experta en restos de peces y un experto en malacología (parte de la zoología que trata de los moluscos).

Las excavaciones en el sitio se iniciaron en la década del 70 a cargo de especialistas de la Universidad de Harvard, Estados Unidos.

image_pdfimage_print

Deja un comentario