Arequipa: Hallan tumbas preíncas en casa de Vargas Llosa

HISTÓRICO. Durante trabajos de remodelación encontraron restos arqueológicos. Se investiga a qué cultura pertenecerían. Casona será museo.

Arlen Palomino.
Arequipa.
La casa donde nació el Premio Nobel de Literatura 2010, Mario Vargas Llosa (MVLl), no solo guarda su historia familiar, también esconde vestigios de una antigua civilización arequipeña.
Es así que el último miércoles por la tarde, los obreros que construyen el futuro museo que llevará el nombre del escritor, encontraron cuatro tumbas prehispánicas, presuntamente de la cultura Churajón.
Según explicó el residente de la obra del Gobierno Regional de Arequipa (GRA), Carlos Gallegos, los restos están en el patio posterior de la casona ubicada en la Av. Parra 101, Cercado.
Los obreros, contó, cavaron cerca de 1.80 metros de profundidad y encontraron un muro de piedras. “Por experiencia decidimos parar el trabajo y dar aviso a las autoridades de Cultura”, dijo el arquitecto. También se comunicó al presidente regional, Juan Manuel Guillén Benavides.
Ayer, una comitiva del Instituto Nacional de Cultura liderada por el encargado temporal de la institución, Marko López, realizó una inspección. Tras la visita confirmó el hallazgo pero no dio detalles. Tampoco se confirmó a qué cultura podrían pertenecer los restos.
Se trataría de restos humanos, además de vasijas, mantas y otros objetos que utilizaban los antiguos arequipeños para enterrar a sus difuntos.
El periodo de investigación tardará hasta el próximo lunes, luego de ello se podrá dar mayores detalles, advirtieron voceros del Gobierno Regional.
Por el momento no extrajeron ninguno de los restos del interior de las tumbas, según confirmaron trabajadores de la obra.
El arqueólogo del INC, Arnaldo Ramos, dijo que la excavación de investigación comenzará hoy. Dos especialistas trabajarán en el área. Se busca descartar si se trata de un cementerio o de tumbas aisladas de un grupo familiar.
Ramos acudirá al lugar hoy en la mañana.
Por su parte, el gerente de Infraestructura del GRA, Delfor Sarmiento, explicó que el hallazgo no afectará la obra. “Los restos están en la parte externa, ahí no se piensa construir nada”, dijo.
Gallegos agregó que los trabajos continuarán con normalidad. Simultáneamente se realizarán las investigaciones de los arqueólogos en la parte externa.
MUSEO
La casa se convertirá, desde la primera quincena de abril, en un museo con el nombre de Mario Vargas Llosa. El GRA empezó la construcción el 17 de diciembre del año pasado, luego de la donación del inmueble por parte de la empresa Unique.
Se estima que los trabajos culminarán el 13 de abril, un día antes de la llegada del Nobel Mario Vargas Llosa a Arequipa. El escritor estará presente durante la inauguración.
Sarmiento agregó que el hallazgo permitirá dar mayor valor agregado a la obra. “Es positivo para el museo”, dijo.
TUMBAS PODRÍAN PERTENECER A LA CULTURA PREHISPÁNICA CHURAJÓN
Según el arqueólogo Arnaldo Ramos Cuba, toda la margen derecha del Chili fue una área habitada por los miembros de la cultura Churajón.
Por ello se suele encontrar sus vestigios en esa zona. Los antiguos hombres y mujeres de este valle solían enterrar a sus difuntos en posición fetal, envueltos con mantas y varios objetos personales.
Los cerámicos tienen la característica de poseer figuras geométricas y escalonadas.
Esa será una de las pistas que buscarán para determinar si las tumbas halladas en la casa donde nació MVLl pertenecen a esa cultura.
Además tomarán en cuenta los patrones de entierro que conocen los arqueólogos.
CLAVES
La cultura Churajón se desarrolló en el Intermedio Tardío. Aproximadamente entre el 1200 y 1400 después de Cristo.
En otras casas aledañas a la casa donde nació Mario Vargas Llosa también se realizaron hallazgos parecidos.
El escritor nació en esa casa el domingo 28 de marzo de 1936. Luego que ganó el Nobel de Literatura, como homenaje, la actual gestión edil cambió de nombre a la avenida Parra por bulevar Mario Vargas Llosa.

  • Región Sur
  • Arequipa
  • Ministerio de Cultura
  • Juan Manuel Guillén
  • Mario Vargas Llosa

Ver en Web

image_pdfimage_print